Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 14 5 2006 81 Gente Diane Keaton, nueva imagen de L Oréal. La actriz que fue musa de Woody Allen y que obtuvo un Oscar por su interpretación en Annie Hall comenzará, a sus 60 años, a prestar su imagen a la línea de productos anti- edad de L Oréal. La emisión de estos anuncios está prevista para finales de este verano. El modista cordobés y la ministra de Cultura, Carmen Calvo, recorren la exposición que acoge hasta el 2 de julio el Museo del Traje Tí tulo: Las Mil y Una Noches Vestuario y atrezo: Elio Berhanyer. En un hipotético programa de mano, la combinación sublime. Como ya hicieran Narros, Pérez Puig, Alonso o Camús, el director de escena que se aventurase a levantar del papel aquella lectura habría de procurarse al maestro cordobés como aliado. Y acertaría. Elio Berhanyer: Joyas de la Alhambra es, amén de la muestra que acoge hasta el 2 de julio el madrileño Museo del Traje, la utopía personal de su artífice. Llevaba desde 1976 trabajando en estas piezas. Nunca he pensado en venderlas; es más, mandé destruir los moldes. Aunque sea terrible decirlo, siempre fueron joyas para mí mismo, para mi colección personal. De pronto, me han convencido para exponerlas. Es un sueño para mí y hoy voy a despertarme Metido a orfebre- traductor de recuerdos en alhajas, Berhanyer desliza una confesión; la pseudo- ilegal peripecia en Elio Berhanyer sueña la Alhambra Aparca agujas y tejidos para codearse con los plateros cordobeses. El diseñador deslumbra con una colección de joyas inspiradas en Al- Andalus. Un homenaje a sus raíces que revela su fascinación nazarí TEXTO: PATRICIA G. MAHAMUD FOTO: EFE la que principian estas cuarenta y cuatro piezas: Creo que pocos españoles han dormido en la Alhambra. Era un día de verano de 1975 y yo un turista más. Cuando cerraron las puertas me quedé dentro y pasé la noche en aquel lugar tan mágico. Sé que confesarlo públicamente ahora quizá me exima de toda culpa En la muñeca, un capitel; al cuello, un arco; artesonados por zarcillos; un azulejo por broche... El propio nombre lo dice: esta colección son trocitos de la Alhambra. La gran joya desgranada en otras pequeñas glosa el diseñador, felizmente contagiado por el síndrome Washington Irving Realmente- -profundiza- -es un ejercicio de amor a mi tierra, porque el amor se puede demostrar de muchas formas, pero más que con palabras hay que demostrarlo con hechos. Ha habido también in- vestigación histórica; al diseñarlas me inspiré en la época en la que la Alhambra estaba habitada, en el rey Boabdil. El mío es un homenaje, digamos, a mis antepasados. Porque casi todos los andaluces llevamos sangre judía o árabe ¿Por qué, entonces, Madrid y no Andalucía como primera escala de esta muestra itinerante? Porque llevo cuarenta y ocho años trabajando en Madrid, que me ha dado todo el cariño. Y aquí han nacido mis hijos se excusa, para prometer: De seguido, mi tierra Plateros cordobeses tallaron los delirios nazaríes de Berhanyer. De plata bañada en oro, perlas y piedras semipreciosas importadas de Checoslovaquia, tres de ellos se exhiben en el Museo de Praga. Ciertamente, no fueron concebidos para Sherezades contemporáneas, de pantalón matutino y maletín en ristre. Para joyas tan importantes, que pesan tanto, hace falta un baile de largo y esmoquin como los de los años 60 y 70 en las embajadas en Madrid rememora. Desde entonces, su particular podio de las más elegantes y mejor enjoyadas permanece inalterable: La condesa viuda de Romanones tiene joyas maravillosas apunta. Las recomendables, a su (experto) juicio, para Carmen Calvo serían discretas y nada ostentosas, de acuerdo a su altura Apuntes de ornamento para la ministra egabrense, madrina de la muestra.