Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 14 5 2006 55 Francesca de Habsburgo promueve un crucero artístico- solidario a lo largo del río Danubio Neil Young publica Living with war una diatriba rockera contra Bush y la presencia americana en Irak Es completamente seguro que la literatura no interesa a quienes dirigen y deciden la Historia Toda provocación está permitida. Una religión de la que uno no se puede reír no tiene ningún derecho a existir -No estoy de acuerdo. El genocidio de los judíos europeos no se puede comparar con nada. En la época nazi esas caricaturas apoyaban los aniquilamientos masivos, lo que no tiene nada que ver con un par de ridículos dibujos. El supuesto deseo occidental de destruir el mundo musulmán es una construcción, una ilusión que sólo sirve para provocar y motivar más violencia. ¿Es posible un entendimiento entre Occidente y el Islam? -Tiene que ser posible. No sé cómo, pero no hay otro camino. Quizá será un euro Islam o algo distinto, una Ilustración forzada en el mundo musulmán. De lo que estoy segura es de que hay que emplear siempre la fuerza del diálogo y la equidad. Y todos los indicios apuntan a que los musulmanes moderados también lo sienten así. Por supuesto a ellos también se les debe exigir que entretejan la moderación en sus correligionarios. -En Bambilandia y Babel hay muchas voces. ¿La de las víctimas de la guerra, verdugos, espectadores... -Hablan todos al mismo tiempo. Y el espectador en el teatro o el lector debe decidir quién habla en cada momento y dónde se encuentra él mismo. Hay muchos nosotros colectivos en mis textos: el colectivo, el plural mayestático, el que la autora se arroja de forma irónica. Y no hay que olvidar en absoluto mantener un distanciamiento irónico, que yo tengo hacia todos mis personajes. De los recipientes de mis textos se exige que se intercambien conmigo, igual que se hace con el mando a distancia y los distintos programas de televisión. El yo se constituye siempre en función del nosotros o bien no hay ningún yo -Con estas dos piezas ha vuelto al género dramático. ¿Se siente más cómoda en el teatro o con la novela? -Más cómodo es escribir teatro. Una novela requiere un esfuerzo más grande, hay que escribirla sola, mientras que mis obras teatrales tienen que ser interpretadas por alguien a quien yo considero mi coautor. Por eso, desde el origen, la carga no es tan grande, porque, en caso de que la obra llegue al escenario, tendré a alguien a mi lado. Bambilandia y Babel eran las dos primeras partes de una trilogía... ...El tema guerra ya está cerrado. Mi última obra se ocupa de la historia de la Fracción del Ejército Rojo y es una especie de María Estuardo, una paráfrasis de Schiller reflejada en las dos protagonistas, Gudrun Ensslin y Ulrike Meinhof. Mi trabajo teatral está cerrado. El arqueólogo submarino Franck Goddio, junto a dos espléndidas piezas en la exposición La sumergida cultura ptolomeica de la boca del Nilo sale a la luz por primera vez en el Museo Gropius de Berlín, por mediación subacuática del arqueólogo francés Franck Goddio El húmedo mundo de Cleopatra TEXTO: RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL FOTO: REUTERS BERLÍN. Un mundo sensual que la exposición berlinesa- -que invita hasta septiembre a la inmersión y sólo viajará a París- -replica en un silente buceo por entre 500 objetos- -de la cabeza del hijo de Cleopatra hasta la colosal Hapi, diosa del Nilo- -largo tiempo ocultos bajo el celofán del océano. El rescate de la vida lagunar incluye el puerto y barrio real de Alejandría, su vecina y rival Heráklion, megápolis desplazada por la fundación helena de aquélla, y el disipado barrio portuario de Canope, auspiciado por el templo de Osiris hasta sustituirlo un monasterio cristiano. Una cultura sofisticada y disoluta, fruto de la fascinación helena por el misterio egipcio de Alejandro el Magno, quien quiso aquí descansar de su aventura global y enterrarse en tumba aún nunca hallada. Tras él, su general Ptolomeo fundó una dinastía griega fusionada con el Nilo, que se extendería 300 años y justifica la fina nariz helena de Cleopatra, aun cuando ella quiso ser tan egipcia que aprendió la lengua, o la muestra en esta exposición de una diosa Isis con corte de pelo griego. Trece años de arqueología submarina rescatan ese mundo mortalmente atrayente, regido por Isis y Osiris y buscado para el amor invernal por Julio César, que en el 47 a. C y en el vientre de Cleopatra dejó un hijo rey; luego por Marco Antonio, que le dejó otros tres, y así hasta Napoleón que si no llegó a tiempo quedó igual de impresiona- do. La última faraona había consumado antes matrimonio con dos de sus hermanos, hasta invitarlos a una copa de veneno para que dejaran sitio a Roma, la que a su turno mantuvo la licenciosidad de Canope. Cleopatra Philopatris tenía 17 años cuando fue llamada a ser última reina ptolomeica; cuando con 39 se quitó la vida por Marco Antonio, Egipto dejaba de ser autónomo y no lo sería más en dos milenios. En su tiempo fue pasto de las llamas la biblioteca y el antiguo museo de Egipto, y así uno de los eslabones perdidos de la historia del hombre; pero, además, sobre un suelo arcilloso y en una falla sísmica era un mundo edificado contra natura, dice el arqueólogo Goddio, y ésta acabó por tragársela con su famoso faro. Empleando instrumentos muy refinados, entre ellos un magnetómetro de resonancia nuclear de la Comisión francesa de Energía Atómica, el equipo logró hacer realidad física estas ciudades perdidas y ahora se puede afirmar que el puerto antiguo de Alejandría se extendía sobre 600 hectá- Tesoros sumergidos presenta por primera vez la Naos de las Décadas con el primer calendario astrológico reas, que Heráklion, descubierta a siete kilómetros en el mar, se extendía sobre un kilómetro cuadrado, y que a parte oriental de Canope se extendía sobre 500 metros cuadrados explica Goddio. El hallazgo subacuático- -comparado a Pompeya- -arroja luz sobre 15 siglos de fusión cultural de tres ciudades de gran significado religioso, político y científico, desde el período pretolomáico hasta la helenización, la entrada de Roma, luego del cristianismo y finalmente, con piezas de oro del siglo VIII antes del hundimiento, la arabización. Y con ello la fusión de deidades como Serapis (OsirisApis Zeus) o Hércules tomando el lugar de Amón; destaca el hallazgo de un dios Hapi, del Nilo y la fecundidad, erguido y de 5,21 metros de altura, el mayor conocida; y la estela negra del tiempo de Nektanebos I, que confirma que las buscadas Heráklion y Thonis eran la misma ciudad. Tesoros sumergidos presenta por primera vez la Naos de las Décadas con el primer calendario astrológico, y singularidades como un sacerdote de Isis con el rostro de Ptolomeo XII, padre de Cleopatra. Destaca, entre decenas de objetos de las culturas que sedimentaron el delta, una esfinge de Nectanebo II (XXX dinastía, 359- 341 a. C) o la prodigiosa talla en granito negro de Arsinoe II, reina de Tracia y tatarabuela de Cleopatra, cuya labrada desnudez apenas busca disimular un velo.