Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 12 5 2006 Cultura 55 Emmylou Harris y Mark Knopfler coinciden en que se escribe mejor música cuando se está deprimido Ambos cantantes presentaron ayer en Madrid su disco en común All the roadrunning b Harris y Knofler presentarán el disco en directo el 13 de junio en Barcelona: La música es un ciclo, y creo que éste no se cierra hasta que no la llevas a un escenario afirman PABLO CARRERO MADRID. Músicos de procedencias bien distantes aunque de obvias influencias comunes, el británico Mark Knopfler, cantante, guitarrista y compositor de los multivendedores Dire Straits y, en los últimos tiempos, responsable de una igualmente reconocida carrera en solitario, y la norteamericana Emmylou Harris, uno de los iconos de la música popular de su país, acaban de publicar All the roadrunning un disco en el que ambos se reparten los papeles protagonistas. La historia viene de bastante atrás, ya que se remonta a los días en los que, hace cerca de siete años, Knopfler preparaba la grabación de su álbum Sailing to Philadelphia Entonces le pidió a Emmylou su participación en dos de aquellos temas: Pensé que encajaban perfectamente con su voz- -recuerda el músico británico- pero cuando escuché el resultado me pareció mucho mejor aún de lo que había imaginado. La mezcla de nuestras dos voces era el inicio de algo nuevo, diferente a lo que cada uno éramos capaces de hacer cada uno por su lado Efectivamente- -apostilla Emmy- fue Mark quien me llamó para hacer esas canciones, y he de reconocer que se trató de una idea brillante La continuación de una historia que no ha llegado a plasmarse en la edición de un álbum completo hasta hace un par de semanas fue la colaboración de ambos artistas en la preparación de otro par de canciones para un homenaje al gran Hank Williams, uno de los padres de la música popular norteamericana. Para entonces, había material suficiente para completar un álbum entero Veteranos de la escena musical internacional, tanto Mark como Emmylou ven en la música que hay en este disco una forma apropiada para envejecer El country es una música sin edad; está ahí desde siempre, y sus artistas son jóvenes y viejos sin que eso sea demasiado importante... aunque lo cierto es que yo no diría que este es un disco de country. No nos gustan demasiado las etiquetas, porque al final no suelen reflejar la realidad de las cosas Otra cosa que no les gusta a ninguno es hacer cálculos sobre la respuesta del público a su trabajo: Nunca en mi vida he pensado en ese tipo de asuntos; eso es trabajo de la compañía de discos comenta Knopfler. Emmy se siente una privilegiada, ya que la verdad es que desde que empezamos en esto hemos tenido la suerte de hacer exactamente lo que queremos, quizá precisamente porque siempre lo hemos hecho, y eso hace que la gente nos valore desde ese punto de vista. No somos mercancía en manos de nadie, sino que hacemos lo que sentimos, lo que nos sale de forma natural Aunque hay generosas dosis de esperanza, en las letras del álbum predomina un cierto tono melancólico: Definitivamente, se escribe mejor material cuando uno está deprimido, y la verdad es que tenemos una edad en la que resulta fácil encontrar motivos para sentirse deprimido... es una especie de recurso para inspirarse Knofler y Harris, ayer en Madrid IGNACIO GIL LA COLECCIÓN DEFINITIVA Mañana, con ABC, la vigesimonovena entrega de la colección de música clásica de Deutsche Grammophon ofrece la Sinfonía Patética de Chaikovski, por 9,95 euros más Perfección singular... y pegadiza ANTONIO IGLESIAS En el primer capítulo del libro Chaikovski, un autorretrato de Alexandra Orlova, el maestro nos dice: Mi madre fue una mujer maravillosa e inteligente que amó a sus hijos con pasión Y Orlova nos aclara de inmediato: Las primeras impresiones musicales de Chaikovski se relacionan con el canto de su madre. Durante toda la vida recordaré su interpretación de El ruiseñor de Alyabiev, famosísima canción de su tiempo (1787- 1851) que entonaban aquellas divas La música de Chaikovski exige perfecciones singulares al ser traducida, precisamente porque desde la cuna siempre amó el canto, y no hay página suya que no quede en nuestras mentes como algo hasta pegadizo diciéndolo con una tan castiza denominación. Se advierte en los cuatro maravillosos tiempos de su Sinfonía patética, en si menor, opus 74 escrita en 1893, cúmulo de sensaciones tor- mentosas que conceden hasta un Allegro con grazia (segundo tiem- po) Shakespeare, sus textos, han sido por siempre fuente inspiradora para los músicos, y tal ocurre con la Obertura que el gran ruso escribe sobre su Romeo y Julieta trabajo realizado entre 1869 1870, en el que pudo existir una colaboración de Balakirev, dentro de la forma fantasía Chaikovski realizó sendas suites sinfónicas extraídas de sus co- rrespondientes ballets: El lago de los cis- nes La bella durmiente y Cascanueces destacan entre ellas. La primera, suponía la aventura que para el músico significaba, en 1877, escribir para la danza y, Marius Petipa (fabuloso coreógrafo) le ayudaría para una renovada versión una década después. Esta magnífica colaboración continuaría en 1889, con La bella durmiente siguiendo el famoso cuento de Perrault. Su éxito hizo que se encargara a nuestro músico la partitura de Cascanueces siempre en colaboración con Petita también ayudado por Lev Ivanov, siendo finalizada la obra en 1892. Las interpretaciones de este registro no pueden ser más convincentes: la Orquesta Filarmónica de Berlín, entre las más prestigiosas de toda Europa, bajo las batutas del gran violonchelista ruso y director, Mstislav Rostropovich, al lado de otro solista que, asimismo, alterna el podio directorial, el pianista Pletnev.