Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MARTES 16 5 2006 ABC AD LIBITUM POR OTRA PARTE LOS JÓVENES QUIEREN PISO STE pasado fin de semana han sido muchos los jóvenes españoles que han salido a la calle para protestar por el inasequible precio de la vivienda. Curiosamente, a juzgar por las crónicas periodísticas que dan noticia de la generalizada movilización, no hubo críticas contra los Ayuntamientos, principales responsables de la carestía del suelo en el que, además de los edificios, se sustenta la gran especulación que encarece, por encima de la lógica mercantil, el coste y el precio de los pisos, sean en propiedad o alquiler. La sincronizada y plural manifestación fue convocada en toda España en ausencia de los partidos políticos, circunsM. MARTÍN tancia tan notable como FERRAND significativa, a golpes de e- mail y SMS; pero, ¿es realmente del precio de los pisos de lo que protesta la juventud española? ¿Su notable insatisfacción cívica arranca de esa carestía o, por contra, encuentra en ella una pieza añadida, más elocuente, de un profundo sentido de frustración colectiva? Cuando adquirí mi primer piso, en la Avenida de América de Madrid- -68 metros cuadrados- pagué por él, hace 43 años, doscientos sueldos de redactor. Ese sigue siendo el precio de una vivienda equivalente y, afortunadamente, es más largo el plazo posible de las hipotecas y mucho más bajo el precio del dinero. Un pisito era, hace casi medio siglo, tan inasequible como hoy; pero, envueltos en unas circunstancias muy diferentes y hambrientas de futuro, los jóvenes de entonces, recurriendo al pluriempleo y a todo tipo de ingresos complementarios, con la ayuda de heroicos ahorros, conseguimos salir adelante. La diferencia fundamental entre aquella situación y la presente no reside en el precio de la vivienda. Se sustenta en la distancia que va de un futuro mejor, en el que creíamos firmemente, a la instalación de una fatigosa desesperanza en la que hoy naufragan buena parte de quienes deben relevarnos. Carecen de maestros ejemplares, de modelos de conducta admirados o admirables y, machacados por la rutina audiovisual, se entregan a un planteamiento vital teóricamente hedonista que es, en la práctica, un combinado de siesta y pereza sin alma ni nervio. Me parece muy positivo que, aunque solo sea para reclamar el derecho a una vivienda digna- pisos, no nichos -los jóvenes se movilicen y salgan a la calle sin el interesado estímulo de los partidos políticos. Es algo menos que un impulso revolucionario sin el que, difícilmente, se alcanza la madurez y la responsabilidad de los adultos; pero, alegrémonos, porque es algo más que un desesperado bostezo de acatamiento a una realidad de botellón y litrona, de tóxicos asesinos, noches sin sentido y meadas en la pared. Es un primer síntoma de vida que, normalmente, será seguido de otros muchos. Se desperezan para evitar el entumecimiento total hacia el que parecían dirigirse. LA SEGURIDAD EMPIEZA POR UNO MISMO guiríamos vigilar a todos los policías. En Cuba, el último A pregunta me dejó paralizado. El viernes pasado, paraíso comunista, las calles andan atiborradas de agenen un almuerzo de trabajo, mi interlocutora, una tes del orden, pero el secreto de la aparente seguridad ciuguapa muchacha, directiva en el cuartel general dadana radica en la férrea censura de prensa que prohíbe madrileño de una multinacional del entretenimiento, esa los periódicos publicar informaciones sobre atracos, española de varias generaciones y con inglés como lengua tafas y demás violaciones de la ley. cotidiana de trabajo, de repente me espetó: ¿Cómo es Cronológicamente, el inicio de la carrera de un serviposible que el Fórum haya estafado a tanta gente? ¿Nadie dor coincidió con el escándalo Sofico: la misma esles va a resarcir por los daños? ¿Quién ha permititructura piramidal que esta de los sellos, pero con do a unos chorizos engañar a los ahorradores dizpisos en la Costa del Sol. Desde entonces un año que vendiendo sellos? con otro no ha dejado de haber escándalos, con dos Cuando menos lo esperaba, topé con el macizo tipologíaspredominantes: en la primera, los choride la raza: los españoles vivimos convencidos de zos pedían cantidades a cuenta para unos pisos a que el Gobierno nos debe librar de cualquier daño muy buen precio pero que nunca entregarían; la que produzcan nuestras decisiones. El viernes segunda modalidad, más frecuente en los últimos mismo, apenas 72 horas después de que la policía, JOSÉ MARÍA años, consistía en confiar los ahorros a una entipor orden de la autoridad judicial, irrumpiera en GARCÍA- HOZ dad que prometía rentabilidades muy por encima las oficinas de Fórum Filatélico y Afinsa, la prede la que ofrecían los circuitos normales, sometigunta era por qué el Banco de España, o la CNMV, dos a la supervisión de la autoridad monetaria... Paradóo Hacienda habían permitido tamaña estafa. jicamente, el mayor éxito comercial de la estafa, procuraAyunos de datos fiables, que tardarán en llegar, los meba más tiempo de supervivencia al tinglado, el boquete dios informativos forzaban el interés humano de sus refinanciero resultaba mayor y crecía el número de perjudiportajes, interesándose por las circunstancias personacados. Forzados por las circunstancias, los bancos, las cales y económicas de cada damnificado. Las respuestas tan jas, las instituciones de inversión colectiva han montado dramáticas como patéticas: vendí un piso y compré sesus propios sistema de seguridad, es verdad que con cuanllos cien millones tenemos ahí entre toda la familia la tía limitada y modesta, aunque algo es algo... Pero no nos Pantoja aseguró que había contratado un fondo depensioengañemos, cualquier sistema infalible de seguridad en nes hacía cinco años... Todos con la mejor intención de las inversiones pasa por la propia formación e informasacar a los ahorros más partido que el que le ofrecían en el ción del inversor. Nadie puede garantizar- -que más quibanco, pero ninguno con la prudencia de preguntar por el siéramos- -que cumplir escrupulosamente las normas riesgo. de tráfico brinde seguridad total, pero es cierto que con Este país nuestro, aunque a veces lo parezca, no es una prudencia y el cinturón puesto el riesgo disminuye sensirepública bananera, pero como en cualquier sociedad hublemente. mana y desde el desdichado episodio de Eva y la manzaYa en el café, me atreví a preguntarle a mi invitada del na, el delito es una realidad, con la que obligatoriamente viernes donde invertía sus ahorrillos. No quiero líos hay que convivir. Según zonas, menudean tirones, aluni- -fue su respuesta inmediata- -en una cuenta de ahorro zajesen joyerías, conducción temeraria, incendios provoen ING y la nómina en Banesto ¿De qué te quejas? -recados, transgresiones fiscales, violencia doméstica... pliqué- -tú dinero no rinde mucho, pero está más seguro Plantear el paraíso de una sociedad sin delincuentes reque debajo del colchón Me temo que no la convencí. sulta una quimera, pues aún en el supuesto de que pudiéjosemaria garcia- hoz. com ramos permitirnos un policía por ciudadano, no conse- E L