Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Espectáculos VIERNES 12 5 2006 ABC VIERNES DE ESTRENO (Viene de la página anterior) Lo que pasa es que nadie me había dado la oportunidad, no tenía el papel para mostrarlo. Cuando hice Desperado era una actriz que podía tomar personajes de cierta complejidad, pero nadie me los daba. ¿Qué factores tiene en cuenta cuando acepta hacer una película? -A veces me gusta pensar en las mujeres que de alguna manera influyeron en la vida de un hombre. Imagínese en la historia del mundo, en todas partes, las mujeres que ha habido sin proponérselo, detrás de las grandes cabezas, los grandes artistas, los grandes escritores. Y, en la mayoría de los casos, ellas ni siquiera saben cómo impactaron con su presencia. Yo he tenido suerte, porque cuando impacté en un hombre, me lo han dicho o me lo han hecho sentir. ¿Y los hombres influenciaron en su propia vida? -La influencia es mutua. Pero las mujeres somos más directas para aceptar la influencia de un hombre en nuestra vida. Inmediatamente lo notamos y lo decimos. Los actores Edward Norton (de 1999 a 2003) y Josh Lucas (entre 2003 y 2004) han sido las últimas influencias en su vida. Durante el rodaje de Pregúntale al viento en Suráfrica, también se habló de un romance con el protagonista, Colin Farrell. Y no se puede negar las fuertes escenas que les tocó filmar desnudos en la playa (en verdad fue a puerta cerrada en un complejo de Sin City, también en Suráfrica) pero el ambiente refleja la historia romántica que muchos prefieren imaginar en la realidad. ¿Es romántica? -Medio romántica. ¿Medio romántica? -Soy romántica y bastante sensible, pero cursi, no soy. ¿Colin Farrell es romántico? -Colin es increíble. Yo venía asustada, porque la gente dice que le gustan las fiestas. No sé antes ni después de la película. Durante el rodaje fue completamente profesional, con mucha pasión por el trabajo. Es el único actor que se sabía el guión de memoria cuando empezamos a rodar la película. Sus líneas y las mías. Ya había leído el libro original tres o cuatro veces. Si le pedía que me dijera la página 42, me la Colin Farrell y Salma Hayek vive una apasionada historia de amor en esta película ABC Pregúntale al viento Hermosa e incompleta reivindicación EE. UU. 2006 Director: Robert Towne Intérpretes: Colin Farrell, Salma Hayek, Donald Sutherland, Dame Eileen Atkins FEDERICO MARÍN BELLÓN rturo Bandini es uno de los mayores héroes literarios desconocidos. Con todo, no es la primera vez que encabeza una película el alter ego de John Fante, oscuro guionista de Hollywood y escritor maldito, como su descubridor, Bukowski, y en buena medida como Robert Towne, director de tan sólo cuatro películas y guionista de títulos tan dispares como Chinatown y Misión imposible El cineasta nos sorprende ahora con esta adaptación literaria y hermosa, roda- A da a la vieja usanza del Hollywood más glamouroso, pero a la que cabe achacar el limado de aristas, un afeitado tramposo que birla al espectador el gran espectáculo que sólo se intuye. Hasta el título se ha suavizado en España, donde el polvo de la novela es barrido por un viento menos ambiguo. En efecto, el viejo cineasta desnuda la novela de ese malditismo que la precede y termina por contar una historia de amor no tan marginal. No sería justo culpar al esta vez espléndido Colin Farrell de aligerar el lastre de perdedor que arrastra el personaje de Fante- Bandini, escritor de motel lleno de dudas en la ficción y náufrago absoluto fuera de los márgenes de una página, cronista y hasta protagonista de los años de la Depresión. Towne difumina sus delirios novelescos y resuelve sus problemas, no sólo pecuniarios, de un plumazo, convirtiendo al inadaptado social, incapaz de entender y menos aún de tratar a las mujeres, casi en un triunfador. Más responsabilidad arrastra Salma Hayek, no tanto por su generosa actuación como por lo que conlleva su propio estatus de estrella, que sin duda modifica el rumbo de la historia. Del resto del reparto, Donald Sutherland es una anécdota autocomplaciente, mientras que se desaprovecha al camarero Justin Kirk (lo conocerán bien los seguidores de la serie Angels in America de Mike Nichols) y las posibilidades de su equívoca relación con la actriz mexicana. No todo es negativo, por supuesto. Estamos hablando de una película superior a la media, con un aspecto magnífico, saludable, de cine de verdad, en la que incluso se reivindica, de pasada, otra figura en la sombra, la del periodista, escritor y editor H. L. Mencken, cuya influencia en gran parte de lo que hoy se escribe y publica algún día será reconocida. Por lo pronto, aunque sea por unas semanas, Towne rescata a un gigante como John Fante del pozo del olvido, con la ayuda del productor Tom Cruise, otro ciudadano enfermo cuyo talento sólo son capaces de ver los más listos y carentes de prejuicios. decía con su acento irlandés, rapidísimo. No se le entendía una palabra. -Tom Cruise también es el productor de la película. ¿La llamó? -Esta película me la ofrecieron hace ocho años y yo la rechacé. Me la volvió a ofrecer otro amigo en común con el director. Warren Beatty me llamó para ir a cenar con Annette (Bening) A Tom (Cruise) lo conozco bastante bien, pero como productor le dio completa libertad al director, Robert Tawne. Pregúntale al viento se desarrolla durante la era de la depresión de Los Ángeles, en los años 30. Cuenta la historia de amor entre dos inmigrantes que no logran cumplir el sueño americano. En la ficción, Salma se enamora de Colin Farrell, detrás de los personajes de una mesera mexicana y un arrogante escritor que ni siquiera sabe conquistar su propia máquina de escribir. Entre racismo, pobreza y sueños, la película intenta recordar la discriminación de la época en que uno de cada seis habitantes de Los Ángeles tenían sangre mexicana, una realidad que mantiene cierta vigencia. ¿Alguna vez se sintió discriminada en Hollywood por ser latina? -Muchas veces, sí, pero a otro nivel. ¿En qué sentido? No me pare- -Cuando exigen que ce que para cierta película una persona sea blan Frida me haya conver- ca. Caucasean como dicen acá. tido en ac- ¿Fue al principio triz. Yo ya lo de su carrera? -Todavía hoy me era antes siento discriminada. Les cuesta trabajo ver que al ser mexicana tengo acento. No asocian que una mexicana pueda aparecer como alguien poderoso en un personaje. Y eso lo veo como discriminación. ¿Nota hoy algún cambio? -Algo ha evolucionado. Antes era mucho peor. Hollywood tuvo una etapa donde traían muchas estrellas extranjeras, sobre todo en la época del cine mudo. Justo en los años 30, las mujeres empezaron a tomar mucha fuerza y las grandes protagonistas eran las mujeres, no importaba tanto el acento. Ahora, Hollywood es otro mundo. ¿Pensó en hacerse ciudadana americana? -Acabo de hacerme ciudadana americana. ¿Y conserva todavía la ciudadanía mexicana? -Claro. ¿Qué pasaporte va a mostrar cuando viaje a México? -La verdad, no lo sé. Supongo que usaré el mexicano. Llevo los dos juntos. ¿Dónde está la diferencia? -Me va a entender bien. La razón por la que me hice ciudadana americana, es porque puedo traer familiares. ¿Verdad? (Se ríe) Y además, puedo votar. Tengo ciertas posibilidades, pero es importante que pueda votar. -Cada persona tiene una definición diferente de la felicidad. ¿Cuál es su propia respuesta? -Dentro de la misma respuesta que le voy a dar está la respuesta. Para mí, un factor importante para la felicidad es el constante cambio. La constante evolución es la base para ser feliz. Mucha gente está contenta con la estabilidad y yo no. Pero igual soy muy feliz.