Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 13 5 2006 63 Toros EL APUNTE DE HUMBERTO PARRA El embajador de Francia en España, en una muestra del apoyo político del país vecino a la Fiesta, inauguró ayer en Madrid una fascinante exposición fotográfica sobre Castella El toreo francés hecho arte TEXTO: ROSARIO PÉREZ FOTO: BERNARD DELORT El segundo de Garcigrande fue un gran toro. De fijeza y prontitud. De enorme duración y entrega. De fenomenal juego dos zapatos bien armados- -tercero y cuarto- un sexto sin ninguna seriedad, un primero muy normal y un segundo engatillado y de juego fenomenal. Gran toro. De fijeza y prontitud. De enorme duración y entrega. Puestos a hacer de contables, sumaron el templado saludo de El Fandi a la verónica, dos puyazos- -medido, eso sí- un tercio de quites con tres intervenciones- -Fandila con una variada miscelánea de chicuelina, tafallera, medio farol, gaonera y revolera y otra centrada por chicuelinas; Castella por gaoneras de ay- el tercio de banderillas del atlético matador granadino- -ahí se dolió un tanto- -y una faena desigual, de subidas y bajadas, en la que siempre quiso todo por abajo. No es poco, y además con calidad y vibración, que cuando no le hicieron las cosas por abajo, como por el pitón derecho, se rebrincó. Y se sometió con menos gas a la zurda más serena de David Fandila El Fandi que mantuvo una tónica a años luz de la calidad del toro. Luego se lució en un par de ocasiones en la moviola- -clavó a toro pasado, casi desde la oreja- -y por los adentros con un colorado cuarto, recortado, bajo, con cara y sin fuelle. La mano se le fue a El Fandi a los infiernos con la espada. Confirmó El Capea con el lote más mansote de la tarde. Dio una imagen de acamperado oficio en la faena átona de ratificación del doctorado, rematada con una estocada por arriba ¡oh, noticia! Pero el sexto lo trajo aperreado con su descompuesta, pegajosa y rajada embestida. Y encima era una birria. Lo había recibido con una larga cambiada, que habrá que puntuar en su haber por apuntar algo. Y el espadazo primero en lo alto. Sebastián Castella se erigió en protagonista indiscutible de la tercera jornada isidril. Por la mañana, antes de presenciar su firme actuación en el albero venteño, el embajador de Francia en España, Claude Blanchemaison, inauguró en el Instituto Francés (Marqués de la Ensenada, 10) una exposición fotográfica dedicada al matador de Béziers. Fue una muestra del apoyo político a la Fiesta del país vecino, donde existe auténtica pasión por todo lo relacionado con la Tauromaquia según manifestó a ABC el autor de la colección, Bernard Delort. Ha sido todo un honor- -señala el artista- -que nuestro embajador haya presidido esta apertura. Además, le gustan mucho los toros y es seguidor de Castella. En mi país, en Nimes y Arles, por ejemplo, existe una afición desmedida. Acuden a las plazas políticos, intelectuales, futbolistas... Aunque la afición número uno es la de Las Ventas, la de Francia es muy sincera Delort reconoce que no es un entendido pero considera que el toreo es un arte que despierta sensibilidades muy especiales Mi misión- -continúa- -es recogerlas con mi cámara, escribir una historia mediante imágenes con las mínimas letras Y sus instantáneas, poesía desnuda de palabras, hablan por sí solas. Castella, ajustándose la castañeta con un fascinante juego de luces y sombras... Luces y sombras que esconden la dulzura y amargura del toreo, que, sin duda alguna, es un arte grande Su pieza estrella es una gigantesca fotografía- -cinco metros de alto y tres de ancho- en blanco y negro, en la que Sebastián Castella, de espaldas y frente a un espejo, se ajusta la castañeta en una habitación del hotel Colón de Sevilla. Sus medidas impresionaron a los asistentes a la exitosa inauguración de la muestra, que permanecerá abierta hasta el próximo 10 de junio. Este tamaño se debe a que la colección ha sido expuesta anteriormente en Las Ramblas de Béziers, donde fue contemplada por toda la gente que paseaba por allí- -explica Delort- La calle es la mejor galería, porque es una atrayente manera de acercar la Fiesta de los toros al pueblo Juego de luces y sombras El fotógrafo galo ha seguido a Castella por un sinfín de ruedos durante seis temporadas y, pese a no ser un especialista taurino, siento una curiosidad inmensa por este mundo, que da mucho juego A través de su objetivo, ha captado aquellos momentos íntimos del fotogénico torero antes de la corrida; su mirada, mitad angelical mitad pícara, en el patio de cuadrillas; los sueños y miedos de unos ojos fijos en el portón de chiqueros; lances y pases de todas las marcas; planos cortos de originales detalles ENTREBARRERAS Me he jugado la vida porque quiero mandar en la Fiesta R. P. MADRID. Ambicionaba la salida a hombros, pero no ha podido ser Otra vez la espada- -se lamentó Sebastián Castella- -me ha privado de ella El torero francés salió dispuesto a jugarme la vida, porque quiero mandar en la Fiesta, y quien no cruza la Puerta Grande de Madrid no manda sentenció. Respecto a su lote, comentó: El tercero tenía calidad; sin embargo, carecía de la fuerza necesaria, y no era fácil cortarle la oreja. El quinto desarrolló su guasita, pero yo Feria de Valladolid Jerez de la Frontera (Cádiz) Solitaria oreja para Joselillo J. LÓPEZ HERNANZ. El local Joselillo cortó la única oreja al quinto por un trasteo voluntarioso con pasajes de calidad. Estuvo por encima del soso segundo, aunque el fallo a espadas le privó de otro trofeo y saludó desde el tercio. El mejor toreo lo ejecutó el también vallisoletano Raúl Alonso en una artística faena realizada al buen cuarto que malogró con los aceros. Ante el blando primero sólo pudo dejar detalles de su clase, pero de nuevo estuvo mal con la espada (silencio y vuelta) Jesús Herrero corrió la mano con cierta templanza ante dos enemigos potables, aunque sin redondear (silencio en ambos) Los novillos de Collado Ruiz resultaron manejables. Ponce y Padilla triunfan ABC. Enrique Ponce y Juan José Padilla abrieron la puerta grande en la tercera corrida de la Feria de Jerez. Sin embargo, según informa mundotoro, fue un festejo de poca relevancia, en el que lo más importante fue la inteligente faena que Ponce planteó al cuarto. Por su parte, El Cid estuvo voluntarioso ante un lote que ofreció pocas opciones. Con casi lleno en los tendidos, se lidiaron toros de Juan Pedro Domecq, el cuarto como sobrero, aceptables de presencia y muy escasos de raza y de fuerza. Éste fue el balance de la terna: Enrique Ponce, silencio y dos orejas; Juan José Padilla, oreja tras aviso y oreja; El Cid, ovación y silencio. creo que he estado lo más firme posible, con valor para torear El Capea subrayó el respeto con el que la afición me ha tratado en el toro de la confirmación de alternativa He mostrado muchas ganas- -prosiguió- pero ese animal no ha repetido y el último ha sido incierto. Ojalá en mi próxima tarde me embista uno El Fandi destacó dos tandas por naturales con mi primero, que aunque al principio perdió el ritmo, por el izquierdo se templó luego y estuve muy a gusto con él