Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 16 5 2006 Internacional 33 Caos y miedo en Sao Paulo por la peor ola de violencia jamás vista en Brasil La mafia ataca comisarías e incendia autobuses a plena luz del día b La principal ciudad del país se Bush anuncia el despliegue de 6.000 militares para controlar la frontera mexicana b La Casa Blanca quiere además solicitar a la Cámara de los Representantes un presupuesto especial de 2.000 millones de dólares para la seguridad fronteriza P. RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. El presidente de EE. UU. George Bush, confirmó anoche su intención de desplegar hasta 6.000 efectivos de la Guardia Nacional para intentar sellar la porosa frontera con México, ruta de entrada de la mayoría de los doce millones de inmigrantes ilegales acumulados por EE. UU. y cuyo futuro depende de un elusivo consenso político en Washington. Además de estos refuerzos militares para la desbordada Patrulla de Fronteras, la Casa Blanca solicitará un presupuesto especial de casi 2.000 millones de dólares para seguridad fronteriza. Con esta iniciativa, no carente de críticas, el Ejecutivo de Estados Unidos aspira a facilitar un compromiso entre la línea dura y punitiva mantenida por la Cámara de Representantes y la vía de regularización y de permisos de trabajo respalda por el Senado, sectores empresariales y la propia Casa Blanca. Todo dentro de un pasional debate con masivas manifestaciones y las presiones asociadas a los comicios legislativo previstos en Estados Unidos para noviembre. En lo que ha sido su primer discurso desde el Despacho Oval sobre una cuestión de política interior, el presidente Bush ha insistido en que Estados Unidos no ejerce todavía total control sobre sus más de 3.200 kilómetros de frontera con México. Situación que el ocupante de la Casa Blanca, con un calamitoso 30 por ciento de aprobación en las encuestas, se ha comprometido a remediar con dramáticas mejoras en personal y tecnología Además de aumentar la plantilla de agentes de la Patrulla de Fronteras, la Administración Bush quiere construir instalaciones para detener, procesar y repatriar a inmigrantes ilegales. La Casa Blanca contempla un esfuerzo presupuestario en medios de vigilancia electrónica y un significativo respaldo de efectivos de la Guardia Nacional con cargo a las arcas federales. Estas unidades militares normalmente se encuentran bajo el control de los gobernadores estatales. Pero en los últimos años, estas unidades de soldados a tiempo parcial han sido utilizadas para completar los despliegues en teatros de operaciones como Irak y Afganistán. George Bush ha avanzado ha insistido a su homólogo Vicente Fox, en que el despliegue será temporal y limitado a cuestiones logísticas. vio ayer paralizada por la falta de transporte público. Más de 180 ataques violentos, 81 muertos y 48 heridos, según datos oficiales VERÓNICA GOYZUETA. CORRESPONSAL SAO PAULO. La peor ola de violencia contra las fuerzas de seguridad jamás vista en Brasil, desatada por un grupo del crimen organizado, sigue sembrando el terror en todo el Estado de Sao Paulo, donde más 90 autobuses fueron incendiados ayer, a plena luz del día, ante el estupor ciudadano. La violencia desatada en la ciudad desde el pasado viernes se ha cobrado al menos 81 muertos y 48 heridos, en un total de 180 ataques y 45 motines en otras tantas instituciones penitenciarias. Mientras los policías militares cambian sus armas cortas por ametralladoras para proteger la sede del Gobierno estatal, el Ejecutivo del presidente Luiz Inácio Lula da Silva intenta convencer a las autoridades locales para que acepten la ayuda de las fuerzas de seguridad federales. Uno de los autobuses quemados ayer en las calles de Sao Paulo las cárceles, que son hoy el principal medio para que el PCC pase sus consignas. Sólo en 2005, más de 2.400 de estos aparatos fueron confiscados dentro de las prisiones y aunque se han puesto REUTERS en práctica diversas formas de bloqueo de llamadas, el problema no ha sido resuelto en las cárceles. El Gobierno también pedirá el control de las conversaciones entre abogados y presos. Noches de Bagdad Noches de Bagdad es el expresivo título con el que la Folha de São Paulo, uno de los diarios más importantes del país, abría su información sobre la ola de ataques de la facción criminal PCC (Primer Comando de la Capital) que por medio de sus jefes, internos en diversas prisiones, ha desatado un infierno que provocó ayer una caída de 2,34 puntos en la Bolsa de Sao Paulo. En el cuarto día de terror, datos extraoficiales elevan a casi un centenar el número de muertos, entre ellos más de la mitad corresponderían a agentes de las fuerzas del orden. Los delincuentes quemaron casi un centenar de autobuses, una estación de metro y 13 agencias bancarias. Los motines continuaban ayer en medio centenar de presidios, con más de 200 rehenes. El terror amenazaba con extenderse a Estados vecinos como Paraná y Mato Grosso. La ciudad de Sao Paulo amaneció ayer sin transporte público, paralizada por temor a nuevos atentados. En las calles, muchos transeúntes caminaban desorientados sin saber cómo ir al trabajo. En las escuelas públicas se registraron más de un 30 por ciento de faltas de asistencia del alumnado. Esta inseguridad ha hecho que surjan duras críticas tanto al Gobierno de Sao Paulo como al Federal, que el año pasado redujo en un 28 por ciento las asignaciones que van del Fondo Nacional de Seguridad Pública a los diversos Estados. En 2005, el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva desembolsó apenas 134 millones de dólares para esas asignaciones. Otro problema a considerar es el libre tránsito de teléfonos móviles en