Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 13 5 2006 35 Madrid El Tribunal Superior considera que se necesitan 74 nuevos juzgados para frenar el colapso de la Justicia Apenas medio centenar de vecinos boicotea el pregón de Miguel Bosé por San Isidro Las bocinas y gritos de los manifestantes impidieron que se escuchara casi toda su intervención los parquímetros, el Eje Prados- Recoletos y la M- 30 desagradaron a muchos madrileños y turistas que habían acudido a la Plaza de la Villa CRISTINA ALONSO MADRID. Parecía una tarde más de pregón en Madrid: niñas vestidas de chulapas; los niños, de manolos; muchas cámaras fotográficas; acentos de lo más variado y centenares de personas reunidas en la Plaza de la Villa, en torno a un balcón del que estaba a punto de aparecer Miguel Bosé para leer el pregón que marcaría el inicio de las fiestas de San Isidro. Minutos antes de que dieran las ocho de la tarde- -hora de lectura del pregón- en algunos puntos de la plaza, mientras los cabezudos amenizaban la espera, varias personas se repartían bocinas, banderas, silbatos y pancartas, en silencio, sin levantar sospechas. Sólo unas pegatinas amarillas con la leyenda Gallardón y sus amigos roban a los vecinos. ¡Rebélate! en el pecho de algunos permitía augurar el boicot que se avecinaba. A las ocho en punto, el autor de Amante bandido salió al balcón, en compañía del alcalde de Madrid. Justo en ese momento, las personas que habían ocultado las armas -apenas medio centenar- -levantaron los brazos, mostraron sus pancartas e hicieron sonar las bocinas. El saludo de Miguel Bosé al pueblo de Madrid apenas se oyó. b Las quejas sobre Los manifestantes fueron convocados a través de foros de internet seguidos de insultos y empujones. Mientras, Miguel Bosé forzaba la voz para que se le oyera lo mejor posible, y, aunque pidió por favor en varias ocasiones que le dejaran terminar, las bocinas no se acallaron más que para gritar el ya tradicional ¡Manos arriba, esto es un atraco! Que Madrid no cambie, que siga así, así de abierta, así de viva y así de imprevisible, como así de osada, de descarada y de golfa, de brillante y de chula Ésta fue una de las frases que compuso el discurso del cantante, visiblemente apenado por no poder ser escuchado. Ruiz- Gallardón y Trinidad Jiménez, ambos con semblante serio, seguían la escena a escasos centímetros de Bosé, en el balcón principal del Ayuntamiento. Gran parte de los manifestantes eran vecinos de los barrios afectados por la última ampliación del Servicio FOTOS: DANIEL G. LOPEZ Empujones e insultos El estruendo provocado por los manifestantes hacía inaudible las palabras del cantante, y las pancartas impedían la visión de grandes y pequeños, que querían ver a Bosé en carne y hueso. Este hecho enfureció a más de un asistente y provocó momentos de tensión, Miguel Bosé pidió por favor que le dejaran terminar la lectura de Estacionamiento Regulado (SER) aunque también había carteles que hacían referencia a las posibles talas de árboles del Eje Prados- Recoletos o a la M- 30. Durante la protesta, una joven, con pegatina amarilla de ¡Rebélate! en la solapa de su chaqueta y bocina en la mano, movía la cabeza con gesto de desaprobación: Estoy con ellos, yo también he venido a protestar, pero me parece fatal que no le dejen hablar, es una falta de respeto Gracias, Madrid, por abrir tus puertas; gracias por tu luz, por ser como sois, y gracias también a los que no han sabido callar fue la última frase del cantante. Una vez finalizado el pregón, la gente se dispersó, unos con gesto afligido, otros triunfantes. Ha sido una pena, le han estropeado a Miguel Bosé un momento irrepetible afirmaba una chulapa