Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 S 6 LOS SÁBADOS DE Catedral de Lincoln. La negativa de Westminster a la película puso en el mapa este grandioso templo. Sobre el muro con arcos del fondo se reprodujo la tumba de Isaac Newton de lujo, pensión completa, una comida en el Ritz de París, visitas a las localizaciones y participación en un coloquio con un historiador cuesta entre 3.900 y 4.300 euros. La Línea Rosa El meridiano cero, la línea imaginaria que une los polos, pasa por Greenwich, al este de Londres, pero no siempre fue así. Ptolomeo, en el 150 d. C. lo situó en la isla de El Hierro, donde se mantuvo durante 1.700 años, aunque convivió con otros sistemas nacionales. En Francia pasaba desde 1667 por la capital, y uno de sus grandes defensores fue el astrónomo François Arago, director del Observatorio de París a principios del siglo XIX. En 1995, como homenaje a Arago, el artista holandés Jean Dibbets señaló este meridiano con 135 medallones de bronce incrustados en el suelo sobre la Línea Rosa que cita Dan Brown. Algunos de estos medallones han desaparecido en los últimos meses, sustraídos por los códigomaníacos Once se encuentran en el Louvre. Pero ninguno en Saint- Sulpice. Se trata de una de las falsedades que salpican desde la novela a esta espléndida iglesia, la segunda en tamaño de la ciudad después de Nôtre Dame, y que el padre Pirámide invertida del Louvre. El final de la búsqueda del Santo Grial bles turísticos franceses, británicos y escoceses se han asociado para promocionar el producto. Ellen McBreen, historiadora del arte y fundadora de la agencia Paris Muse, no se traga la mayor parte de las teorías del libro, pero plantea el recorrido como una exploración colectiva Hay gente que está empezando a venir al Louvre después de leer El Código... ¿Por qué no aprovechar este interés? Atracciones parisinas como los Jardines de las Tullerías, los Campos Elíseos, la iglesia de Saint- Sulpice o la Gare Saint- Lazare son explorados con otros ojos (por cierto, desde esta estación no se puede sacar un billete para Lille, como hacen los protagonistas de la historia; para eso tendrían que haber ido a la Gare du Nord- -en la edición francesa se cambia una estación por otra para que la contradicción no cante demasiado- Otras, como el Château de Villette- -residencia de Leigh Teabing en la novela- a 40 kilómetros de la capital, cerca de Versalles, han sido descubiertas por el gran público. Claro que no todo el mundo puede permitirse el lujo de alojarse aquí: el precio por persona de un paquete de cinco noches en habitación Roumanet intenta explicar a los visitantes, en persona o a través de un mensaje situado cerca de un misterioso obelisco: Al contrario de lo que se afirma en un best- seller esta iglesia no fue construida sobre un templo pagano. La línea metálica marcada en el suelo nunca fue conocida como la línea rosa Y las letras P y S que se aprecian en las vidrieras hacen referencia a los santos Pedro y Sulpicio, no al Priorato de Sión La línea- -que sí transcurre en sentido norte- sur, pero no sobre el meridiano- -es, en realidad, un gnomon, un instrumento astronómico instalado en 1743. A través de un orificio en la ventana situada en el lado sur entra un rayo de sol que incide sobre la línea a las doce en punto- -el mediodía se comunicaba a los parisinos con el tañido de las campanas- Pero también servía como calendario para mostrar los equinoccios: los dos días del año en que, por hallarse el sol sobre el ecuador, el día y la noche duran lo mismo en todos los lugares del mundo. Entonces, el rayo asciende por el obelisco, llega a la esfera dorada y hace brillar la cruz. Bajo el pilar donde Brown colocó una pista falsa sobre el Santo Grial, los sacerdotes (Pasa a la página siguiente) Castillo de Belvoir. Situado en las Midlands inglesas, sustituyó a Castelgandolfo en la versión cinematográfica. El nombre de esta fortaleza de la época normanda significa bella vista Burghley House. Una mansión inglesa con tablas en el cine. Sus últimos papeles Orgullo y prejuicio y El Código Da Vinci