Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión SÁBADO 13 5 2006 ABC AD LIBITUM DESDE MI BUHARDILLA NI CERRADAS NI BLOQUEADAS UIENES pretendemos llegar a ser buenos ciudadanos, cabales y responsables, debemos ejercitarnos en la virtud del olvido. En España, la buena memoria es, además de una monumental grosería, un factor que convierte en imposible la convivencia. Los recuerdos nos permiten conocer el pasado de nuestros líderes y eso no está bien visto en una sociedad que, por permisiva, tiene que jugar al disimulo. Es más, cuando alguien siente la imperiosa necesidad de reconstruir el pasado y despertar la memoria histórica como convulsivamente le ocurre a José Luis Rodríguez Zapatero, lo que amenaza es el futuro. El español es, o puede ser, M. MARTÍN moderadamente imparFERRAND cial y sosegado en la contemplación del presente; pero, en lo que respecta a los hechos del pasado, reales o imaginados, la tendencia es usarlos como una maza con la que abrirle la cabeza al adversario. Un sistema electoral, tan indeseable como el nuestro, que se sostiene con la existencia de listas cerradas y bloqueadas, no es otra cosa que un incentivo a la desmemoria, al olvido. Protegidos en el lote partidista, sin diferencias notables entre colores e ideologías, pasan inadvertidos muchos personajillos que no soportarían el enfrentamiento con su propia biografía. La síntesis de las siglas esconde la escasez de muchos de cuantos integran los lotes, las listas, de los partidos y, de ese modo, lo que debiera ser representativo y parlamentario degenera en nóminas de afinidades provisionales y diálogos de besugos. La detención ilegal de dos militantes del PP- -el caso Bono- -es un suceso lamentable que habla de la irrespetuosa ligereza que, frente a las libertades individuales, exhibe el Gobierno Zapatero; pero, cuidado, hay reacciones que, por inadecuadas, tienden a justificar la acción que previamente las provoca. El hecho de que, en la Asamblea de Madrid, un lote de diputados del PP arme la tremolina y luzca unas esposas de juguete para demandar la dimisión del actual ministro de Defensa es algo bufo que, fuera de tiempo y lugar, sustituye con rebuznos lo que debieran ser argumentos y razones. Ni que decir tiene que la actitud- -curiosamente simultánea- -del diputado Vicente Martínez- Pujalte en el Congreso de los Diputados, merecedora de su expulsión del hemiciclo, forma parte del mismo fenómeno. No será así como, con personajillos emboscados en una lista cerrada, se consiga construir una democracia sólida que supere la parodia actual. Una bronca parlamentaria es algo tan serio como deseable si tiene enjundia y maneras, vivifica el sistema; pero estamos hablando de otra cosa, de los brincos y grititos de quienes difícilmente se harían notar por su talento. Mientras se mantenga el despropósito de las listas cerradas, será responsabilidad personal de los líderes el estar rodeados de estos risibles monstruitos. VARGAS LLOSA Y LAS VISITADORAS Q E sa, que desde ese día hasta me atrevo, de boca para fueL martes pasado, ni corta ni perezosa, me fui con ra, a quitarle el don a don Mario, aunque por dentro dos amigas al Paraninfo de la Universidad Libre ni puedo ni quiero escatimárselo. Soy de las que creen, de Bruselas, en una de cuyas aulas daba una concomo Machado, que nadie es más que nadie pero con ferencia mi admirado y querido Mario Vargas Llosa. ciertas personas muy altas se me derrumba el aforisLlegamos con media hora de adelanto para conseguir mo. un buen asiento, y les aseguro que no pecamos de excesiComo a Vargas Llosa lo conoce todo el mundo, explivamente precavidas. A las ocho, que es cuando comencaré ahora que en esta historia las visitadoras zaba el acto, la sala, gigantesca, estaba absolutafuimos mis dos amigas y moi même Les juro mente abarrotada. De gente joven y no tan joven. que mucho más decentes, pero no menos entuDe maestros y discípulos. De profesionales de siastas, que las de Pantaleón. En esta académica los distintos ramos. De belgas y españoles. De visita a nuestro ídolo, tenía yo que servirles de personas procedentes de toda Latinoamérica. palanca y hacerles el pequeño favor de presentárDe muchos hombres y un sinfín de mujeres. selo. Y sí que lo hice, pero con la torpeza que me Cuando hizo su entrada el escritor, el estruendo caracteriza en tales trances, a saber, con arrebade los aplausos debió de abrir un cráter en la luLAURA to y estorbándoles el identificarse o dirigirle, sina. CAMPMANY quiera, una pregunta o un elogio. De forma que a Presentaron a don Mario y habló don Mario. distancia, y como si él me estuviera oyendo, me van usEn un francés tan culto como espontáneo. Sobre la litetedes a permitir que repita la escena. Pero esta vez coratura y la vida. Sobre la importancia de la lengua. Somo Dios manda: Mario, te presento a Mónica García bre la construcción del pensamiento en torno a la palaSoriano, traductora, jurista y apasionada conocedora bra. Sobre la ficción literaria como placer. Y como ejerde tu obra y de tu vida, por las que se mueve como un cicio absoluto. Y como escape frente a un mundo imperpez en el agua. Mario, te presento a Carmen de Labra, fecto. Como crítica y protesta. Como instrumento del traductora, historiadora y persistente devoradora de la hombre para reinventar la realidad, y darle otra mediverdad de tus mentiras. da, y enjuiciarla y no absolverla. Como un delicioso peliDe este peruano que ha recorrido el mundo anotando gro. Como la más necesaria revolución. Como ese espeen su cuaderno hasta la última vibración de los más jo en el que un ser humano se mira en los otros a través recónditos diapasones del alma humana, ambas opide los tiempos, las razas, los países, las castas y las relinan, como yo, que tiene la sencillez y la grandeza del giones, para decir simplemente: ése también soy yo. genio. Que con su talento podría llenarse una catedral. Conocí a Vargas Llosa hace algo más de un año en Que su prosa es una guerra donde no acaba, sino empieuna cena que mis padres organizaron en casa para que za el mundo. Que cada esquina de sus páginas es un nosotros, los hijos, tuviéramos el honor de tratarle perparaíso. Que su literatura es una fiesta, y la del chivo te sonalmente. A él y a Patricia, su encantadora esposa. deja sin aliento. Y que ya va siendo hora de que el perfuTuvieron ellos la bondad de acudir a tan explícita enceme de Miraflores estremezca los Fiordos, y de que a este rrona, en la que cada cual puso su arte. El mío consistió divino escribidor aunque vista traje y corbata, le sobre todo en fingir que es posible conversar con un den, de una buena vez y antes de que se le quede definitimito y no atragantarte con el risotto Tan cálidos y vamente pequeño, ese Nobel que nunca le hizo falta. humanos se mostraron, hubo tal juventud sobre la me-