Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional LA OPOSICIÓN, CONTRA ALONSO SÁBADO 13 5 2006 ABC Rajoy alerta a su partido del peligro de dar una imagen de desunión CÁDIZ. Mariano Rajoy afirmó ayer que no EFE hay mejor sistema para no ganar elecciones, de cualquier tipo, que transmitir sensación de desunión a la gente El líder popular hizo esta reflexión ante la Junta Directiva de los populares andaluces (en la imagen) en la que habló de la importancia que las elecciones locales y autonómicas de 2007 tienen como proyección de futuro para el partido Tras recordar que el voto de Andalucía es y será decisivo para lo que pueda ser el PP a nivel de toda España en los próximos años también se refirió al caso Bono para advertir al Gobierno de que su partido no se va a olvidar del asunto por lo que seguirá reclamando que se asuman responsabilidades políticas por la enorme tropelía que se ha cometido El presidente del Congreso pasó del segundo aviso a la expulsión de Pujalte de manera automática. En las actas de la sesión no hay insulto ni imprecación alguna del diputado del PP a Marín, que se ha convertido en el primer responsable de las Cortes en expulsar a un parlamentario Menos cintura que un armario ÁNGEL COLLADO MADRID. Menos cintura que un armario Esa es la frase más grave que registran las actas del Congreso contra el presidente de la Cámara, Manuel Marín, en la movida sesión del Congreso del pasado jueves en que los diputados del Grupo Popular se emplearon a fondo- -a gritos- -para pedir la dimisión del ministro de Defensa, José Antonio Alonso, por la detención ilegal de los dos militantes del PP. Y la frase no se le atribuye al diputado que resultó expulsado, Vicente Martínez- Pujalte, sino a Manuel Atencia Robledo. No hay constancia de que el impulsivo diputado por Valencia dirigiera insulto alguno a Marín, lo que hubiera explicado la decisión del presidente de la Cámara. Pujalte se limitó a hablar en alto y sin parar, como es su costumbre. Las actas reflejan un automatismo entre el segundo aviso y la expulsión, que fue lo que desconcertó al partido de la oposición cuyos dirigentes empiezan a pensar que Marín estaba decidido desde el principio a tomar medidas drásticas. do en el abucheo y la gesticulación contra Alonso- ministro, que nos detienen pero la algarabía era la previsible en estos casos y no alcanzaba la virulencia de las registradas en episodios como el de Juan Guerra, el Gal, Filesa, Prestige o el no a la guerra cuando PSOE e IU llenaban las tribunas de artistas invitados para que interrumpieran los Plenos. Nada novedoso pues en los anales de la Cámara salvo la reacción de Marín. Félix Pons, Federico Trillo y Luisa Fernando Rudi habían pasado por peores tragos sin expulsar a nadie, ni siquiera cuando Luis Ramallo dirigía el grupo de diputados revoltosos del Grupo Popular o cuando la diputada socialista Ana Balletbó amagó con agredir a Rodrigo Rato en su escaño. Manuel Marín llevaba muchos años en el hiperburocratizado Parlamento europeo y las broncas de la Cámara Baja le descomponen. El resultado primero de los excesos de Martínez- Pujalte y la falta de flexibilidad del presidente del Congreso de los Diputados es, de momento, una propuesta de reprobación del presidente de las Cortes en la que el partido de la oposición le acusa de vulnerar la Constitución por la desproporcionalidad en el castigo a un parlamentario que se limitó, según el escrito del Partido Popular, a hacer comentarios en voz alta Pero mientras Marín anunciaba que hará una llamada a la mesura, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega acusaba al PP de denigrar la actividad política y alejar a los ciudadanos de sus representantes Más madera. El fiscal defiende la inocencia de los policías del caso Bono y mantiene que hubo agresión N. COLLI MADRID. La Fiscalía de Madrid mantiene su tesis sobre la inocencia de los tres policías condenados por la detención ilegal de dos militantes del PP en relación con el llamado caso Bono y en torno a ella giran los tres motivos en los que se basa el anuncio de recurso de casación que presentó ayer ante la Sección Decimosexta de la Audiencia Provincial. Uno de sus principales argumentos sigue sosteniendo la existencia de un intento de agresión al hoy ex ministro de Defensa. El borrador preparado por el fiscal del caso- -la decisión final sobre la interposición del recurso así como sobre los motivos en los que, en su caso, habría de basarse corresponde a la Fiscalía del Supremo- -sostiene que no se ha probado que los agentes co- La actuación de la Fiscalía 1) Las declaraciones de Cándido Conde- Pumpido. Aseguró desde el primer momento que la acusación contra los policías era el mundo al revés y adelantó que la Fiscalía les defendería. 2) Procedimiento abreviado. La Fiscalía solicitó el archivo de la causa abierta contra los agentes por la detención de los dos militantes del PP. 3) Juicio oral. El fiscal pidió la absolución. 4) Recurso. Pide que se anule la sentencia por aplicación indebida del Código Penal, error en la apreciación de la prueba y vulneración del artículo 24 de la Constitución. fuentes del Ministerio Público, la doctrina asimila el zarandeo al acometimiento es decir, al inicio de una acción que podría haber concluido en un delito de atentado contra la autoridad. Igual que con la detención ilegal, el fiscal rechaza que se produjeran los delitos de falsedad y coacciones. Sin mediar palabra Le llamo al orden por segunda vez. (Rumores. -El señor Martínez- Pujalte López: ¿No me va a detener? Le advierto que si tuviera que llamarle al orden por una tercera vez le invitaré a abandonar el hemiciclo. Quiero que lo tenga usted en cuenta. Así se relata el aviso de Marín y, sin mediar palabra alguna, se pasa al señor Pujalte, le llamo al orden por tercera vez. Abandone el hemiciclo. Y la bronca fue después a más. El diputado del PP se había destaca- metieran los delitos de detención ilegal, falsedad y coacciones por los que se les han impuesto penas que van desde los tres a los cinco años y medio de prisión. La Audiencia de Madrid condenó por detención ilegal al comisario Ruiz y al inspector- jefe Fernández porque, según afirma en la sentencia, detuvieron a los dos militantes populares sin pruebas de que hubieran agredido a Bono en la manifestación del 22 enero de 2005. La Sala señala que todos los testimonios que recogieron así como las imágenes que visionaron en comisaría sólo mostraban empujones y zarandeos propios de un tumulto, pero no agresión. En estas explicaciones se basa el fiscal para cuestionar la conclusión del Tribunal, pues, según han explicado