Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 16 5 2006 Cultura 63 CLÁSICA XIV Liceo de Cámara Obras de Mozart y Bartók. Intérpretes: Cuarteto Alban Berg. Lugar: Auditorio Nacional. Madrid. UN BÉLA BARTÓK MUY HERMOSO ANTONIO IGLESIAS E El Patronato del Palau de les Arts aprobó ayer su primera programación MIKEL PONCE Meier, Domingo, Forman y Glass, primeras apuestas del Palau de les Arts El teatro valenciano abrirá la temporada con la ópera Fidelio de Beethoven b Una de las citas más esperadas de la temporada será la presentación de los dos primeros títulos de la Tetralogía de Wagner a cargo de La Fura dels Baus MARTA MOREIRA VALENCIA. Aunque todavía con ciertas lagunas, el programa de la primera temporada del Palau de les Arts ya tiene nombres y apellidos. El Patronato del nuevo auditorio valenciano aprobó ayer finalmente un contenido musical basado en grandes figuras (Plácido Domingo, Daniel Baremboim, Waltraud Meier, Peter Seifert, S. Radvanovsky, Olga Borodina y Matti Salminen) y la ambición de proyectarse internacionalmente. Tanto la temporada 2006 2007, como la siguiente, se centrarán en las óperas de repertorio y en solistas internacionales como Waltraud Meier y Peter Seifert, que además de protagonizar Fidelio de Beethoven- -título inaugural- ofrecerán en noviembre un recital lírico junto a Petra- Maria Schnitzer; o Daniel Baremboim, que mostrará su faceta de pianista en un concierto sinfónico y un recital, que tendrán lugar en noviembre. Plácido Domingo emerge como una figura clave en el Palau de les Arts, tanto como director del concurso internacional Operalia, que en su XIV edición se traslada al coliseo valenciano, como encabezando el reparto de Cyrano de Bergerac de Alfano, que se estrenará en febrero. La orquesta titular debutará el 8 de octubre La futura Orquesta del Palau de les Arts- -que se presentará en sociedad el 8 de octubre durante un concierto institucional que dirigirán Zubin Mehta y el israelí Yaron Traub, y en el que también participará parte de la Orquesta de Valencia- -asumirá todo el peso de la programación lírica del Palau de les Arts, ya que la Orquesta Barroca de Friburgo será la única formación invitada la próxima temporada. Tras dos series de audiciones realizadas durante todo el año en diversas partes del mundo, la futura orquesta del auditorio valenciano necesita todavía ocho violines para completar su formación. Por ello, su director titular, Lorin Maazel, abrirá en breve nuevas audiciones para esta sección de cuerda. Según está previsto, la Orquesta del Palau de les Arts debería empezar a ensayar los conciertos de la temporada 2006 2007 a finales de agosto o a principios de septiembre. Su verdadera puesta de largo será en cualquier caso el 25 de octubre, cuando el teatro abra el curso lírico con Fidelio de Beethoven, bajo la batuta del maestro indio Zubin Mehta. El coliseo valenciano acogerá en noviembre La Bohème de Giacomo Puccini; en diciembre, Don Giovanni de Mozart (bajo la batuta de Lorin Maazel y en el montaje de Jonathan Miller) en enero, la zarzuela La Bruja de Chapí, y en marzo Simon Boccanegra de Verdi, que también dirigirá el maestro norteamericano con escenografía de Lluís Pasqual. Els Comediants y Mozart El programa lírico se cerrará con la ópera, en versión concierto, Daphnis et Chloe y L Enfant et les Sortilèges de Ravel. Por otra parte, Zubin Mehta dirigirá las dos primeras entregas de la Tetralogía de Wagner, El Oro del Rin y La Walquiria para las que La Fura dels Baus prepara hace un año una puesta en escena que promete ser espectacular. Pocas serán las concesiones a la música contemporánea, si bien en enero se llevará a escena La Belle et la Bête de Phillip Glass (en versión matinal para niños) También destaca el montaje Mozart Andante a cargo de la compañía Els Comediants, y la ópera- jazz que dirigirá el director, actor y guionista Milos Forman, basado en la obra Well paid Walk de su compatriota checo Jiri Slitr. Por último, la temporada presentada ayer, presupuestada en 16 millones de euros, contempla, aunque no desarrolla, la celebración de un concierto en homenaje al compositor soviético Shostákovich, que tendrá lugar el 25 de noviembre con la Orquesta titular del Palau de les Arts. n italiano que, como es sabido, es el idioma adoptado por los músicos para su lexicografía, mestro significa triste y, si el compositor lo exige para los cuatro tiempos de una obra, en este caso Béla Bartok para su Sexto Cuarteto, Sz 114 una honda melancolía tintará la composición por entero. Y en ello puede residir la principal dificultad de tan hermosa partitura, máxime si se le añaden los términos de pesante marcha y burletta para sus tres primeros tiempos, respectivamente; surge después tal vocablo aislado, mesto en el cuarto. La página bartokiana es ejemplo de una contemporaneidad sabia, que es maestra en los dictados vertical y horizontal, dentro de una ordenadísima libertad. Es claro que traducirla situándonos ante el mayor respeto de lo que nos exige el gran músico húngaro- -jamás dos versiones bajo este obligado signo de la fidelidad serán iguales- resulta algo ciertamente muy difícil. Pues bien, el Cuarteto Alban Berg nos hizo admirarlo así, en su magnífica sesión para el Liceo de Cámara de la Fundación Caja de Ahorros de Madrid, festejada en entera justicia por su avezado público, con nutridos e interminables aplausos. Bartók llenaba la segunda parte del programa. La primera incluyó dos Cuartetos también de cuerda, de Wolfgang Amadeus Mozart- -respuesta al postulado de estos conciertos de Mozart, siempre... Mozart los números 15 y 20, K 421 417 b y K 499, transmitidos por los profesores del Cuarteto Alban Berg, señores de los tiempos lentos podría muy bien denominarse así, por la perfecta dicción de sus motivos, un poco intensificada la acentuación en momentos y, decididamente, exagerada la velocidad del Allegro y cuarto tiempo y final del primero de los citados cuartetos. Naturalmente que, si de un tal grupo de cámara se cita, aunque sea elogiosamente, a uno de sus componentes, malo, muy malo puede resultar lo que se piensa como premio. Por todo concepto, no he de olvidar los cuatro nombres del Alban Berg: violines, Günter Pichler y Gerhard Schulz; viola, Isabel Charisius, y violonchelo, Valentin Erben, excelentes profesores, pero aquel comienzo del primer tiempo de Bartók, por la viola... ¿por qué acude a mi memoria ahora?