Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 15 5 2006 49 Sociedad La ONCE prevé un aumento de ingresos de 150 millones de euros con su nuevo juego Rasca y gana Miles de jóvenes en toda España reclaman su derecho a una vivienda digna y asequible La inmensa mayoría de los que logran independizarse necesitan de la ayuda económica de sus padres efectivo el derecho recogido en la Constitución a una vivienda adecuada y que se acabe con la especulación inmobiliaria que eleva los precios R. BARROSO MADRID. Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación Esto no es un deseo ni una declaración de intenciones, es lo que dicta el artículo 47 de la Constitución Española, sobre el que ayer quisieron refrescar la memoria al Gobierno miles de jóvenes, que exigieron viviendas dignas, asequibles y el fin de la especulación inmobiliaria La convocatoria: a las cinco de la tarde en las plazas más representativas de las principales ciudades de España. En la madrileña Puerta del Sol, los primeros en apuntarse a la sentada se confundían con los turistas que, bajo un sofocante e inesperado calor de mayo, hacían un descanso en su visita. Pero en cuestión de minutos una protestona juventud fue ocupando la plaza, y empezaron los gritos y la exhibición de carteles y eslóganes: Derecho a techo pisos, no nichos no hipoteques tu vida la vivienda no es un negocio, es un derecho b Reclaman que se haga La plaza de Cataluña, en Barcelona, se llenó de jóvenes en contra de la especulación inmobiliaria AFP Principales sentadas En Madrid se concentraron en la Puerta del Sol unas 1.200 personas y no se registraron incidentes destacables. La protesta se alargó hasta las 21.00. Los jóvenes tomaron calles cercanas, como la Gran Vía y la plaza de España. Barcelona reunió a 1.100 jóvenes en la plaza de Cataluña, según la Guardia Urbana. Tampoco hubo incidentes. Alrededor de 900 personas, la mayoría jóvenes, acudieron a la plaza del ayuntamiento de Valencia para hacer oir sus protestas. Un buen número de los doscientos jóvenes congregados en la puerta del Ayuntamiento de Sevilla fueron a la convocatoria en biclicleta. En Granada y Córdoba acudieron doscientas personas en cada una de las ciudades. En Bilbao, según la Policía Municipal, acudieron unos 150 jóvenes a la plaza del Arriaga, y en San Sebastián asistieron un centenar de personas a la cita. Ese es el caso de Estela, que a sus 57 años se ha animado junto a su hijo Manuel a acudir a la sentada. Tengo una hija de 32 años y le hemos tenido que dar dinero para que pudiera comprarse un piso, y encima a las afueras de la ciudad- -explica escandalizada- -y ahora con el segundo no creo que podamos hacer lo mismo. Por eso he venido a protestar, porque el Gobierno no se preocupa de la juventud, de su futuro, nos lo dejan todo a los padres. Que ha- Tomadura de pelo Elena y Jorge son de los primeros en llegar. Él tiene 28 años y para poder independizarse no le ha quedado más remedio que compartir piso con otros cuatro amigos. El trabajo y la vivienda son cuestiones que nos preocupan, pero parece que los políticos no quieren escucharnos, no debaten sobre ello y no dan soluciones comenta Jorge. A sus 25 años, Elena comparte alquiler con su pareja y se muestra tajante a la hora de afirmar que no está dispuesta a pagar el triple, a que me engañen, a que me tomen el pelo y a que me estafen por una vivienda Lo que ganan en el trabajo les da para lo justo y por eso, en el caso de Elena, tuvo que recurrir a la ayuda familiar. Pude irme de casa gracias a ellos reconoce. Una situación que resulta bastante habitual para ocho de cada diez jóvenes que se emancipan, que necesitan de la ayuda suplementaria que les dan sus padres. Las familias ayudan al ahorro previo a la compra de un piso, contribuyen a sufragar la hipoteca e incluso a acondicionar la nueva vivienda. Un joven madrileño reclama una vivienda digna DANIEL G. LÓPEZ gan pisos más baratos para que puedan tener su vida. Pero nada, ellos a vivir bien en La Moncloa y sin que les cueste el alquiler Reproche a los políticos Los jóvenes, salvo algunos, no se inclinaron ni por un signo ni por otro y tuvieron mensajes para todos. Hubo para el presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero; la ministra de Vivienda, María Antonia Trujillo; el alcalde de Madrid, Ruiz- Gallardón; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, e incluso más: Queremos un pisito como el del principito fue de lo más coreado. Ana, que acude con su pareja, lleva siete años invirtiendo en una vivienda de protección oficial (VPO) de la que todavía no ha visto ni un ladrillo. Empecé a pagar a los 23 años y sigo viviendo en casa de mis padres; si tengo suerte, estará terminada dentro de dos años pero tendré que pagar casi el triple de lo que me iba a costar en un principio. No hay derecho Se queja de que nadie les hace caso, de que a la juventud sólo se le echa cuenta cuando hace botellones y considera que la sentada de ayer es un pulso a la sociedad y a los políticos, para que vean que nos preocupan otras cosas. Pero no tiene que quedar aquí, hay que seguir protestando. De lo contrario, nos tomarán a broma Lo cierto es que la cosa no es precisamente para eso, para tomársela a broma, porque la vivienda protegida es para muchos jóvenes la única vía para independizarse y, sin embargo, ha incrementado su precio más de un 14 en tan sólo dos años. Y Rachel, que lleva en la cabeza una casa de cartón indicando el precio, tiene claro a sus 24 años que cuando acabe la carrera de Psicología no podrá comprarse un piso en Madrid. Me iré a Granada, a una casa de pueblo. No me dejan otra opción dice.