Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 15 5 2006 Opinión 7 TRIBUNA ABIERTA POR MARGOT WALLSTRÖM ¿CRISIS DE LA MADUREZ U OPORTUNIDAD? La UE no debe percibirse como una amenaza para los modelos sociales, sino como la red de seguridad de los mismos y como herramienta para que los europeos aborden los procesos de globalización A Unión Europea cumplirá los cincuenta el año próximo. La Unión es un ejemplo de éxito sin precedentes en la historia de Europa: a partir de la comunidad de las industrias del carbón y del acero, ha ido convirtiéndose en el mayor proyecto de paz jamás visto en Europa, en el mayor mercado único del mundo, y ha llevado prosperidad y solidaridad a muchos rincones de Europa. Incluso las organizaciones internacionales exitosas son un poco como las personas: también ellas pueden tener que atravesar las crisis de la edad adulta. ¿Es este el caso actual de la Unión Europea, tras los noes de Francia y los Países Bajos al proyecto de Constitución para Europa? Los europeos quieren tener derecho a participar en las decisiones, y poder comprender los argumentos subyacentes a las decisiones políticas. Esto no sólo se aplica a la política nacional, sino también a la elaboración de las políticas europeas. Un recentísimo sondeo de opinión de Eurobarómetro, realizado en todos los estados miembros, pone de manifiesto que se reconocen los logros de la UE. Curiosamente, cuanto más proeuropeas son las personas, más consideran que la mundialización constituye una oportunidad. No obstante, Europa todavía no se percibe como parte de la solución a la mundialización. La reciente ampliación y la próxima requieren una explicación mejor. La UE se asocia con la seguridad en muchos ámbitos: seguridad social, seguridad contra el terrorismo y la delincuencia, seguridad en las condiciones sanitarias, de vida y medioambientales, seguridad en el trabajo. Se espera que Europa aporte soluciones en cuanto a la seguridad, en el más amplio sentido del término, y paz, democracia, calidad de vida, así como investigación, innovación y rendimiento económico. ¿Qué conclusiones cabe extraer para el programa de la Unión Europea? En primer lugar, necesitamos una Europa con buenos proyectos comunes, en los que sea claramente visible el valor añadido europeo. Este no es el momento de centrarse en nuevas ideas grandiosas. La Unión Europea ha conseguido transformarse en los últimos cinco años mediante dos proyectos ambiciosos, la introducción del euro y la ampliación a diez nuevos miembros. El Colegio de Comisarios presidido por el señor Barroso se está centrando en obtener resultados en las esferas de la prosperidad, la solidaridad y la seguridad. Prosperidad significa más y mejores empleos y mayor calidad de vida. Solidaridad quiere decir la existente entre generaciones, sostenibilidad de la calidad de vida europea y oportunidades para los desfavorecidos en el trabajo y en la vida. Seguridad en cuanto a la protección de las personas y a un entorno social protector. Este es un programa positivo, que consta de todos los elementos sobre los cuales podemos generar consenso y aglutinar a la L ÁNGEL CÓRDOBA opinión pública. Un crecimiento inteligente gracias a la innovación y la investigación, una agenda social moderna y un desarrollo sostenible. Los factores impulsores están claros: el cambio climático se está pro- duciendo, y se ha convertido en una cuestión económica estructural. Los precios del petróleo están por las nubes y comprometen seriamente las perspectivas de competitividad y crecimiento. La calidad de vida en los entornos urbanos está deteriorándose en muchos aspectos (congestión del tráfico, vivienda, sanidad, ineficiencia energética, seguridad) Todos ellos exigen una acción inmediata y nos brindan una oportunidad de desarrollo tecnológico e innovación. Al establecer una agenda social moderna la lección más importante que hemos aprendido en los últimos meses es que la UE no debe percibirse como una amenaza para los modelos sociales, sino más bien como la red de seguridad de los mismos y como herramienta para que los europeos aborden los procesos de globalización. La UE tiene que seguir generando ideas y propuestas de cómo Europa puede superar la prueba del reto demográfico y de los mercados abiertos, a la vez que atiende a las preocupaciones de los ciudadanos y a sus necesidades de seguridad. Todo ello de un modo que tome en consideración las bases de los distintos modelos sociales nacionales, pues existen modelos diferentes en este terreno. Se le abren grandes oportunidades a la Unión Europea. Los ciudadanos buscan liderazgo y, como muestran las encuestas de opinión, albergan sentimientos encontrados hacia Europa aunque, de hecho, tienden a confiar en la Unión Europea. Además de un programa político, tenemos que hacer que las políticas de la UE sean comprensibles y pertinentes para los ciudadanos; hemos de estar a la escucha y cumplir, y también tenemos que conseguir que las instituciones de la UE sean responsables ante las personas a quienes sirven y se hagan dignas de su confianza. Por ello hemos de hacer más para promover la apertura y la transparencia en la UE; debemos comprometer a los parlamentos nacionales en los debates de política europea y tenemos que ofrecer a los ciudadanos más oportunidades de que sus opiniones se escuchen. Sólo así podrá surgir una actitud más positiva hacia las reformas institucionales y constitucionales: si conseguimos reestablecer un clima de confianza en la UE. Vicepresidenta de la Comisión Europea, responsable de relaciones institucionales y estrategia de comunicación. REVISTA DE PRENSA POR JUAN PEDRO QUIÑONERO ¿ETA? ¿CHÁVEZ? ¡CONSUMAMOS. La identidad de España y su proyección internacional suscitan ciertas reservas. En Viena, Der Standard interpreta la entrevista etarra de manera incompatible con la integridad nacional: ETA sigue exigiendo la independencia En Edimburgo, el Scotsman plantea la información en términos imperativos para el Gobierno español: un largo rosario de exigencias que una organización terrorista presenta como democráticamente indispensables En Caracas, El Universal recuerda algún aspecto de la dramática realidad inmediata: En España, decenas de profesionales de la información necesitan todavía llevar escolta armada, debido a las amenazas que reciben Por su parte, El Universal mexicano destaca otro de los aspectos de las exigencias etarras: La lucha de liberación continúa teniendo necesidades económicas Necesidades recuerda el diario mexicano, financiadas a través de la extorsión, con certificado auténtico ETA garantiza que ese dinero será utilizado a favor de la libertad y la construcción de Euskal Herria En París, Le Monde subraya una evolución particular de algunas formas de nacionalismo independentista: en Bélgica, los nacionalistas flamencos son acusados de atizar la violencia racista. Sobre la proyección internacional de España, a través de sus alianzas y relaciones más o menos privilegiadas, en Argentina, La Nación publica un artículo de Jorge Elías, dejando caer el puente tendido hacia Madrid por Hugo Chávez, para mejor subrayar el proceso de cesarismo populista y destructor del líder venezolano, de quien El Comercio, en Perú, denuncia la megalomanía desintegradora para América y para las relaciones de América con Europa. En Caracas, El Universal descubre una nueva faceta inquietante: La guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, se solidariza con Chávez Como un eco, en Santiago de Chile, El Mercurio menciona un informe de la cúpula militar de Brasil, revelado por Correio Braziliense, afirmando: La paz en Suramérica es incierta y sugieren cambios en la política de defensa nacional Según El Mercurio, los militares brasileños piden a Lula que traslade tropas a las fronteras con Bolivia, Paraguay y Uruguay. Aparentemente, tan negros nubarrones no inquietan en España. En Buenos Aires, La Nación escribe: Los españoles están presos de una fiebre consumista que inquieta y mucho a las autoridades monetarias En París, L Express cuenta y no para de Mallorca y sus bellezas olvidadas