Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 11 5 2006 95 Ronaldo quiere a Del Bosque como futuro entrenador del Real Madrid, ya que su deseo es continuar en el club El Ibedrola desafía al campeón, el Alinghi en la primera regata del Acto 10 de la Copa Louis Vuitton ASÍ JUGÓ EL SEVILLA PALOP: notable. Poco trabajo, pero decisivo, sobre todo en un remate de Viduka con el 1- 0. Muy seguro. DANIEL ALVES: muy bien. Incansable por su banda. Dio el pase del primer tanto y atacó con tanta brillantez como defendió. JAVI NAVARRO: notable. Un par de despistes en la primera parte, pero ganó el duelo a Viduka en el cuerpo a cuerpo, por alto y por bajo. ESCUDÉ: notable. Parece que no está pero nadie pasó por sus dominios. Sobrio e inabordable. DAVID: notable. Una garantía tanto atrás como cuando se incorporó al ataque. JESÚS NAVAS: bien. Menos brillante que otras veces, siempre que tuvo el balón dejó muestras de calidad. Comenzó la jugada del segundo tanto. MARESCA: muy bien. Si había cumplido como medio centro, manejando el juego del equipo, explotó con sus dos tantos cuando adelantó su posición y jugó más cerca del área. MARTÍ: notable. Incansable, sin perder nunca la posición, tácticamente perfecto. ADRIANO: notable. Más activo en la primera parte, pero siempre en su papel de pedir el balón y jugarlo. LUIS FABIANO: notable. Un gran gol y presencia en todas las acciones de ataque en la primera mitad. SAVIOLA: bien. No entró mucho en juego y fue sustituido en el descanso. KANOUTÉ: notable. Aportó fuerza al equipo y se desenvolvió bien tanto en la media punta como arriba, con la oportunidad del cuarto tanto. RENATO: bien. Entró para apuntalar el centro del campo y cumplió. PUERTA: bien. El héroe de las semifinales tuvo su reconocimiento. contró Palop por la virtud que siempre tiene de estar bien colocado. Más madera. A falta de ideas, de estrategias de otro tipo, el futuro técnico de la selección inglesa mandó un cuarto delantero al campo para buscar la remontada por la tremenda. Juande, por el contrario, se dio cuenta de que precisamente lo que su equipo necesitaba en ese momento era pausa, control. Un jugador que asegurara la posesión del balón, un tanto perdida en los últimos minutos, y la entrada de Renato fue decisiva. Kanouté se colocó de referencia ofensiva, Maresca adelantó su posición hasta la media punta y desde esa zona el italiano, listo, intuitivo, jugador calidad, apuntilló el partido con tres acciones individuales. Marcó dos goles y tuvo participación directa en el cuarto. El primero lo materializó a bocajarro. El segundo, de un zurdazo desde fuera del área. Y suyo fue el disparo que rechazado por el portero inglés aprovechó Kanouté para cerrar la cuenta. La fiesta estaba servida. La Copa de la UEFA viaja a Sevilla. La final fue para el mejor. El resultado es, en esta ocasión, harto elocuente e inapelable. Ahora le toca al Barça. HASSELBAINK MARESCA VESTUARIOS Enzo Maresca Mediapunta del Sevilla El equipo ha hecho algo importante y tenemos que disfrutarlo. Es un día perfecto para el sevillismo. Esta afición y este club siempre me han dado confianza desde que llegué y por ello quiero disfrutar Juande Ramos Entrenador del Sevilla Hemos recogido los frutos del trabajo tan duro que hemos hecho y hemos seguido una filosofía que a la gente no le gustaba. Espero que ahora le guste José María del Nido Presidente del Sevilla Me siento el hombre más orgulloso del mundo. Hoy Sevilla es más grande. Este título es para toda Sevilla, para Andalucía y para España entera Javi Navarro Capitán del Sevilla Este es el partido más importante de mi vida. El equipo ha estado muy atento para no meterse atrás y restar opciones al Middlesbrough Fue incomparable. Jimmy sufrió un desastre. Enzo vivió el día de su vida. El eje del juego sevillista enseñó su bastón de mando Maresca, eficacia italiana, clase universal TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN No hubo color. Enzo Maresca (Pontecagnano, 10- 2- 80) fue el protagonista del cuarteto mortal, formado por Daniel Alves, Jesús Navas, Luis Fabiano y este centrocampista italiano que en el segundo tiempo, al contragolpe, se transformó en media punta y dibujó dos goles para la historia. Enfrente, Jimmy Floyd Hasselbaink (Surinam, 27- 3- 72) vivió el papel secundario del tridente del olvido, un desastre compartido con Viduka y Maccarone. Desasistidos por un equipo vulgar, que en la mili le declararían exento, el ex delantero del Atlético quiso dar juego cuando recibía los pases largos y se encontró con un Viduka nefasto y un Maccarone que salió a la desesperada y quiso sin poder. El fútbol fue sevillista. Nacía desde atrás, a los pies de Alves, que volvió a demostrar que es el mejor lateral derecho de la Liga española, el defensa que más juego ofensivo crea. Un fútbol que finalizaba en las botas de Navas, sensacional al contragolpe, y en las dos piernas de Luis Fabiano, un prodigio de recursos técnicos, pero que dirigía un italiano que es capaz de destruir, presionar, crear, serenar e incluso marcar goles decisivos en el día más grande de los 101 años de historia del equipo sevillista. Enzo vio, tocó y triunfó. Jugó en corto para asegurar la pelota, y en largo cuando las galopadas de Navas abrían el campo. Defendió con gallardía cuando los ingleses quisieron reaccionar, todavía con el 0- 1, a fuerza de palos. Y después, cuando Luis Fabiano se fue, ascendió metros en el campo y enseñó esa clase que tantas veces tiene que esconder, en beneficio del trabajo oscuro, y que anoche enseñó a raudales. El jugador clave de la temporada Sus dos goles fueron el premio a una campaña magnífica. A un año de trabajo estratégico, de contención y construcción, para que Kanouté, Luis Fabiano, Saviola y Renato se llevaran las flores a lo largo del curso. Anoche, en Eindhoven, las flores fueron para él. A los 26 años, después de jugar en el Juventus, ha encontrado el sitio donde rinde mejor. Fue elegido el mejor jugador de la final. Ha sido el mejor futbolista del torneo. Una de las claves de este salto de calidad de un equipo que, hace unos años, estaba hundido. Es el eje de este Sevilla histórico. EFE La afición sevillista no falló. Se citó en la plaza Mark de Eindhoven y desde allí fue al Philips Stadion, donde se dejaron la garganta y las lágrimas animan- Una afición con duende. do a los suyos. En Sevilla, unos diez mil seguidores celebraron el título en La Cartuja. Luego, toda la ciudad vibró hasta la madrugá junto a la Giralda, en la Plaza Virgen de Los Reyes (en la imagen)