Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 15 5 2006 25 Kurt Beck, elegido nuevo presidente del PSD alemán y encargado de rejuvenecer la socialdemocracia Las mafias de Sao Paulo lanzan una segunda noche de asaltos a comisarías: medio centenar de muertos Casi un millón y medio de ciudadanos árabes- israelíes pueden verse afectados por esta medida discriminatoria Se ha impuesto la seguridad sobre los derechos civiles dice en su voto particular el presidente del Supremo de una ley vergonzosa para un estado que se dice de derecho y presume de ser la única democracia de Oriente Próximo, algo muy discutible tras la decisión del Supremo De este modo, y como ejemplo gráfico, un palestino de Ramala que se case con su prima árabe- israelí de Jerusalén Oriental (algo muy frecuente en los clanes familiares palestinos) no podrá vivir con ella salvo que lo hagan fuera de Israel, y aquellos ya casados, con hijos de por medio, y que carecen de la correspondiente nacionalidad, tendrán que dejar a su esposa y a sus vástagos y emigrar. Sólo las mujeres palestinas de más de 25 años de edad y los hombres de más de 35 tendrán derecho a solicitar dicho permiso, que será examinado caso por caso. Partidarios de Hamás ofrecen su dinero en una manifestación en la ciudad vieja de Nablus AP Miles de simpatizantes del Gobierno palestino donan su dinero y sus joyas. Un telemaratón recoge ayudas anónimas de Oriente Próximo. Ocho yihadistas muertos en Yenín Otro muro en las familias El Gobierno y el Tribunal Supremo de Israel han levantado otro muro, éste en la misma casa de una familia, separando por razones demográficas, es decir racistas, al marido de su mujer, al padre de sus hijos declaraba ayer poco después de conocer la sentencia el diputado árabe- israelí de la Knesset Ahmed Tibi. Ningún país del mundo admitiría a ciudadanos de otro estado o de una Autoridad Nacional con los que esté en conflicto le respondía el ministro hebreo de Justicia, Haim Ramón. La guinda la puso la edición digital del diario Haaretz: El Tribunal Supremo ha puesto por delante el carácter judío del Estado a su espíritu y tradición democráticos La hucha de Hamás J. CIERCO técnicos están pensando en un sistema que saque provecho de la ingeniería financiera combinada con las prerrogativas de organizaciones internacionales como el Banco Mundial. En todo caso, sólo se establece asistencia para la sanidad y la educación. Se busca que este mecanismo ofrezca una alternativa al Gobierno israelí para que transfiera los ingresos en concepto de derechos aduaneros que recauda normalmente, pero que pertenecen a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) Israel bloquea estos fondos, que representan la parte más importante de la financiación palestina, mientras la contribución de EE. UU. y la UE se concentra en áreas de ayuda. JERUSALÉN. Ahmed desde Gaza. Mahmud desde Jordania. Intisaar desde Qatar. Abdalá desde Arabia Saudí. Rima desde Ramala. Mohamed desde Yemen. Said desde el Líbano. Saud desde Irak. Y miles de personas más. De aquí y de allí. De las acaudaladas monarquías del Golfo Pérsico a los empobrecidos territorios yemeníes. Mujeres y hombres. Jóvenes y ancianos. Todos con un teléfono en una mano, con la otra en el bolsillo y con una ayuda, casi siempre modesta pero solidaria, que aportar a las vacías arcas palestinas, condenadas al frío y la soledad por el boicot de la comunidad internacional y la congelación de los impuestos recaudados en nombre de la Autoridad Nacional Palestina por Israel. Un telemaratón árabe y musulmán, pero también donaciones para la hucha del Gobierno palestino de Hamás de sus simpatizantes sobre el terreno. Jornadas de solidaridad organizadas viernes tras viernes en Ramala, Gaza, Nablus. que ahora entregan sin dudarlo, presas a su vez de cierto fanatismo siempre presente por estos lares. Diez mil personas en Nablus (180.000 euros recaudados) que se suman a las decenas de miles congregadas a su vez en otras ciudades de Cisjordania y de la Franja mediterránea, en un intento desesperado pero significativo de paliar las necesidades, más que del Gobierno elegido en las urnas, de la población palestina. Podemos vivir sin ellos, nuestros hijos pagarán lo que no nos den los europeos lanzan por sus megáfonos las mezquitas de los campos de refugiados para levantar un ánimo tan decaído como las cuentas bancarias de sus propietarios. El pueblo palestino seguirá su lucha, el Gobierno seguirá su curso firme y decidido, si así lo quiere Alá les dice por teléfono desde Gaza el primer ministro, Ismail Haniyeh, consciente, mejor que nadie, de que las donaciones y las joyas poco o nada pueden hacer frente al agujero de las ayudas internacionales y de las tasas aduaneras confiscadas por Israel. Pero ahí están esas señoras de cierta edad, y esas otras menos maduras, y esas más jóvenes, cubiertas todas con sus pañuelos, contagiadas todas del sufrimiento que pellizca ver cómo cada día resulta más complicado alimentar a sus hijos, con sus joyas a cuestas. Castigo económico Castigo económico (sueldos sin pagar, campos de labranza levantados, olivos centenarios arrancados) que, como siempre por estos lares, va de la mano de las operaciones militares israelíes. La última, ayer mismo, en Kabatiyeh, distrito de Yenín, donde murieron ocho milicianos del Yihad Islámico, entre ellos el jefe del norte de Cisjordania, Alias al- Ashkar. Así comienza la semana en esta Tierra cada vez menos Santa. Con manifestaciones de orgullo para llenar, en la medida de lo posible, la hucha de Hamás. Con manifestaciones de duelo para enterrar a los milicianos muertos del Yihad Islámico. Con manifestaciones de protesta contra el muro ilegal de Cisjordania. Con manifestaciones cada vez menos ocultas contra la política del Gobierno palestino en Gaza por no poder garantizar el sustento de los suyos. Nada que no conozcan ya del pasado. Nada que no pueda repetirse en el presente. Nada que no pueda empeorar en el futuro. El dinero de la dote Hace sólo tres días se reunieron más de 10.000 personas en la kasbah (ciudad vieja) de esta última para entregar dinero y joyas, muchas ofrecidas por mujeres que han guardado durante décadas la dote de su boda (lo más valioso, casi sagrado, junto con sus hijos, para una mujer musulmana) y Los 10.000 palestinos concentrados en Nablus consiguieron reunir 180.000 euros en donaciones personales