Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional SÁBADO 13 5 2006 ABC CESARE MAZZOLARI Obispo de Rumbek (sur de Sudán) El integrismo islámico se ha apoderado del Gobierno sudanés El Sur tiene todas las riquezas, pero se las queda el Norte denuncia este obispo, responsable de la minoría católica de Sudán, perseguida por el Gobierno TEXTO JESÚS BASTANTE FOTO JULIÁN DE DOMINGO MADRID. El Gobierno del norte jamás admitirá la independencia del sur, porque aquí están todas las riquezas naturales, en especial el petróleo afirma rotundo Cesare Mazzolari, obispo de Rumbek, la capital del sur de Sudán. El prelado, quien ha visitado nuestro país invitado por la Fundación Ayuda Misionera en Sudán, denuncia la situación de este país del Cuerno de África, el más pobre del mundo según Naciones Unidas. ¿Cuál es la situación actual de Sudán? -La situación es mejor desde el 9 de enero de 2005, cuando se firmó la paz entre el norte y el sur después de casi 50 años de guerra civil, pero el camino está resultando muy lento, porque no todas las partes firmantes están respetando los acuerdos. ¿A qué se refiere? -El Gobierno islámico de Jartum (norte del país) no ha cumplido con lo firmado acerca del uso compartido de los recursos naturales, la energía y la economía. Los ministros del sur no tienen poder ni jurisdicción en la práctica, y el Gobierno continúa sin dar la ayuda técnica necesaria para la subsistencia de los pobres de Rumbek. El pacto no ha sido cumplido por el norte. El Gobierno de Jartum se ha opuesto a la celebración de un referéndum sobre la independencia o autonomía del sur respecto del norte, aunque eso forma parte de los acuerdos de paz. Ellos no quieren la independencia del sur, por- que toda la riqueza está allí. El norte es un enorme desierto, mientras que el sur es un jardín, con cantidad de recursos naturales como el mármol, el granito, el oro, el uranio y, por supuesto, el petróleo. ¿Cuáles son los principales problemas que azotan a Sudán? -De todo tipo. Según el informe de Naciones Unidas de 2006, Sudán es el país más pobre del mundo en todas las variables. En lo social, educativo o sanitario estamos bajo cero. Todo el país tiene un tremendo problema con el agua, y especialmente en el sur la gente no cuenta con medicinas ni acceso a la educación. Apenas el 4 por ciento de la población sabe leer y escribir. La mortalidad es tremendamente alta, sobre todo a causa de la malaria y la tuberculosis. ¿Cómo vive la población estos problemas? -Con una inmensa pobreza, y con mucha desconfianza, porque después del alto el fuego todos esperábamos que la situación del país mejorara, pero no está siendo así. Monseñor Mazzolari, durante su reciente estancia en Madrid ¿Cuál es la influencia del fundamentalismo islámico en el país? -Es la causa principal de la separación norte- sur. La influencia islámica es preponderante en el norte, mientras que el sur es fundamentalmente animista, aunque los cristianos somos una fuerte minoría. Tras la guerra, el fundamentalismo islámico se ha apoderado del Gobierno de Jartum, y pretende introducirse en el sur para destruir toda la labor que está realizando la Iglesia. La nueva Constitución consagra la libertad religiosa, y la libertad de la Iglesia católica para construir templos, para existir, pero esto no es así en la práctica. ¿Qué trabajo realiza la Iglesia en Sudán? -La Iglesia siempre ha trabajado por la educación, creando multitud de escuelas. Ahora, gracias a la generosidad de los españoles, estamos creando una escuela secundaria para chicas, algo histórico en un país como éste, donde las mujeres son vendidas por rebaños de animales cuando tienen doce o trece años. También hemos luchado contra el contrabando de esclavos, sobre todo de niños, durante la guerra. Estamos creando los futuros líderes de la nación. En cuanto a la sanidad, tenemos dispensarios en todas las misiones, curando la malaria, la tuberculosis y luchando contra la desnutrición que azota el país. Buscamos curar el cuerpo, y también dar la esperanza que trae consigo el Evangelio. -En un país fundamentalista, la situación de la mujer no es la mejor... -Para ellos, la mujer es un objeto de transacción, son tratadas como esclavas. Poco a pocos estamos colaborando para cambiar la situación, porque será la mujer la que cambie el Sudán. Son ellas la que han llevado la paz, y debemos luchar porque les sea reconocida la misma dignidad que a los hombres. Si las mujeres comienzan a ir a la escuela, como pretendemos, será un paso importantísimo. Y en esa tarea debemos volcar todas nuestras fuerzas. Después del alto el fuego todos esperábamos que la situación del país mejorara, pero no está siendo así