Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 14 5 2006 Cultura 57 CLÁSICA Cuentos de Andersen Cuentos de Andersen Música: J. Torres. Int. I. Alberdi, acordeón. J. C. Garbayo, piano. J. M. Gómez, violonchelo. M. Borrego, violín. A. García Martín- Córdova, narrador. J. Herrera, actor. Ilum. P. Valenzuela. Lugar: Círculo de Bellas Artes. Madrid. HABÍA UNA VEZ ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE E EFE Fernando Alonso pondrá voz a un coche en un filme de Disney El director John Lasseter, autor de Toy Story y Bichos presentó ayer en Barcelona, junto al actor Owen Wilson (ambos en la imagen) su nueva película de animación, Cars que se estrena en España el 5 de julio y que cuenta con un doblador de lujo: Fernando Alonso. Su sombra roja Michael Schumacher, da voz a un Ferrari. En esta nueva producción de Disney Píxar han contado en su versión original con las voces de Paul Newman y Michael Keaton. El Sueño de Morfeo interpreta Reencontrar la canción de los títulos de crédito finales. Su solista, Raquel del Rosario, se enlaza así a través del celuloide con su pareja sentimental, el piloto asturiano. El artista ha colgado en su web oficial su último disco, Living with war una diatriba rockera contra el presidente Bush y la presencia americana en Irak. A favor o en contra de sus tesis, el álbum es uno de los más intensos y emotivos del canadiense Young, en pie de guerra por la paz TEXTO: MANUEL DE LA FUENTE MADRID. De un tipo cuya banda de acompañamiento se ha llamado durante décadas Crazy Horse (Caballo Loco, el rebelde sioux que humilló al general Custer y al Séptimo de Caballería en Little Big Horn) no podían esperarse muchas simpatías hacia los rostros pálidos de la Casa Blanca. Pero esta vez el búfalo de Ontario, el canadiense Neil Young (aunque residente y contribuyente en EE. UU. desde hace cuarenta años) no se ha andado por las ramas del lirismo y la ironía, sino que directamente pide la dimisión del presidente Bush en su nuevo e inesperado álbum, Living with war No se ha limitado a poner su trabajo en las tiendas (en España habrá que esperar hasta el día 23) sino que lo ha colgado en su web (www. neilyoung. com) donde todo el mundo puede tener acceso libre a su música y a su letra. Porque aparte de darle lo que, según él, es su merecido a Bush, Neil pretende que el disco y su contenido se conviertan en pasto de un gran debate nacional sobre la invasión de Irak y otros aspectos de la política del Partido Republicano. Una decisión sobre la que el propio artista ha explicado: Es magnífico que el mensaje esté en el aire, es una buena manera de intercambiar y contrastar ideas. Es bueno darle el poder a la gente de tener una voz con la que expresarse. Sé que mucha gente no piensa como yo. Sí, lo sé. Pero éste es un disco para que estemos todos juntos. Es un disco sobre la unificación A través de la web se puede acceder a la gran controversia que al menos y de momento el disco está generando entre la prensa. The Washington Post habla directamente de que Neil se ha vuelto loco de atar y además quiere que se sepa También resalta el diario capitalino que Young se dedica a soltar eslóganes y acaba preguntándose dónde estaba el canadiense en todos los actos y campañas que se hicieron contra la guerra y contra la reelección de Bush. Es más política que música concluye. La revista Rolling Stone sin embargo, otorga al álbum cuatro de sus cotizadísimas estrellas. Habla del poder de la imaginería rockera de Young, de sus guitarras y trompetas desoladoras, de sus letras que más allá de la ironía se sitúan en el territorio de la denunca y en la tradición de la mejor canción protesta norteamericana. Guitarras descarnadas El músico ha definido el disco como un álbum de folk- metal- protesta Escrito, grabado, mezclado y remasterizado en apenas tres semanas. Con guitarras descarnadas y el acompañamiento de bajo, batería y trompetería abundante. Trom- petas que a veces se antojan las del Juicio Final y otras el toque de oración con el que son recibidos los féretros anónimos envueltos con la bandera americade los marines muertos en Vietnam. Las letras no dejan títere con cabeza: hablan de políticos torpes que mienten sin cesar, de familias rotas, de infancias destrozadas, de televisión idiotizante. La canción que da título al álbum es explícita: Todos, todos los días hay guerra en mi corazón... matamos y nos matarán de nuevo... no quiero más tumbas, no quiero más columnas de humo ni más explosiones... no quiero matar nunca más Una canción estremecedora en la que los angelicales coros se enfrentan a las fuerzas del mal que evoca la letra. La propia voz de Bush está sampleada en Let s Impeach The President (Hagamos que dimita) Hay que echarlo, por mentiroso, por abusar del poder que le dimos... por meternos en la guerra No falta un guiño al gran clásico de la canción protesta, Bob Dylan, en Flags of freedom versión libre y bellísima de aquella mítica Chimes of freedom que tanto en la voz de los Byrds como en la de Bob, fue otro de los grandes himnos pacifistas. El disco se cierra con uno de los títulos más hermosos del cancionero patriótico: American the beautiful América la bella l escritor danés Hans Christian Andersen escribió 168 cuentos. Ni uno más, ni uno menos. Algunos basados en historias verdaderas, otros en relatos tradicionales; pero la mayoría de su propia invención. Aunque los hay felices y desgraciados, asociados a un hecho grande o pequeño, de una simplicidad infantil y de una sutileza adulta, todos poseen el don de saber mirar en el interior del alma. Asunto complejo y algo milagroso, como todo lo que se relaciona con lo inmaterial, pero que la estética resuelve sencillamente explicando que tener alma es tanto como estar en relación con lo más elevado y auténtico. El compositor Jesús Torres se ha fijado en Andersen para acompañar con música a cuatro de sus cuentos: La abuela El ángel La cerillera y El traje del emperador De vivir en el siglo XVIII podría decirse que Torres ha escrito otros tantos melólogos para asistir a los relatos, a ratos enfatizándolos, en otros acompañándolos, siempre proporcionándoles un fondo sugerente y poético, que se une en una continuidad apenas interrumpida por la breve escenificación del íncipit siguiente, en esta ocasión a cargo del expresivo actor Jesús Herrera. Y el total se engrana con intención narrativa, en una especie de sinfonía plagada de penetrantes recursos y emocionantes situaciones. A veces recalcando iniciales ausencias con armonías vacías, en otras describiendo escenas con gestos de curiosa impronta impresionista. El Círculo de Bellas Artes ha presentado el espectáculo como concierto pedagógico quizá de forma poco precisa. El caso es que hubo niños, y que casi todos le pusieron ojos y oídos a la singular orquesta formada por el Trío Arbós y el acordeonista Iñaki Alberdi. También, al narrador Alfredo García Martín- Córdova, a quien sólo cabe animar para que en el futuro añada un punto más de presencia ante la lectura de unos textos que reclaman intención. Al fin y al cabo, se trataba de contar cuentos. Del peculiar moralista Christian Andersen. Afortunadamente, puestos en música por Jesús Torres. Felizmente interpretada por tan buenos amigos Todos ellos, y aquí se ha demostrado, gente con alma.