Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista DOMINGO 14 5 2006 ABC ARTUR MAS Presidente de Convergència i Unió (CiU) Maragall dio alas a ERC y eso ha llevado al descalabro total El líder de los nacionalistas catalanes asegura que la única alternativa al desastre en que ha derivado el tripartito es CiU. Estamos preparados para gobernar asegura Mas TEXTO: MARÍA JESÚS CAÑIZARES FOTO: ERNESTO AGUDO MADRID. Todas las miradas están puestas en Artur Mas. Las de los socialistas, que una vez desvinculados de ERC abonan el terreno de un posible pacto electoral. Las de los republicanos, que no están en disposición de rechazar posibles compañeros de viaje. Y las del Partido Popular, que le ha ofrecido pactar en Cataluña. De momento, el presidente de CiU hace la vista gorda y está convencido de que en las próximas elecciones catalanas- -adelantadas a este otoño tras la ruptura del tripartito- -obtendrá una mayoría suficiente. Sin embargo, no oculta su deseo de participar en la gobernabilidad española Sus conversaciones con José Luis Rodríguez Zapatero van por ese camino. ¿Qué opina sobre la decisión de Maragall de destituir a los seis consejeros de ERC? -Ha hecho lo que era inevitable. Se ha resistido como gato panza arriba, pero al final no ha tenido más remedio que actuar. ¿Mantiene su propuesta de garantizar la estabilidad del Gobierno catalán? En ese caso, ¿hasta cuándo? -La mantengo. Hasta el referéndum del Estatuto, en lo que haga falta. A partir de ahí, simplemente para no entorpecer que el Gobierno gestione el día a día, pero con la condición de no plantear temas que por su envergadura hipotequen las decisiones de la futura legislatura. ¿Ese apoyo es extensivo al Gobierno de Zapatero? -Son cosas aparte. El Gobierno español no está ni en retirada ni en final de etapa. En Madrid, hay que discutir tema por tema, ley por ley, llegando a acuerdos siempre que se pueda. ¿Cree abierta la puerta a la sucesión de Maragall? -La fórmula Maragall ha fracasado. Los socialistas sabrán si merece la pena que los represente una persona que ha estropeado tantas cosas en tan poco tiempo. ¿El adelanto electoral era la única salida a la crisis? -En Cataluña hemos llegado a una situación de descalabro y de deterioro total que no se puede mantener y la única salida son elecciones, porque cuando las instituciones no pueden resolver las situaciones graves, hay que llamar a la gente, que hable, que opine y que conforme una nueva mayoría de gobierno. Creo que es la única salida MINISTROS EN MADRID Estamos dispuestos a implicarnos más a fondo que en el pasado en la gobernabilidad de España. Y además creo que es necesario SUCESIÓN DE MARAGALL La fórmula Maragall ha fracasado. Los socialistas sabrán si merece la pena que los represente una persona que ha estropeado tantas cosas en tan poco tiempo SÍ AL ESTATUTO Cualquier cosa que se acerque al no en el tema del Estatuto es llevar a Cataluña al precipicio. Pido que el enfado se exprese cuando haya elecciones OFERTA DE PACTO DEL PP Pasarán años hasta que haya un nuevo entendimiento con el PP. Tiene que cambiar mucho para que podamos entendernos plausible en una circunstancia así. ¿A quién beneficia este adelanto electoral? -A Cataluña básicamente, a la gente, porque quien más padece las consecuencias negativas de esta situación tan deteriorada que tenemos es precisamente la ciudadanía, en todos los sentidos. Por tanto, a quien beneficia, de entrada, es a Cataluña. A partir de ahí, quién vaya a salir beneficiado electoralmente ya se verá. Espero que la gente abra los ojos y CiU tenga un gran resultado. Por una razón muy sencilla. Aquí hay dos posibilidades: o se perpetúa esta situación esperpéntica del tripartito, o gobierna CiU. No creo que sea bueno para el futuro de Cataluña que haya más tripartito. ¿A quién culpa de esta situación, a Maragall o a Carod? -Desde un principio, ambos se han protegido, se han necesitado mutuamente. Los dirigentes de ERC, porque en el fondo sabían muy bien que Maragall dependía de ellos, por tanto con Maragall podían tener todo tipo de prebendas y todo tipo de actitudes de comprensión absoluta. Y Maragall, ha sido un presidente que no ha tenido ni autoridad ni liderazgo desde el principio. Ha sido en buena parte prisionero de su propia debilidad. Maragall perdió las elecciones, ha sido siempre muy débil y ERC se ha aprovechado de ello. Yo creo que Maragall ha dado alas a ERC para que votara no en el referéndum. Y eso ha llevado a esa situación de descalabro total. En los dos meses siguientes a los pactos hechos por CiU en La Moncloa con el presidente español José Luis Rodríguez Zapatero, Maragall se dedicó a menospreciar e incluso ridiculizarlos, y a justificar las posiciones dubitativas de ERC. Eso ha dado fuelle a esta formación. Quien siembra vientos recoge tempestades. -Todo ello afectará al voto en el referéndum. ¿Qué campaña hará CiU para evitar el voto de castigo y para que triunfe el sí -Una vez despejado el panorama electoral, y sabiendo que hay elecciones después del verano, la gente no tiene por qué pegarle una bofetada al Estatuto. Una cosa es el Estatuto, que representa el futuro de Cataluña, y otra el tripartito, que es el pasado. Para evitar el tripartito lo que hay que hacer es, cuando haya elecciones en otoño, castigarle. En cambio, en junio hay que apoyar el Estatuto, porque si no se apoya, cualquier cosa que no sea el sí es llevar a Cataluña al precipicio, hacia la nada, y eso sería un suicidio colectivo. Nosotros vamos a hacer una campaña sin complejos y sin matices a favor del sí con mayúsculas. Decir sí al Estatuto es decir sí a Cataluña. Vamos a apretar mucho el acelerador. ¿Ese mensaje lo entenderá la militancia de CDC? -Creo que sí. Si la gente, también la que vota CiU, sabe que podrá echar al tripartito justo después del verano, estoy convencido de que no mezclará eso con el Estatuto. ¿En esa campaña se mantendrá un pacto de no agresión con el PSC? -Queremos enfocar una campaña absolutamente en positivo. CiU ha estado desde el primer momento a favor de que se aprobara el Estatuto. Tanto es así que, estando en la oposición, hemos dicho que sí en Cataluña, liderándolo, y en Madrid, liderándolo. Y ahora diremos que sí en el referéndum, también liderándolo. No tiene sentido que, habiendo empezado la carrera, ahora nos cargáramos nosotros el Estatuto simplemente por poner obstáculos en el último momento. La campaña de CiU por el Estatuto no será una campaña de agresión a los otros partidos. Es una campaña de servicio a Cataluña y absolutamente positiva. Tendremos un buen Estatuto. No un Estatuto ideal, pero un buen Estatuto. ¿Por qué no consideró oportuno presentar una moción de censura? -Porque se podría interpretar como una forma de poner palos a las ruedas del propio referéndum. Y nosotros hemos luchado desde el principio para que el Estatuto vaya adelante. -En el supuesto de que ganara el no ¿qué escenario se abriría? Carod cree que se habría acabado la vía estatutaria y se tendría que seguir un proceso al estilo Ibarretxe. -Cualquier cosa que se acerque al no en el tema del Estatuto es llevar a Cataluña al precipicio. Así de claro. Eso significaría, primero, que nos quedamos con el Estatuto antiguo, el del 79, que todo el mundo, excepto el PP, ha dicho que no servía. Una caja de herramientas vieja y poco servible. Segundo, abortamos la posibilidad de aumentar el autogobierno y la financia-