Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Espectáculos VIERNES 12 5 2006 ABC VIERNES DE ESTRENO Por su labor de promoción y difusión Alegó que eran demasiado íntimas La publicación Alfa y Omega medalla Lumière de cine La Fundación Lumière ha distinguido a la publicación católica Alfa y Omega por su labor de promoción y difusión de la cinematografía con la Medalla Lumière del Cine. Esta condecoración reconoce cada año a un medio de comunicación que destaca en el fomento del cine. El director de la publicación, Miguel Ángel Velasco, recogió anoche el galardón. Bergman quema 600 cartas de admiradores que se iban a editar El cineasta y dramaturgo sueco Ingmar Bergman ha quemado 600 cartas de oyentes de un programa de radio en respuesta a una pregunta suya sobre el origen de la música, que iban a ser recopiladas en un libro, porque consideró que eran demasiado íntimas informa Carmen Villar Mir. Alegó, además, que casi todas las misivas eran larguísimas y estaban mal escritas Estrellas de la línea No quiero ser como Beckham España, 2005, 90 minutos Director: Chema Rodríguez Intérpretes: No profesionales J. CORTIJO Estrellas de la línea un documental sobre el bello disfraz de lo decadente Ha conseguido premios y menciones en los festivales de Berlín y Málaga documental de Chema Rodríguez aborda el tema de la búsqueda de esperanza a través de un singular equipo de fútbol formado por prostitutas ANTONIO VILLARREAL MADRID. Aunque las líneas son tomadas siempre como indicio de separación entre dos terrenos o diferentes posicionamientos, el nuevo trabajo del documentalista Chema Rodríguez (Sevilla, 1967) muestra una línea que no divide, la misma que traza el ferrocarril a su paso por uno de los barrios más deprimidos de la ciudad de Guatemala, donde a ambos lados de la misma el panorama muestra con idéntica crudeza el descarnado presente y el incierto futuro de sus habitantes. Merecedor de galardones en los festivales de Berlín (segundo premio del público) y Málaga (mención especial del b El último l venidero Mundial germano está causando en el cine un efecto parecido al de la lluvia retozona y primaveral en el campo: como hongos brotan las películas con un balón debajo del brazo. Y de toda condición y ser: antropológicas, costumbristas, cacareadoras, globalizadoras... Por eso se agradece un filme futbolero en permanente fuera de juego y con naturaleza carrilera, aunque la comparación de hacer la banda aplicada a las prostitutas de La Línea (no de la Concepción, ojo) quizá no sea muy afortunada. Porque en este documental de Chema Rodríguez se habla de casi todo menos de balompié. Prácticamente, de cosas que hace mucho tiempo no tienen demasiada cabida en un estadio: amor a los colores, tolerancia, dignidad, respeto al rival... El pitido inicial ya nos coloca en tromba al ataque y, a la vez, a la defensiva: un puñado de prostitutas del arroyo más destartalado de Guatemala deciden hacerse oír y pedir la voz y la palabra de la forma más mediática posible: formando un equipo de fútbol. Las zancadillas, los patadones y los pundonores que derrochan estas estrellas son debida y consabidamente reflejados por la cámara cómplice de Rodríguez en los 90 minutos que dura el partido (también hay prórroga, pero no gol de oro, como mucho, balonazo de barro) El corazón se agazapa en un puño cuando escuchamos y contemplamos las pequeñas grandes tragedias de las mujeres (que llevan a gala el viejo dicho de jorobadas pero contentas así como del entrenador también estigmatizado socialmente, y de una hincha anciana que parece recién sacada de lo más profundo de Arturo Ripstein. Cara a cara con estos golpes francos directos también asoma una columna vertebral anecdótica y algo raquítica más propia de algún informe semanal. De todas formas, una victoria por la mínima que vuelve a demostrar que la prostitución, más que un caño, es un túnel pero sin salida. Al menos, con una sonrisa se arregla casi todo. Que se lo digan a Ronaldinho. E jurado) Estrellas de la línea narra el desarrollo de un proyecto encabezado por un grupo de prostitutas del barrio de La Línea. Con el objetivo de denunciar la situación marginal con que se ven obligadas a dirimir diariamente, estas mujeres deciden organizar un equipo de fútbol e inscribirse en un torneo local. En los suburbios de Guatemala El documental nos introduce en la vida de Valeria, Mercy o Vilma durante tres meses en los que la realidad de los suburbios de Guatemala es ofrecida sin censura o dulcificación alguna. A pesar de que el tema que se trata en la película puede llevar al espectador a pensar en la última película de León de Aranoa, la cinta, escrita y dirigida por Rodríguez, deja claro que ésta es una historia sobre la dignidad humana, contada con rigor, con humor, con amor, con ilusión y con fantasía. Porque las prostitutas no son princesas, pe- ro sí creen en los cuentos de hadas como asegura Tomás Cimadevilla, productor de la película. Uno de los mayores méritos del documental es, mediante un desarrollo vibrante de la historia narrado por las propias protagonistas, dar un enfoque emotivo sin caer en el truco de los falsos sentimentalismos, que suelen forzarse en toda historia que habla de un drama humano. Dentro del mundo de la prostitución hay violencia, hay muerte y enfermedad; sin embargo, en Estrellas de la línea también se nos revela el apasionante trasfondo humano de personas reales: cómo lavan los dientes a sus hijos, cómo es la relación con sus maridos o, lo que es más importante- -e hilo conductor del argumento- cómo aprenden a jugar al fútbol. En definitiva, no es sólo el drama de la prostitución en la ciudad de Guatemala lo que se está narrando, sino la riqueza de la vida que emana de la personalísima historia de las meretrices de La Línea. Estrellas de la Línea está ambientada en un barrio de Guatemala ABC