Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional LUNES 15 5 2006 ABC El desfile fue visto más como una prueba de paz que como una forma de sacar músculo ante adversarios El jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) general Félix Sanz Roldán, asistió a los actos oficiales 150.000 de sus 223.000 soldados, según datos publicados esta semana por el semanario independiente Asahifa. En un comunicado dirigido a la tropa y los mandos, el Rey dijo que el Ejército está al servicio de la patria y por la defensa de su soberanía y su integridad territorial así como para cuidar de las instituciones sagradas como es entendida la Monarquía alauí. Cuando en Marruecos se habla de integridad territorial es, la mayoría de las veces, para reclamar su posición en el Sahara. El Soberano recurre a ello en sus discursos con frecuencia. Mohamed VI se lo repite más de una vez a los militares en este comunicado difundido por la agencia oficial Map. El conflicto de la ex colonia española absorbe el grueso del presupuesto militar marroquí, sobre todo en el mantenimiento y control del muro de defensa de más de 2.000 kilómetros, construido en los años ochenta y que separa la parte del Sahara que ocupa Marruecos de la que controla el Frente Polisario. Aunque ambas partes firmaron un alto el fuego en 1991, la paz no se ha alcanzado. La intifada (levantamiento popular) de los saharauis, de la que esta semana se cumple un año, ha llevado la tensión de nuevo a las ciudades del territorio, en cuyas calles Rabat ha desplegado al Ejército para acallar las protestas a favor de la independencia. La prensa local interpretó el desfile de ayer más como una demostración de paz que como una forma de sacar músculo ante posibles adversarios como Argelia, que apoya al Frente Polisario. La frontera terrestre entre los dos países del Magreb permanece cerrada desde hace una década, aunque es altamente improbable que las constantes acusaciones mutuas vayan a terminar en enfrentamiento armado. Mohamed VI antecede a su hermano, Mulay Rachid, durante los actos del 50 aniversario del Ejército marroquí en Rabat LUIS DE VEGA El Ejército marroquí desfila en las calles de Rabat por primera vez en 33 años El grueso de las tropas sigue estando desplazado en el Sahara Occidental b Mohamed VI escenificó ayer la recuperación de la confianza en una institución que ayer cumplía 50 años, pero que intentó eliminar por dos veces a su padre LUIS DE VEGA. CORRESPONSAL RABAT. Marruecos celebró ayer el 50 aniversario de la creación de su Ejército. Mohamed VI, jefe supremo de la cúpula militar, quiso demostrar la confianza que tiene en las actuales Fuerzas Armadas Reales organizando un desfile en Rabat. Este tipo de actos no se llevaban a cabo en el Reino desde 1973. A comienzos de esa década, en 1971 y 1972, tuvieron lugar dos intentonas de golpe de estado contra su padre, Hasán II, protagonizadas por militares. El asesinato una década después, en 1981, del presidente egipcio, Anuar el Sadat, en un desfile similar desterró de manera definitiva la idea. El centro de la capital fue tomado por varios miles de miembros de los distintos cuerpos de las Fuerzas de Seguridad. En el desfile- -sin armamento pesado ni aviación- -participaron también la Policía y la Gendarmería. En medio de una remozada avenida de la Victoria se había instalado la tribuna real. Sobre ella, el Monarca estuvo acompañado por su hermano, el Príncipe Mulay Rachid. Desde detrás de las vallas, el público aplaudió el paso de los diferentes cuerpos, aunque se escucharon algunos silbidos al paso de los agentes de los Grupos Urbanos de Seguridad (GUS) una Policía de reciente creación y no muy popular. Desfilaron también como invitados representaciones de los ejércitos de Francia, Senegal, Gabón, Níger, Congo y República Democrática del Congo. Entre los asistentes estaba el jefe del Estado Mayor de la Defensa española, el general Félix Sanz Roldán, que hoy asistirá a la parada naval que tendrá lugar en las costas de Agadir y en la que participará la fragata Almirante Juan de Borbón España y Marruecos han trabajado de forma conjunta en la pacificación de Haití. El principal objetivo Aunque las Fuerzas Armadas Reales han formado parte de otros contingentes de paz en el extranjero, el Reino de Marruecos centra todos sus esfuerzos militares desde hace treinta años en la ocupación del Sahara Occidental. Es allí, más allá de lo que oficialmente se reconoce como sus fronteras, donde se encuentran de forma permanente