Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión LUNES 15 5 2006 ABC EN FIN DESMESURA OCASIONES PERDIDAS E N el campo del progreso la sentencia de las detenciones políticas del Gobierno de Rodríguez ha causado una impresión de desmesura Es natural. En la mentalidad progresista, la derecha, casposa y rancia es un estorbo. Unos hijos de p... llamó a sus votantes una intelectual con Planeta. ¡Tendrían que fusilarla! acostumbran zanjar las discusiones los más exaltados. (A la derecha, no a la intelectual. Así que, teniendo en cuenta que también podían haberlos fusilado, ¿qué hay de brutal en que a un par de señores de derechas de toda la vida los lleve y los traiga- -los pasee -en coche la policía del muy progresistón ministro Alonso, les lean sus derechos con voz de Lorenzo Milá y los retengan en una comisaría durante cuatro IGNACIO RUIZ horas sin esposarlos a QUINTANO un radiador? Lo brutal, para la izquierda chisposa y contenta, es condenar a unos policías que en pleno régimen de progreso cumplieron con su deber, y con esto la izquierda no se refiere a los policías a quienes se les cayó el pelo por negarse a delinquir, que todavía no han recibido ni una excusa. ¡Una desmesura total! -repiten en consigna los portavoces gubernamentales. Bertrand Russell, tan aficionado a la física relativista como el mentado ministro Alonso, que una vez aprobó unas oposiciones a juez, decía que el problema más difícil en toda controversia es distinguir las discusiones sobre palabras de las discusiones sobre hechos. Sobre la palabra desmesura -compostura de rostro y cuerpo, definían los clásicos la mesura- -no trae cuenta discutir ahora. En cuanto a los hechos, es la vicepresidenta del Gobierno, que tiene estudios de secretaria de Juzgado, la que anuncia contra la sentencia de las detenciones políticas un recurso del Gobierno sobre la base de que los hechos no se ajustan a la realidad y el caso es que, si se refiriera a la realidad política, llevaría más razón que una santa. ¡Un fracaso de la Justicia! remacha la discusión el ex delegado Méndez, que terminó Derecho- ¡y como una vela! -donde Pepiño Blanco no pasó de primero. ¿Fracaso de la Justicia? No sé si el ex delegado nos quiere enredar en las teorías de la equidad fairness de Rawls, pero, si estuviera llamando fracaso al hecho de que unos funcionarios incompetentes sean condenados en tanto que por la calle anda suelto- -y con honores de referente emblemático para la izquierda- -el tío que persiguió a tiros entre los coches a uno de los padres de la Constitución, también llevaría más razón que un santo. ¿Desmesura? Más bien envidia: las cuatro horas sin libertad de los dos detenidos políticos del Gobierno de Rodríguez ponen los dientes largos al socialismo nacional, pues suman bastantes más minutos de comisaría que toda la clandestinidad antifranquista de Guerra y González juntos. ¿Y qué no daría hoy Rodríguez por cuatro horas de comisaría con Franco? E miento del Gobierno de Aznar tras los atentados del L mismo día en que naufragaba la experiencia 11- M, y la segunda, con motivo de la reciente sentencia del gobierno tripartito catalán, en cuya estela contra tres policías por la detención ilegal de dos milidesplegó sus velas gran parte de la retórica polítitantesdel PP. Pero ni lo primero constituyó ningún atenca del neosocialismo español, el nuevo presidente bolitado contra la democracia, sino en todo caso un error viano ofrecía al Gobierno de Rodríguez Zapatero, desde político notable, ni lo segundo representa, desde luego, Viena, una primera y muy significativa muestra de cuál el peor episodio de amenaza contra las libertades en es la respuesta de un autócrata en ciernes a una política nuestro país. Por fortuna, los mecanismos de la exterior demasiado vulnerable a la seducción del justicia funcionan todavía para atajar los abusos discurso de los pobres de la tierra y poco precade poder. vida respecto de las derivas totalitarias a las que Nadie puede reprochar al PP, sin embargo, conducen de ordinario esos cantos de sirena. Las que trate de obtener la mayor rentabilidad polítipalabras apaciguadoras de Evo Morales, desca de esa sentencia. Al contrario, ese es al mismo pués de un encuentro posterior con el presidente tiempo su derecho y su obligación como oponenespañol, no disipan la inquietud; ya las escuchate político. ¿Hasta dónde se hubieran oído los grimos antes de la nacionalización de los hidrocarEDUARDO tos de quienes ahora apelan a la prudencia y a la buros. La imagen del líder indigenista cruzando SAN MARTÍN contención si los detenidos hubieran sido dos mimanos con Chávez y Castro tiene una fuerza exlitantes socialistas con un gobierno del PP? Pero el juego presiva mucho más poderosa. de la hipérbole no nos da más razón, y sí puede quitarEn cuestión de horas, pues, se desvanecían dos de los nos parte de ella. Cuando los diputados de la oposición espejismos con los que el socialismo gobernante ha ido reclaman la dimisión del ministro correspondiente esalimentando sus propias fantasías durante esta primetán haciendo lo que la inmensa mayoría de sus votantes ra mitad de legislatura, a falta de otras realidades que no esperan de ellos. Por mucho menos, las bancadas sociahayan sido una legislación social volcada hacia sus listas han pedido en el pasado la liquidación política de nichos de votantes y unos resultados económicos obtenimedio gobierno popular. Pero los parlamentarios del dos antes por la continuidad que por el cambio. Y así, en PP pueden enajenarse las simpatías del público sensato, una sola jornada, el Gobierno de Zapatero ofrecía a cualque es mayoría, cuando para subrayar sus justas reclaquier oposición avisada dos flancos descubiertos por los maciones utilizan dos hemiciclos parlamentarios como que atacar con la caballería de los buenos argumentos. escenario de sendas chirigotas. ¿Y qué hacía nuestra oposición en esas horas propicias? En un horizonte no demasiado lejano, se divisan nuePues se divertía en el Congreso acompañada del aplauso vas alianzas periféricas del neosocialismo español, y fácil de quienes confunden el debate político con el esmuy probablemente disminuirán las aprensiones que pectáculo; o con cosas mucho peores. provocaban muchas de sus malas compañías actuales El mayor atentado contra la democracia desde 1978 entre un público moderado. La expulsión del ERC del En el breve transcurso de dos años, ya hemos oído esa Gobierno catalán puede ser el comienzo de un cambio misma sentencia al menos en dos ocasiones, cada una de rumbo, y los votantes del centro derecha español nede ellas desde un lado del espectro político (la perspecticesitan de un partido más atento a esos movimientos de va histórica mengua en España en la misma proporción largo alcance y menos preocupado con montar un pollo en que lo hace la perspicacia de algunos de sus actores a cada ocasión para regocijo del gallinero. políticos) La primera fue con ocasión del comporta-