Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional LUNES 15 5 2006 ABC México rechaza las denuncias por vejaciones de dos jóvenes españolas b Las fuerzas federales de inter- La mafia pone en jaque al Estado de Sao Paulo con un fin de semana sangriento El presidente brasileño, Lula da Silva, ofrece la ayuda de la Policía Federal b Un centenar de atentados comandados desde las prisiones por la facción criminal PCC dejan al menos 52 muertos y 53 heridos, y provocan la indignación ciudadana VERÓNICA GOYZUETA. CORRESPONSAL SAO PAULO. El Estado de Sao Paulo vivió este domingo el segundo día consecutivo de terror bajo los ataques del crimen organizado, que ya llegan a un centenar según el balance difundido por el Gobierno del Estado. Los atentados contra comisarías, puestos policiales y patrullas han dejado al menos 52 muertos y 53 heridos. El Gobierno confirma también que se trata de la mayor rebelión carcelaria de la historia, con 36 motines simultáneos y 250 rehenes en los presidios este fin de semana. La peor ola de ataques contra las fuerzas de seguridad de Sao Paulo mató en su mayoría a policías (35) guardias metropolitanos, agentes penitenciarios y algunos civiles. Las acciones son dirigidas desde las cárceles por la facción criminal Primer Comando de la Capital (PCC) una organización for- vención son acusadas de someter a sevicias sexuales a mexicanas y extranjeras en el asalto a San Salvador Atenco M. M. CASCANTE CIUDAD DE MÉXICO. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos mexicana, un organismo público tan autónomo como controvertido, ha presentado siete casos de violación y otros dieciséis de abuso sexual por parte de las fuerzas federales de intervención que asaltaron San Salvador Atenco en la madrugada del pasado día 4, para liberar a una docena de agentes secuestrados por los insurrectos locales. Sin embargo, ninguna de las mujeres presuntamente atacadas accedió a someterse a una revisión médica. Según el gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, tampoco se han presentado denuncias de las mujeres, mexicanas y extranjeras. Entre las extranjeras se encuentran dos españolas, María Sostres y Cristina Valls, que fueron expulsadas por las autoridades migratorias y no podrán regresar al país en cinco años. Ambas se presentan como fotógrafas (aunque no han podido acreditar que trabajen para ningún medio) y como activistas de derechos humanos (aunque tampoco trabajan para ninguna organización) En realidad, parece tratarse de dos de los muchos turistas de la solidaridad que acuden al país a la llamada zapatista, y que estaban siguiendo la gira del subcomandante Marcos Presidiarias amotinadas escalan el tejado de una de las cárceles de Sao Paulo jada y diseminada en las prisiones paulistas desde 1993. La guerra declarada por el crimen al Estado provocó indignación entre los grupos de la sociedad civil. La Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil (CNBB) difundió un AFP Denuncias sin comprobación A su llegada a España, las dos jóvenes barcelonesas denunciaron haber sido víctimas de malos tratos, vejaciones y agresiones sexuales sin especificar. También acusaron a las autoridades consulares españolas de dejación de responsabilidades. Fuentes diplomáticas aseguran, por el contrario, que las jóvenes estuvieron acompañadas en todo momento y se les ofreció ayuda en el caso de que quisieran presentar una denuncia o someterse a un reconocimiento médico, posibilidades que rechazaron. Las autoridades migratorias las expulsaron del país por dedicarse a actividades no autorizadas en su visado Las dos jóvenes catalanas sostienen que su expulsión fue ilegal, pues poseían un amparo judicial. Pero el famoso Artículo 33 de la Constitución sostiene que el Ejecutivo de la Unión tendrá la facultad exclusiva de hacer abandonar el territorio nacional, inmediatamente y sin necesidad de juicio previo, a todo extranjero cuya permanencia juzgue inconveniente comunicado en que manifiesta su vehemente repudio a los aterrorizantes actos de violencia planeados y practicados por el crimen organizado El presidente Luiz Inácio Lula da Silva, que estaba en Viena, ofreció al Gobierno de Sao Paulo el apoyo de la Policía Federal después de responsabilizar indirectamente a la actual gestión de ese Estado por la crisis. El gobernador de Sao Paulo, Claudio Lembo, respondió rehusando el apoyo y diciendo que no lo obtuvo antes cuando lo pidió, y que ya no lo necesita, pues considera la situación bajo control. La disputa envuelve las elecciones presidenciales de este año. El Movimiento Nacional de Derechos Humanos (MNDH) lamentó profundamente las muertes y señaló que los actos criminales reflejan años de abandono en el área social, de la seguridad pública y la justicia. Esperamos que los poderes públicos, en cada ámbito, asuman sus responsabilidades en vez de tratar de transferirse las culpas mutuamente entre el Estado y la Federación dijo el MNDH en una nota. El ataque de los bin ladens Según el diario Folha de Sao Paulo, los ataques fueron realizados por hombres que tienen deudas con el PCC, denominados bin ladens en referencia al líder de Al Qaida, Osama bin Laden. Los deudores son los miembros en libertad que se retrasan en su contribución al movimiento, o consumidores de drogas que no pagan a los traficantes vinculados al PCC, que es hoy la principal facción criminal en Brasil. El PCC exige una mensualidad de 25 dólares a sus miembros presos, y de 500 a quienes están libres. El dinero es utilizado para comprar armas, drogas y para financiar acciones de rescate de líderes del grupo. Los miembros cumplen un estatuto que no admite mentiras, traición, envidia, codicia, calumnia, egoísmo ni interés personal.