Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 15 5 2006 35 El Plan Joven de Vivienda bate un récord con 110.000 inscritos en la lista única para los sorteos La pradera de San Isidro acoge hoy a miles de personas para disfrutar de la festividad del patrón de Madrid Las cifras del nuevo Barajas La T- 4 y el edificio satélite se estrenaron el 5 de febrero pasado. Fue el resultado de más de una década de diseño y obras por valor de 6.200 millones de euros. Una treintena de compañías se mudó, encabezadas por Iberia. El doble de viajeros. La capacidad del aeródromo se ha duplicado y ha pasado de atender de 35 a 70 millones de pasajeros. Diseño. Los estudios de arquitectura de Rogers y Lamela han sido los padres de la infraestructura. La nueva terminal permaneció expuesta en el MoMA de Nueva York en una muestra de arquitectura hasta el pasado 1 de mayo. Empleos. El aeródromo madrileño genera 20.000 empleos y supone casi el 12 por ciento del PIB de la capital. añade: Creo que faltan muchas indicaciones Su acompañante dice que no sabemos cómo movernos ni dónde acudir a pedir ayuda y califica la T- 4 de impersonal y vacía Más información, trenes, ascensores... La falta de información es una de las quejas que más se dejan oír entre los pasajeros, a pesar de que existen puntos para ello con empleados por todo el aeropuerto, los chaquetas verdes que cada jornada atienden a centenares de personas. Uno de éstos afirma que todavía hay muchos viajeros que se encuentran desorientados Sin rumbo, precisamente, suelen estar miles de maletas. En la nueva área terminal se ha instalado el SATE, que permite procesar 16.500 equipajes cada hora, pero la realidad refleja que más veces de la cuenta las maletas tardan en aparecer por la cinta, o directamente se pierden. Cuando se habla de la T- 4, Patric T. padre de familia que mueve el carrito de su hijo, lo tiene claro: No hay coordinación en este aeropuerto y no entiendo que falten medios en una infraestructura tan cara Patric se queja de la insuficiencia de ascensores y del tren de conexión entre terminales porque es corto para tantos viajeros. Es un desastre y no hay excusa. Te sientes solo porque a este aeropuerto le falta el factor humano Las gigantescas instalaciones entraron en servicio el 5 de febrero pasado tras más de una década de proyectos En la T- 4, los mostradores de facturación se enumeran por centenas, unos enfrente de otros. Según la opinión de varios viajeros, faltan oficinas de atención porque las compañías tienden a la facturación electrónica. Elvira se lamenta en este sentido: No lo conozco, no me puedo mover con la misma rapidez Algo similar le sucede a Susana que no duda en afirmar que prefiere las terminales de toda la vida Además, las puertas de embarque, que se recogen en letras varias, pueden hallarse en otro edificio. La moderna instalación cuenta con dos edificios: la T- 4, de casi medio millón de metros cuadrados de superficie, y el edificio satélite. Ambos están unidos por un túnel de más de dos kilómetros por el que discurren trenes lanzadera que transportan a pasajeros. El trayecto ronda los 20 y los 45 minutos, según la puerta de embarque. Las personas mayores o con problemas de movilidad se muestran preocupadas en hacer este recorrido. El paso obligado por tren, la necesidad de subir y bajar a diferentes plantas o el largo camino hasta las puertas más lejanas son condicionantes que influyen negativamente en la mayoría de ellas. El constructor se ha lucido con esta idea apunta Dolores, de 68 años, mientras carga con un gran bolso. El desplazamiento resulta peor para aquellas personas con dificultades de IGNACIO GIL movilidad. Para ellas, el aeropuerto facilita sillas de ruedas. Es el caso de Adelina Pazos, de 76 años, que ha tenido que pedir una silla porque reconoce que la distancia es mucha Otras, prefieren ir andando sin prisa pero sin pausa con su bastón. Aunque como Amparo, una jubilada que no le ha sentado nada bien la nueva T- 4, reconocen que es muy incómodo Este recorrido kilométrico se convierte también en un obstáculo para Alba, minusválida en silla de ruedas. Bajo el techo ondulante de bambú, Alba espera a saber si la compañía le ofrece una solución a un vuelo que ha perdido por culpa del trasbordo entre terminales. Es un lío comenta Alba y