Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 12 5 2006 Opinión 7 TRIBUNA ABIERTA POR ANDRÉS DE LA OLIVA SANTOS SENTENCIA DE LECTURA RECOMENDABLE ¿Es dura la condena del caso Bono Lo es, pero es la que resulta de aplicar serenamente una ley que nunca ha sido cuestionada por quienes ahora denuncian que la Audiencia Provincial ha incurrido en un exceso escandaloso A aún notoria sentencia de 8 de mayo de 2006, dictada por la Sección Decimosexta de la Audiencia Provincial de Madrid, que condena a tres funcionarios policiales (un comisario- jefe y dos inspectores- jefe, funcionarios de cierta categoría) a diversas penas por detención ilegal, falsedad documental y coacciones, presenta características muy destacables. En primer término, contiene una reconstrucción de los hechos probados excepcionalmente minuciosa y precisa, que manifiesta conocer a fondo los procedimientos policiales. Lógicamente, esa reconstrucción es posible gracias a una abundante prueba, sobre todo documental. En segundo lugar, la sentencia es sólida y enjundiosa en la fundamentación relativa a la detención ilegal. Contrariamente al dictamen editorial de algún medio de comunicación que blasona de independencia, la Audiencia no piensa que poner esposas o tomar huellas a unas personas sea esencial para considerar que esas personas están detenidas: está detenido, nos dice la sentencia, quien se encuentra privado, por más o menos tiempo, de su poder de decidir adónde va o dónde permanece. No hay detención material y detención formal la única dualidad aceptable y relevante es sólo ésta: libertad ambulatoria o falta de esa libertad. Y la puesta en libertad debidamente documentada, es incomprensible si quien la decide y firma no considera- -diga lo que diga después- -que ha habido una previa privación de libertad. En tercer lugar, la sentencia contiene valoraciones constitucionales y del desempeño de cargos públicos singularmente valiosas, no sólo por su intrínseco acierto, sino por su inmediata relación con las conductas delictivas. Se trata de una sentencia que alecciona sin moralina, sin dejar de ser una sentencia. Personalmente, comprendo a quienes se entristecen por la condena de los dos inspectores- jefe, pues piensan que su obediencia a las órdenes superiores era casi forzosa, y en cambio, la resistencia a esas órdenes, casi heroica (aunque hubo quien resistió y se vio muy perjudicado) No estoy seguro de compartir tanta tristeza, pero me parece reconfortante, en todo caso, que se alabe la profesionalidad y se limpie muy expresivamente el honor de quien no quiso detener a nadie sin indicios incriminatorios. Reconforta también que no queden impunes ni la coacción al desobediente enseguida represaliado ni la falsedad documental consistente en prefabricar un expediente policial, una vez destruido el genuino. L ¿Es dura la condena? Lo es, pero es la que resulta de aplicar serenamente una ley que nunca ha sido cuestionada por quienes ahora denuncian que la Audiencia Provincial ha incurrido en un exceso escandaloso. Escandaloso resulta, más bien, que esos denunciantes hayan defendido muchas veces, con razón, la especial gravedad de los delitos que pueden cometer quienes tienen confiada la protección de los ciudadanos ante la delincuencia. Escandaloso es tener que leer, como hecho probado, que, fracasada la identificación en serio de los ilegalmente detenidos, los ahora condenados tomaron como punto de partida la identificación facilitada por el antes aludido medio de comunicación. Y muy escandaloso ha sido que, en un caso tan claro como el que la sentencia revela con detalle, el Ministerio Fiscal no acusara. De nuevo, la vergüenza de una legislación penal con la que, al parecer, es casi imposible que, en el ejercicio de su principal función, los fiscales puedan delinquir. No me cansaré ni cansaré al lector hablando de responsabilidades políticas. Cuando un alto cargo, licenciado en Derecho, ofrece como argumento decisivo de su irresponsabilidad política el que su dimisión ya se ha pedido muchas veces, poco o nada se puede esperar: mejor dicho, con esa lógica lo que hay que esperar es esto: a más desafueros, menos probabilidades de dimisión. Y es que algunos han llegado al grado máximo de desahogada prepotencia, no utilizan otro procedimiento que el de las dobles medidas y no aplican otra legalidad que la ley del embudo Sólo así se explica que clamen contra las críticas al auto de procesamiento del 11- M, considerándolas subversivas del sistema y, a la vez, tergiversen y critiquen la sentencia del caso Bono Y eso que los autos de procesamiento, a cargo de un juez, exponen, sin previo juicio, indicios racionales de criminalidad mientras que las sentencias condenatorias, dictadas tras juicio por tres magistrados, determinan la certeza de unos hechos. Los hechos del caso Bono agredido sin agresión, son de gran interés, y la sentencia, dictada por tribunal ordinario, de mucha importancia. Y como, pese a la nula inclinación a dimitir, la responsabilidad política se decide, a la postre, por los electores bien informados, recomiendo vivamente la lectura directa y personal de la sentencia: la entenderá sin problemas (si acaso saltándose unos párrafos) cualquier ciudadano con sentido común y normal moralidad. Catedrático de Derecho Procesal. Universidad Complutense REVISTA DE PRENSA POR JUAN PEDRO QUIÑONERO ¿SALDRÁ ESPAÑA DEL EURO... Ante la cumbre UE- Iberoámérica, en Viena, España parece ausente como actor, abandonadaen apariencia su antigua ambición de intermediaria entre dos continentes, cuando los analistas financieros más solventes se preguntan si el gobierno de Zapatero se instala en la periferia de la zona euro. En Buenos Aires, La Nación destaca esta declaración de Barroso, presidente de la Comisión: Mercosur, víctima de la contaminación política En París, Le Monde subraya un análisis de Paoulo A. Paranagua afirmando que Iberoamérica está hoy desestabilizada por la polarización ideológica entre el centro- izquierda y el populismo encarnado con Hugo Chávez Paranagua denuncia las groserías de un personaje con el que Zapatero y Bono protagonizaron llamativos encuentros institucionales, a quien el Times de Londres trata de nuevo Rey de América, en una crónica de ironía sangrante. En Venezuela, El Universal presenta la cumbre euro- americana en estos términos: Una América latina convulsionada por divisiones y bloques regionales y disputas ideológicas. Y una UE en plena crisis de identidad Las crisis bilaterales barren en la prensa europea y americana. En Londres, Financial Times habla de un Evo Morales desafiante Y El Mundo mexicano añade: Bolivia acusa a España La Nación argentina recuerda que el conflictode las papelerasentre Argentina y Uruguay llega a Viena No es posible olvidar que en ese conflicto también hay en juego intereses españoles. En Chile, El Mercurio subraya que sigue latente la controversia entre Lula, Evo y Chávez Controversia que ha dinamitado el proceso de la integración americana, víctima de los enfrentamientos entre diversas familias de izquierda moderada, nacionalista, revolucionariao populista. Con muchopudor, en París, Le Figaro se pregunta cómo podrán avanzar, en ese marco, las negociaciones entre Europa y América La Nación afirma, en Buenos Aires, que Cataluña está a un paso de tener un nuevo Estatuto, muy polémico En Londres, Financial Times consagra a España una de sus influyentes columnas Lex, preguntándose si el escándalo filatélico no es otro síntoma de la degradación de la situación económica española, que está perdiendo competitividad. Financial Times afirma que el Gobierno español debe afrontar con urgencia importantes dilemas ya que, si no se toman medidas enérgicas, con rapidez, la eventual salida del euro empieza a parecer menos inconcebible