Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 SÁBADO 13 5 2006 ABC Gente Mónica Bellucci tiñó de rojo París La actriz italiana está en su mejor momento. Con cinco películas pendientes de estreno se ha convertido en la nueva musa del rouge de Dior TEXTO: BEATRIZ CORTÁZAR FOTO: AP El nuevo álbum de Bruce Springsteen, We Shall Overcome. The Seeger Sessions acaba de conseguir el Disco de Oro en España, coincidiendo con el concierto que el artista estadounidense ofrece mañana en Badalona, donde las 9.663 entradas puestas a la venta para este concierto se agotaron en cuatro horas. go ha cambiado en el mundo de la publicidad. Algo desde que las grandes firmas han puesto su mirada en las actrices más consagradas, en mujeres de mediana edad que cuentan con suficiente currículum como para hablar y no parar durante el tiempo que haga falta. Los ejemplos están a la vista en cuanto uno se fija en las vallas publicitarias o las páginas de publicidad de la prensa. Sharon Stone, Catherine Zeta- Jones, Halle Berry, Charlize Theron... Mujeres de bandera, de caché millonario y muchas horas de vuelo entre bambalinas. Los publicistas se han percatado de que la sociedad es distinta. Las mujeres se fijan en las triunfadoras, en las independientes- -económicamente hablando- en las que saben luchar contra el tiempo sin caer en la trampa de los cirujanos plásticos más lanzados. Por eso en Christian Dior la elección de la musa que pondría carne al nuevo rouge labial tenía que tener esos ingredientes y suficiente reconocimiento mundial como para que las coreanas supieran de quién se trataba y las finlandesas se encapricharan con su carmín. La italiana Mónica Bellucci reunía esas condiciones y además se prestaba a una campaña de imagen que la reaviva como uno de los iconos más sensuales del siglo XXI. Su boca es simplemente perfecta y eso es de lo más complicado en plena era de rellenos, como el que se acaba de realizar Nicole Kidman, que a estas alturas Al dudo que Tom Cruise la reconociera por la calle. Pero esa es otra historia. La de Bellucci se vivió en la noche parisina cuando apareció envuelta en un vestido rojo de John Galliano, con capa y encajes, para el lanzamiento mundial del nuevo producto estrella de la firma. Mónica desfiló como una estrella, posó como una profesional y sonrió y besó sin que se le corriera el carmín. Casada con el actor y realizador francés Vincent Cassell, a quien conoció durante el rodaje de El apartamento por cuya interpretación ganó un premio César (el equivalente al Oscar en Francia) es madre de una niña de año y medio, y es capaz de compaginar su vida familiar con la profesional, puesto que acaba de regresar de Canadá, donde ha rodado una película. A la espera tiene cinco títulos pendientes de llegar a las salas de cine (entre ellos un filme sobre Napoleón) pero antes viajará a Cannes, donde formará parte del jurado. Con París cautivado por sus encantos, la italiana supo estar a la altura de las circunstancias. Presentó una noche teñida de rojo, que sencillamente embrujaba. Fue a los postres, con las burbujas del champán en las copas y los estómagos calientes, cuando los principales monumentos de la capital gala se iluminaron de rojo ofreciendo una estampa insólita. Ver la Torre Eiffel o el Arco del Triunfo de rojo es ver cómo una ciudad se rinde ante su dios, digo... Dior. La espectacular Mónica Bellucci es la nueva musa de Dior para su labial rojo