Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 Madrid MARTES 16 5 2006 ABC Detenida una hondureña tras hallar el cadáver de su hijo recién nacido en un armario de su casa C. HIDALGO MADRID. Una pareja de origen hondureño fue detenida ayer por la Policía Nacional después de que se hallara, en el piso que compartían, el cadáver del hijo recién nacido de la mujer. La ahora arrestada indicó que había sufrido un aborto, pero la autopsia ha arrojado ciertos indicios de muerte violenta que están siendo investigados, informaron fuentes policiales. La tarde del pasado domingo, la detenida, Y. W. S. A. de 19 años, se presentó en el Hospital Doce de Octubre diciendo que había sufrido un aborto a los siete meses de gestación. Presentaba hemorragia vaginal. Sin embargo, cuando el equipo sanitario le preguntó qué había hecho con el feto, en un principio dijo que lo había tirado por el retrete; pero luego se contradijo y afirmó que lo había dejado abandonado junto a su domicilio, en San Fermín (Usera) aunque no sabía precisar en lugar concreto. Esto levantó las sospechas de los médicos, que avisaron a la Policía. Con la orden de registro pertinente, los agentes se desplazaron a la vivienda. Entre trapos y dentro de un armario, encontraron el cadáver. Ayer, la autopsia reveló que bien la pareja dejó morir al niño o le hicieron morir; además, se encontraron ciertos signos extraños en el cuello del pequeño Por ello, el Grupo VI de Homicidios investiga si fue asfixiado. La madre está hospitalizada bajo custodia policial; y su pareja, E. R. M. de 24 años, que no es el padre del niño, está también detenido. Ninguno se encontraba de manera legal en España. MADRID AL DÍA SIMPLICIDAD DE SAN ISIDRO DAVID ORTEGA M uchas cualidades se pueden destacar de San Isidro: su austeridad y discreción castellana, su gran capacidad de sacrificio y acentuado sentido del deber pero, sin duda, particularmente, me quedo con su singular y admirable simplicidad. Este labrador de las tierras de Getafe, Carabanchel o Móstoles, paseante de las riberas del Jarama o más asiduamente del Manzanares, era, por encima de todo, un hombre simple. Hoy hemos perdido, lamentablemente, la virtualidad de esta inusual virtud. De entrada, actualmente se concibe la simplicidad más como un vicio o defecto. Cuando se quiere menospreciar a alguien se dice: es muy simple Craso error. La grandeza de San Isidro reside en su simplicidad. Simple viene del latín simplex, esto es, sin pliego, sin doblez. Frente al duplex, es decir, la persona con pliego, con doblez, no franca. La mayor parte de los sabios de la historia del pensamiento han destacado esta infrecuente- -Ovidio ya lo señalaba en su Ars amandi: La simplicidad, cosa rarísima en nuestro tiempo -virtud. Este año conmemoramos los trescientos años del nacimiento de un genio único, Benjamín Franklin. Su lápida es un canto a la simplicidad: Aquí yace Benjamín Franklin, impresor En sus Epístolas Séneca sentencia con precisión: El lenguaje de la verdad es simple y sin arte Santo Tomás, siguiendo a Aristóteles, conecta directamente la simplicidad con la veracidad y la sinceridad, en contraposición de la doblez, propia del engaño y la mentira. La simplicidad también es naturalidad y espontaneidad, frente al fingimiento y el cálculo. Pero la simplicidad, sobre todo, es quedarse con lo esencial, lo verdaderamente importante, desechando lo superfluo o secundario. Epicuro incide especialmente en esta cuestión. Por último, no se debe confundir la simplicidad con la simpleza, mediocridad o necedad. Nuestra moderna sociedad, muy caracterizada por su complejidad, nos está privando de lo esencial de la vida. San Isidro es un inmejorable ejemplo para ayudarnos a los madrileños a centrarnos en las cuestiones vitales. Él no hizo nada extraordinario, pero todo lo hizo extraordinariamente bien.