Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional EL DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA LUNES 15 5 2006 ABC EL FONDO Y LA FORMA C omo ven, todo está revuelto de nuevo. La apariencia de tranquilidad tras el alto el fuego de ETA, ha resultado ser sólo eso, apariencia. A lo que dio lugar el anuncio de la banda es al silencio del PP tras casi dos años de una estrategia alterada. Habían sido llamados al silencio. Toda protesta se ha presentado habilidosamente como antidemocráticas trabas a procesos democráticos impulsados por la mayoría y pactados, además, con unas y otras minorías. El PP afianzó su electorado, pero, a base de levantar la voz, terminó por mosGERMAN trarse ante otros sectores YANKE como una opción antipática. El electorado intermedio, el que puede inclinarse a un lado u otro más allá de los votos fijos (pero que por estar presente o ausente decide los comicios) es tímido como un millón de dólares, por parafrasear a Keynes, y, cuando la economía resiste, no se moviliza sin convulsiones extraordinarias. No lo habría hecho hacia el PSOE sin el 11- M y, como ya ha pasado y no se ha digerido ni explicado bien, no lo hace ahora hacia el PP. Demasiado alto el tono o demasiado fuerte la algarabía para momentos en los que se experimenta la bonanza. Tiene razón Rajoy cuando denuncia que los efectos de muchas de las cosas que ahora se reforman, se notarán, gravemente, con el tiempo. Pero ahora no, y los gritos suenan en muchos oídos como ecos desagradables. Todo ello no es óbice para comprender el espanto escénico del PP, e incluso su necesidad de tener que ponerse a la defensiva, no sólo de los ataques padecidos sino de los valores que venía defendiendo, también los que creía parte de una arquitectura fundamental del Estado que el PSOE sostenía igualmente. Decir constantemente que no es una estrategia complicada, ir siempre a rebufo de la iniciativa iluminada del adversario es incómodo, verse abocado por los de dentro y los de fuera a la sobreactuación para encontrar un hipotético espacio resulta agotador. El alto fuego sorprendió al PP, tan falto de analistas capaces de establecer diferentes escenarios, y lo calló por un tiempo. Pero nada más que eso, lógicamente episódico, ha ocurrido. Volvemos ahora a la intranquilidad alterada, a las voces elevadas, a los gestos extravagantes como las protestas y los griteríos parlamentarios a los que hemos asistido estos días. Pero tampoco ha cambiado la noria del PSOE ni la gravedad de muchas de las cosas que están ocurriendo y que van, desde el descalabro del consenso constitucional al intervencionismo iluminado de los poderes públicos pasando por un alocado entusiasmo con los sostenedores del terrorismo y por episodios tremendos como la detención ilegal de dos perseguidos que es en lo que se quería convertir a los militantes del PP. La experiencia de una cosa y de la otra debería convencer a la oposición que, cuando la situación exige tener que ser permanentemente contundente, no hay otro sistema eficaz que la moderación en las formas. Los moderados del PP no son los que se callan ante todo, sino los que no gritan ni se agitan. Los que pretenden convencer en vez de quejarse. De la Vega elude comentar la entrevista y el PSOE dice que no habrá precio político El PP recuerda que ETA vuelve a exigir un marco jurídico nuevo b Los socios parlamentarios del DISTINTAS INTERPRETACIONES Teresa Fernández de la Vega Vicepresidenta del Gobierno Jaime Mayor Oreja Portavoz del PP en Bruselas Gobierno, CiU e IU, niegan carácter de interlocutor político a la banda, así como que marque los plazos del proceso ABC MADRID. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, eludió ayer hacer comentarios sobre la entrevista en Gara bajo el argumento de que el Ejecutivo no valoró los comunicados de ETA Por este motivo dejó que lo hiciera el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, quien, en un mitin en Salamanca señaló que de ETA nos interesa lo que hace, no lo que dice. Mejor dicho, nos interesa lo que no hace. Y quiero que quede bien claro, que no se va a pagar ningún precio político por la paz en España Fernández de la Vega prefirió hablar, en declaraciones a la Ser, de que desde el anuncio del alto el fuego no ha habido actividad terrorista Además, el Ejecutivo, dijo, trabaja en la fase de verificación y constatación de que la declaración del alto el fuego se corresponde con una decisión de cese definitivo e irreversible de abandonar todo tipo de violencia aunque no comentó si eso es compatible con el contenido de la entrevista en Gara. El Gobierno trabaja en la verificación de que el alto el fuego se corresponde con un cese definitivo de la violencia Gaspar Llamazares Coordinador de IU ETA está tanteando cuánto va a ceder el Gobierno. No estamos en un proceso de paz sino en una negociación política Íñigo Urkullu Portavoz de la ejecutiva del PNV Críticas de los socios La cautela de la vicepresidenta chocó incluso con la posición que mantuvieron los socios parlamentarios del Gobierno, algunos de ellos muy críticos con el contenido de la entrevista. Este fue el caso del líder de IU, Gaspar Llamazares, que negó legitimidad a la banda para definir una estrategia política y cualquier carácter de interlocutor en este proceso. En parecidos términos se expresó el portavoz parlamentario de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, que afirmó que lo que diga ETA me importa poco, lo que me importa es lo que haga y Bienvenido sea que ETA defina objetivos políticos, pero los objetivos políticos los tienen que definir los partidos mientras tanto el pulso del proceso lo marcan el Gobierno y el Parlamento. Los más críticos fueron, sin duda, los populares. El presidente del PP de Andalucía, Javier Arenas, criticó al ministro de Interior por decir que se ve la luz cuando ETA vuelve a exigir negociación política, un marco jurídico nuevo, sigue amenazando y justifica la extor- ETA no tiene autoridad para marcar el debate político y la entrevista sólo sirve para consumo interno sión También destacó que la banda ha dejado claro que no se va a disolver Su compañero de partido Jaime Mayor Oreja, cree que ETA está tanteando cuánto va a ceder el Gobierno, de modo que no se está ante un proceso de paz sino en una negociación política donde ETA pretende alcanzar la autodeterminación y mantiene todos sus postulados Justificar la práctica de la violencia según el PNV El presidente de la ejecutiva del PNV, Íñigo Urkullu, dijo dar la bienvenida a la entrevista si ésta sirve como código de comunicación entre la banda y el Gobierno, y para que el PSOE pueda ir ante el PP y decirle que las manifestaciones públicas (de ETA) están verificando el proceso de pacificación En un acto político en Barakaldo, Urkullu eludió interpretar la entrevista de ETA con la autoridad para marcar lo que es el debate político ya que consideró que esto corresponde exclusivamente a las formaciones políticas, por lo que enmarcó las manifestaciones de la banda como consumo interno y justificación de la práctica inútil de la violencia En este sentido, manifestó no dar ningún otro valor a la entrevista que el hecho de que después de todo el sufrimiento generado y de todas las víctimas causadas, ETA pretenda de nuevo decir cómo hay que trabajar en la política aunque aseguró darle la bienvenida si sirve para que ese mundo que durante tantos años ha justificado la violencia para conseguir fines políticos admite ahora un compromiso real de trabajar en la política