Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2- 3 D 7 LOS DOMINGOS DE Ritos, animales y seres de otro mundo C. DE CARLOS El dolor no se quita con palabras. El mal de amores, el amartelo se supera con hocico de zorro Los chamanes o brujos de Iberoamérica esconden sus hierbas, conservan las hojas de coca y las secretas. Con plumas de ave te hacen ver lo que no tienes. La felicidad, por unos minutos, es barata. A veces hasta gratis. Los dioses andinos distinguen a los animales. El quirquincho es favorito, da buena suerte. Tiene nombres por todos los países de América del sur, de Colombia a Venezuela, en Ecuador y en Perú, en Bolivia y Paraguay, en Brasil y en Argentina. Para unos es armadillo; otros lo llaman mulita, y menos gente, piche o tatú de Patagonia. La medicina del bicho sagrado pasa por su grasa, pócima mágica de los músculos deshilachados o de las articulaciones oxidadas. Nuestros abuelos, desde siempre, usaron animales para curar los males. No los cazamos y rara vez los vendemos Marcelo Cortez se enfada cuando les critican. En Salta y en Jujuy, norte argentino, marcan su propio sendero. En algunos países de este rincón de la tierra se venden los fetos de llamas. Los llaman sullus y en la Bolivia profunda y en la otra, es habitual que estén presentes en los rituales. No están prohibidos ni se persiguen, porque la cultura andina respeta la naturaleza en todos sus ritos. Estamos sujetos a un calendario concreto. No tiene nada que ver con animales protegidos con los que se comercia David Mendoza, antropólogo, lo explica. Algunos le entienden, y otros no. La influencia del hombre blanco vuelve a envenenar sus vidas. Ahora se buscan patas de conejo o plumas de cóndores. Esto es nuevo y obedece fundamentalmente a motivos turísticos Así queda registrado en los archivos oficiales. Se aceptan algunos sacrificios. Se imponen los hechizos. Las wilanchas mesas sobre las que se ofrenda la llama negra, se ofrecen a las deidades. El Tío con el rostro del diablo enquistado, vigila desde la mina. El Apu, caudillo de la Apumalku (comunidad) asiente. Los animales son... medicina, remedio de otro universo. Parte de su herencia. Legado de hoy para un mundo del pasado. Evo Morales firma autógrafos a un grupo de médicos cubanos sobre un retrato de Fidel Castro. Tal es el grado de identificación del líder boliviano con su ídolo revolucionario campos, muchos de ellos regalados con anterioridad. En Brasil es diferente, el movimiento de los sin tierra no tiene problema de títulos, sino de campos seleccionados. Están mejor organizados que en Bolivia, pero se esfuerzan en estrechar sus lazos con los países vecinos, incluida Argentina. Internet ha acercado mucho a todos estos movimientos, pero en el caso peruano, boliviano y hasta en Ecuador no se pueden perder de vista las creencias y sus ritos históricos comenta el analista Ariel Rodrigues. AP Todo se lo robaron La mitología andina se borda con hilos de seda, la historia de este lado de América está cosida a golpes de rencor y con sus dioses por testigo. Clases altas, clases bajas, la mirada a los conquistadores supura reproche. Se lo robaron todo. Todo se lo robaron los españoles El hijo de un diplomático peruano esgrimió ese argumento en Buenos Aires para evitar pernoctar en la casa de una familia madrileña. Informada su madre de la anécdota protagonizada por La historia de este lado de América está cosida a golpes de rencor. Da igual que sean clases altas o bajas. La mirada a los conquistadores supura reproche el niño, de apenas seis años, la señora se llevó las manos a la cabeza: Qué horror, es que los chicos lo escuchan todo! Abiertos los oídos y vivos los rencores, el nuevo amanecer del sur se cierne entre las sombras. La primavera de América Latina en palabras de Romano Prodi, es vista como un invierno muy duro por Carlos Toranzo. El asalto al poder de los marginados resucita la figura del Che Guevara. A cuarenta años de su muerte, el mito del guerrillero argentino recorre como un fantasma los palacios coloniales del poder americano. Su retrato empapela fachadas, su nombre resuena en los discursos de Chávez, de Evo, de Castro. Se abren heridas viejas. Chile aguarda y mira mal a Caracas. Argentina habla en voz baja con La Paz y le grita a Uruguay por fábricas sucias de papel Brasil se desespera con Evo. Paraguay aprieta los labios. Tabaré Vázquez se enfada... La casa americana está revuelta. Los pobres siguen pobres. Los niños lustran calzado con pasamontañas para no quemarse con el sol. Aymaras, quechuas, guaraníes, querandís, mapuches... Buscan su oportunidad sobre una superficie de más de veinte millones de kilómetros cuadrados. Es la tierra, es la raza, es el poder. Es tiempo de pelea. No es la hora del hombre blanco. Humala aspira a liderar el cambio populista en Perú AP