Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Cultura LUNES 15 5 2006 ABC Increpan e insultan a periodistas frente a la catedral de Atenas por El Código Da Vinci b FOLK Bruce Springsteen Concierto de Bruce Springsteen. Lugar: Pabellón Olímpico de Badalona (Barcelona) Fecha: 14- V- 2006. Los reporteros intentaron filmar el reparto de panfletos en la Catedral Ortodoxa de Atenas, donde se criticaba el contenido blasfemo y falso del filme REBELIÓN EN LA GRANJA DEL TÍO PETE DAVID MORÁN BEGOÑA CASTIELLA CORRESPONSAL ATENAS. La Iglesia Ortodoxa griega, autocéfala (es decir, independiente) y muy conservadora, lo había anunciado la semana pasada: se oponía claramente a la película El Código Da Vinci Y es una Iglesia con mucho poder- -oficialmente más del 95 por ciento de los 11 millones de griegos- La declaración del Santo Sínodo de la semana pasada señalaba que el argumento religioso de la película es totalmente falso, que insulta la sensibilidad religiosa. Y que entre otras cosas es totalmente mentira que Jesucristo se hubiera casado con María Magdalena y tuvieran descendientes. Pero finalmente, ayer por la mañana se repartieron los comunicados preparados por el Santo Sínodo y dos equipos de televisión de las cadenas privadas Mega y Alter se instalaron en la plaza frente a la Metrópolis, la catedral ortodoxa de Atenas. Mientras esperaban a que terminara la liturgia dominical, el párroco salió y les echó, afirmando que no podían quedarse allí. Y un grupo de jubilados se unió al grupo, protestando enérgicamente contra los cámaras y los periodistas, insultándolos y afirmando que los medios de comunicación y ellos en concreto tenían la culpa de que la gente fuera a ver la película, y que hacían publicidad gratuita a una película blasfema. Sólo este incidente ha marcado por ahora el estreno de la película el próximo viernes. En el comunicado de la Iglesia Ortodoxa ni siquiera se prohíbe verla, sino que se insiste en que lo que describe es falso. U na fiesta. En mayúsculas y con todas las letras. Eso es lo que se pudo ver anoche en el Pabellón Olímpico de Badalona en la única actuación española de Bruce Springsteen. Con el de Nueva Jersey convertido en un anfitrión de excepción dispuesto a armar jaleo y el escenario transformado en una suerte de salón colonial con lámparas de araña y amplios cortinajes, la noche empezó y acabó como se esperaba: con una nueva muesca en la culata de victorias del Boos Sin su repertorio de clásicos ni el respaldo acorazado de la E Street Band, el Springsteen más rural, desenfadado, comprometido, politizado y atento con la historia del folklore de su país se dio un auténtico festín de raíces de la mano de We Shall Overcome: The Seeger Sessions disco en el que rescata canciones del octogenario mito del folk Pete Seeger inyectándoles una nueva vida. Lo de anoche fue, sencillamente, una auténtica rebelión en la granja del tío Pete Es la primera vez que el de Nueva Jersey se lanza a la carretera con las alforjas repletas de composiciones ajenas, y el resultado no podría haber sido más satisfactorio: dos horas y medio de júbilo y desenfreno instrumental servidas con pasión, entrega y asombrosa intensidad. Esta noche nos divertiremos anunció Springsteen al poco de pisar el escenario mientras, a su lado, una bulliciosa big band de granero compuesta por trompeta, tuba, saxofón, trombón, banjo, batería, pedal steel, guitarra acústica, teclado, bajo, acordeón, dos violines y cinco coristas se encargaba de extraerle el colorido instrumental a viejas canciones nacidas en blanco y negro. La pletórica John Henry abrió la velada y, como si hubiesen sido com- Bruce Springsteen, anoche durante el concierto en Badalona puestas para que la voz arenosa de Springsteen las cantara algún día, fueron cayendo Old Dan Tucker Oh, Mary Don t You Weep Jacob s Leader Jesse James A su paso, el escenario se trasladaba a un remoto lugar a medio camino entre Texas, Nueva Orleans, el sonido de las big bans callejeras, el folk rural, el dixieland y los barriles de whisky ilegal. Incluso canciones propias como Johny 99 Ramrod y My City Of Ruins alteraron su código genético para sumarse a esa celebración de las raíces y la tradición tras la que se esconde una miriada de reivindicaciones sociales y políticas. Así, entre recuerdos a los derechos civiles, odas a líderes sindicales y retratos de la América profunda, la adaptación de How YOLANDA CARDO Can A Poor Man Stand Such Times And Live? sirvió, además de para recordar la tragedia de Nueva Orleans, para darle un nuevo tirón de orejas a George W. Bush. We Shall Overcome fue presentada como una de las mejores canciones de protesta política de todos los tiempos y protesta es precisamente lo que que viene haciendo Springsteen desde que en 2004 se embarcara en una gira para decantar el voto en favor de los demócratas. Aún así, en Badalona se impuso el ambiente de despreocupada y jubilosa celebración. Una fiesta pletórica, popular y capaz de echar chispas que podría tener continuidad antes de lo esperado. Y es que, a la hora de despedirse, Springsteen anunció su intención de volver a España en otoño.