Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 12 5 2006 Madrid 41 Pagaba para que le hicieran las guardias A Noelia la conocía sólo de vista. Ella pagaba a un residente nuestro para que le hiciera las guardias en Neumología. De eso nos enteramos luego declaró ayer Nieves Guzmán, administrativo de la Clínica La Concepción. El comportamiento extraño y, a veces, contradictorio de la acusada no pasó desapercibido en la sala de vistas. Otra testigo indicaba: Yo la tuve de R- 1 primer año de residente en 2001. Era majísima y simpatiquísima. Pero los días antes a lo que ocurrió no nos daba los buenos días, se separaba de las doctoras. Estaba muy rara. Un cuarto de hora antes de los hechos, alguien dijo a Noelia y a otro enfermero: ¡Qué serios estáis, Salvador y Noelia! Le vio una mirada horrible. Por eso, cuando me montaba en el Metro o en el autobús, yo siempre me fijaba en las miradas de la gente San Fernando recuerda a la comerciante asesinada M. DÍAZ JULIÁN DE DOMINGO La emoción y la indignación presidieron ayer el recuerdo de cientos de vecinos de San Fernando a Antonia Navarrete, asesinada el lunes en su tienda de regalos. Sus allegados presidieron el reguero de conmocionados vecinos con una pancarta que exigía Justicia para Toñi También se reclamó más seguridad y la Unión de Policía Municipal acusó al Ayuntamiento de una actitud irresponsable en esta materia. Fuentes municipales insistieron en que la ratio policial de San Fernando es de las más altas de Madrid Cose a cuchilladas a su ex pareja y a su compañero, huye y le atropella un coche Los dos varones son los más graves por tener cortes más profundos b La cabina de teléfono también tenía sangre, en el auricular y el cable. No llegamos a ver el cuchillo, porque lo habían recogido ya y lo tenía la Policía Científica Noelia le dio una patada al cuchillo Las rondas de declaraciones de la Policía terminó con la de un agente de la Comisaría del distrito de Moncloa, uno de los primeros en llegar a la clínica tras los asesinatos. Me presenté allí un poco antes de las 14.30. A la doctora ya la habían reducido. Nosotros estábamos haciendo gestiones, intentando saber dónde estaba el cuchillo. El celador dijo que ella le había dado una patada al arma, y lo encontramos debajo de un armario, en la sala de al lado. Lo metimos en una bolsa de supermercado El celador José Raúl Tovar Casado fue uno de los que acorraló a Noelia. Iba con el brazo derecho pegado a la pared, para que no le viéramos la sangre ni el cuchillo. Le dijimos cuatro o cinco veces que lo soltara Hasta que lo hizo. Se quedó sin fuerzas, como un muñeco Pero con tres vidas arrebatadas bajo su bota. Presuntamente. El autor del ataque les esperaba y se abalanzó, primero, sobre el acompañante de su ex mujer, que recibió siete puñaladas, la más penetrante en el hemitórax M. J. ÁLVAREZ MADRID. Un nuevo episodio de violencia doméstica dejó ayer a tres personas heridas, dos de ellas muy graves, en el distrito de Barajas. Todo apunta a que fueron los celos el móvil de lo sucedido. Los hechos ocurrieron sobre las 19 horas en la calle de Ayerbe poco después de que una pareja, que había salido de trabajar de las inmediaciones, se encamina hacia el lugar en donde tenían aparcado su vehículo, una explanada junto al Campo de Deportes Nuestra Señora de la Soledad. De súbito, cuando iban a subirse al automóvil, se vieron sorprendidos por el ex compañero sentimental de la mujer, Luis José López Rico, de 33 años, que, presuntamente, les estaba esperando. Fuera de sí, se abalanzó sobre el hombre, Alberto María Piqueras, de 35, y le acuchilló repetidas ocasiones. Después, se dirigió a la mujer, María Moira Ramírez Orencio, de 31, quien, sin poder impedir el ataque, recibió multitud de puñaladas. Siete puñaladas cada uno Una vez consumada la agresión, huyó del lugar, autoagrediéndose, dejando tras de sí su rastro de sangre. En su huida desesperada emprendió rumbo hacia la M- 11, siendo atropellado por un automóvil. Las tres cuchilladas que se infligió eran penetrantes, una de ellas en el tórax, se encuentra muy grave, ya que, fruto del atropello, sufre posible fractura de cadera, traumatismo costal y contusiones varias. Ingresó en el Gregorio Marañón. Por su parte, Alberto recibió siete cuchi- lladas, la más grave de las cuales le afectó el hemitórax, a la altura de la escápula. Fue trasladado, intubado, hasta el Hospital Ramón y Cajal por una UVI- móvil del Samur. La mujer tuvo más suerte, y aunque fue alcanzada también en siete ocasiones, la mayoría de sus lesiones eran cortes en brazos y piernas, por haberse protegido. Fue evacuada hasta el Ramón y Cajal con pronóstico reservado, según fuentes de Emergencias Madrid. Los empleados del polideportivo fueron los primeros en acudir a prestar ayuda a la pareja, ante los gritos de ¡Socorro! que profería el compañero de la joven, con el que, al parecer mantenía una relación sentimental. Tenía toda la camisa ensangrentada, le sentamos y dimos toallas para que se taponara la herida del pecho. Mientras, otro hombre ayudaba a la mujer, sentada en el coche con la blusa manchada, presa de un ataque de nervios dijo un empleado.