Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 Economía LUNES 15 5 2006 ABC La nueva regasificadora de Sagunto da más seguridad al sistema gasista España tiene cinco de las doce plantas que hay en toda Europa b Cuatro días después de entrar en funcionamiento, el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio aprobó la ampliación de su capacidad JAVIER GONZÁLEZ NAVARRO MADRID. El buque metanero Galicia Spirit propiedad de Unión Fenosa Gas y uno de los más grandes del mundo, descargó el día 13 de febrero el primer cargamento de gas natural licudado (GNL) en la nueva planta de regasificación de Sagunto (Valencia) Con este cargamento, dicha instalación arrancó en periodo de pruebas y el 1 de abril entró en operación comercial tras ser conectada a la red gasista nacional. Desde entonces, recibe un barco por semana. Las regasificadoras son plantas que devuelven a estado gaseoso el gas que es transportado en buques en estado líquido a- 163 porque así ocupa menos espacio. Este gas es cargado en los países de origen a través de plantas de licuefación (convierten el gas en líquido) La nueva regasificadora de Sagunto, la quinta que hay en nuestro país, ha sido considerada como una instalación estratégica para el sistema gasista, ya que asegura el suministro a España y diversifica los puntos de entrada. A las antiguas plantas de Barcelona, Cartagena y Huelva y a la reciente de Bilbao se sumarán en los próximos años otras en Ferrol y Gijón. Nuestro país tiene casi tantas regasificadoras como hay en toda Europa: Portugal, Italia, Grecia, Turquía y Holanda tienen una de estas instalaciones y Francia dos. Ello se debe a que la península sólo tiene un gasoducto bajo el estrecho de Gibraltar y otros dos bastante más pequeños (Euskadur y el Calahorra- LA MESA DE CASTAÑEDA E Infraestructura gasista en España La Coruña Ferrol Gijón Lugo Orense Zamora Burgos Gaviota Santander Bilbao Pamplona Serrablo Huesca Zaragoza Guadalajara Barcelona Castellón Sagunto Valencia Alicante Cartagena Almería Gasoducto en funcionamiento Planta regasificación Gasoducto Magreb- Europa Planta regasificación en proyecto Futuro gasoducto Orán- Almería Almacenamiento subterráneo Francia Lacq Perpiñán Gerona MADRID Cáceres Leiria Sines Badajoz Córdoba Sevilla Jaén Murcia Huelva Cádiz Tánger Granada Málaga Tarifa Taza Orán Hassi El Arícha Mécheria R mel Es más barato traer el gas en barco desde los países de origen que por gasoducto desde Rusia Lacq) que concectan España y Francia, por el que llegan pequeñas cantidades de gas de Noruega. El problema es q si tuviera que llegar a nuestro país gas procedente de Rusia a través de los gasoductos que atraviesan Europa encarecería mucho su precio. Por eso, a España le resulta más barato traer el gas en barcos. Así llegó el 66 del total de los aprovisionamientos de nuestro país entre enero y noviembre de 2005. En Italia, por ejemplo, se han dado cuenta, cuando Rusia les ha re- cortado los suministros de gas, que sólo tienen una regasificadora y están planificando urgentemente la construcción de varias plantas. Por cierto, tanto Endesa como Gas Natural han presentado proyectos para hacer cuatro instalaciones de este tipo en aquel país. Volviendo a la planta de Sagunto, hay que recordar que la inversión ha superado los 340 millones de euros y que durante su construcción ha dado trabajo a 1.790 personas. Su plantilla actual es de unos 65 trabajadores. Eni y Omán, entre los accionistas Los accionistas de esta planta son principalmente Unión Fenosa (50 Iberdrola (30 y Endesa (20 aunque también participan la italiana Eni (tiene el 50 de Unión Fenosa Gas) y Omán Oil. Esta planta, junto con la última puesta en marcha, la de Bilbao, no pertenece a Enagás, propietaria de las tres primeras regasificadoras (Barcelona, Cartagena y Huelva) Si sale adelante la opa de Gas Natural a Endesa, está previsto que esta eléctrica venda su participación en la planta de Sagunto, que pasaría a manos de Iberdrola, que tiene una opción de compra preferente del paquete en manos de la eléctrica madrileña. Curiosamente, sólo cuatro días después de que la regasificadora de Sagunto fuera conectada al sistema gasista nacional, el Ministerio de Industria aprobó la ampliación de las instalaciones, que supondrá un aumento del 50 de su producción. s una mesa humilde. Sobre ella, José Castañeda acumuló durante años revistas científicas de economía, obras clásicas y actualísimas de esta ciencia, y papeles en blanco. En ellos escribió una tesis doctoral que muchos años después se señalaba en los catálogos científicos internacionales como una adelantada en trabajos econométricos. También en ellos plasmó Castañeda sus Lecciones de Teoría Económica Las pulió allí una y otra vez, para que estuviesen científicamente al día y para que resultasen valiosas para sus alumnos. Un importante ministro de Hacienda me justificó por qué siempre había actuado sin desviaciones hacia utopías: Porque JUAN VELARDE Castañeda me obligó a esFUERTES tudiar a fondo sus Lecciones El que un ministro de Hacienda actúe bien o mal, repercute en los ciudadanos. Viviremos por eso mejor o peor. Unas páginas escritas sobre esa mesa, contribuían a ello. No fue solo ese ministro de Hacienda. Muchos otros responsables de que las cosas marchasen del modo adecuado en nuestra economía, lo hicieron, en parte, por haber estudiado esas Lecciones con intensidad. Castañeda, en los exámenes, era muy exigente. Generaciones de economistas actuaron con rigor después de haber trabajado con dureza en sus clases. En esa mesa se hicieron muchos otros trabajos. Uno, sobre las consecuencias de las restricciones eléctricas, mostró de qué manera debía mejorarse la eficacia energética española. Otro fue un espléndido discurso de ingreso en la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. También sobre esa mesa se apilaron tesis doctorales de sus discípulos, Memorias de aspirantes a cátedras. La historia de grandísima parte del pensamiento económico español actual, estuvo sostenida por ella. Castañeda, tras haber sido catedrático en la Escuela Superior de Ingenieros Industriales y en la universidad Complutense, dio sus últimos cursos como profesor emérito en la universidad Autónoma de Madrid. Poco antes de fallecer, decidió donar esa mesa a la Facultad de Economía de tal ámbito académico por haber acogido sus enseñanzas postreras. Muchos de sus discípulos opinaban que era un mueble tan cargado de historia, que casi merecía veneración. Por eso Castañeda pensó que debía quedar en la universidad. Recientemente, alguien, en ella, decidió que era mesa de poca calidad, demasiado humilde para los niveles de empaque que habían de tener sus despachos. En el mercado, nada valía. La decisión se tomó. Se convertiría en astillas y se arrojaría a un vertedero. Milagrosamente, la noticia llegó a unos discípulos de Castañeda, cargados de años. Pertenecían a la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. Decidieron que ésta la conservase. Ayer entró en ella la mesa, anciana y cargada de historia, sin ningún valor para un anticuario. Algunos hemos pensado que mientras no se respeten estas viejas, humildes, mesas, de los grandes maestros de la ciencia española, no tendremos auténtica universidad, auténtica investigación. Portugal