Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Cultura MARTES 16 5 2006 ABC Dulcinea Arteta entusiasma en Berlín La partitura de Lorenzo Palomo se estrenó anoche en la Deutsche Oper de la capital alemana b Con texto de Carlos Murciano la cantata Dulcinea fue interpretada por la Orquesta y Coro de la ópera alemana bajo la batuta de Miguel Ángel Gómez Martínez RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLIN. Dulcinea Arteta cantó ayer al enamorado Quijote en una rica cantata del compositor Lorenzo Palomo que impregnó del color y el viento secano de La Mancha el Konzerthaus berlinés, al prestarse la dirección de la Staatsoper a ofrecer un estreno absoluto que no pudo mover los necesarios molinos en España. Dulcinea. Cantata- fantasía de un caballero enamorado de 45 minutos y dirigida por Gómez Martínez, trajo a Berlín un hermoso pedazo de La Mancha, sacudida por el ventarrón céfiro y una historia de sueño, realidad y exaltada pasión ya cuatricentenaria que, tal y como modernamente la ha musicado Palomo y servida como fue por una hechizante Ainhoa Arteta, cosechó más de cinco minutos de rendida ovación. De la realidad traqueteante y azotada de La Mancha a los sueños de Dulcinea, la soprano Ainhoa Arteta, quien había buscado en Nueva York para la ocasión un evocador vestido de dama de los sueños, según supo este diario, arrastra al hidalgo con su enigmático y poderoso canto; le ayuda en ello la complicidad de un coro de la Deutsche Oper, convertido en un pueblo manchego que habla en romances octosílabos y seguidillas castellanas, según el texto ricamente preparado por el poeta Carlos Murciano. Bajo el siempre animoso compás del maestro Miguel Ángel Gómez Martínez, la guipuzcoana reinó por algún momento sobre los sueños de todos y la realidad de un reparto casi alemán y en el que el bajo armenio Arutjun Kotchinian, dio voz a Don Quijote; el tenor Burkhard Ulrich, a Sancho Panza; la alto Cheri Rose Katz, a Teresa Panza, todos ellos acompañados por el Coro y Orquesta de la Deutsche Oper de Berlín, para la ocasión de uno de los mayores estrenos españoles escuchados nunca en Berlín. La Dulcinea de Palomo, un músico ligado a la Staatsoper desde hace más de veinte años, formaba parte de una completa velada titulada Spanische Impresionen y patrocinada por la embajada. Se inició con el Capricho español según la célebre vena rusa de Rimskij- Korssakow y fue seguido por una pieza misteriosa y sedante llamada Nocturnos de Andalucía del propio Lorenzo Palomo y estrenada en la Staatsoper en 1996. Esta pieza y el siguiente Concierto de Aranjuez de Rodrigo estuvieron literalmente bordados por los dedos a la guitarra de Pepe Romero, que levantó Ainhoa Arteta, anoche en el estreno de Dulcinea en Berlín a algunos de sus asientos. La programación española coincide con el reciente estreno del Don Quijote por Cristobal Halffter en Kiel, el taller y sones de guitarra de Fernando Sor o Leo Brouwer en el Cervantes, el estreno en PATRICIA SEVILLA la Bienal de Múnich de Gramma- Jardines de la escritura de Sánchez Verdú, y la muestra personal dedicada por el Museo de Artes Aplicadas a la pintura al fuego sobre cerámica del salmantino Alberto Hernández (1959) POPULAR Elftheria Arvanitaki Concierto de Elftheria Arvanitaki. Lugar: Teatro Coliseum EMOCIÓN GRIEGA LUIS MARTÍN ace años le esperaba un brillante futuro artístico a esta hermosa cantante del Adriático. El presente no desdice aquellas entusiastas pretensiones. Eleftheria Arvanitaki, de abductora magia vocal, cautiva de inmediato con seductora cercanía H comunicadora. Su música es profunda y sincera. Y se alimenta fundamentalmente de la savia popular que le es común. Arranca el concierto con una declaración de principios: recordándonos cómo es el estilo rembétika de su tierra, sin aderezo instrumental alguno y con el melisma justo y cabal en las palabras declamadas. Prometedor. Seguidamente, trama un repertorio convincente con materiales esencialmente entresacados de su reciente disco Stis akres at ta matia sou Piezas orilladas a la experimentación folclórica- Stin archi tou tragoudiou o Trele Tsingane estándares de su repertorio como Ximeronei y canciones revestidas al gusto dominante del pop, de esas que parecen lis- tas para competir en Eurovisión. Entre las últimas, merecen atención Adeia mou agkalia y, sobre todo, El universo sobre mí (Kryvomai sto antio) el tema de Amaral que- -recuérdenlo- -sirve a la campaña del 50 aniversario de TVE. Y también, porque con el paso del tiempo, le ha salido un peculiar sarpullido sonoro repleto de acentos californianos, llama la atención su versión de Tis kalinichtas ta filia Un sexteto de músicos que, con el añadido en ocasiones de un intérprete de clarinete, se convertía en septeto, sirvió bien a la reconstrucción de todas estas canciones. Ni un rasguño estético de consideración en el muy arriesgado ejercicio de trasladar al escenario los arreglos del disco.