Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional JUEVES 11 5 2006 ABC Hamás y Al Fatah sellan un alto el fuego mientras se quedan sin gasolina J. CIERCO JERUSALÉN. Los palestinos no podrán echar gasolina al alto el fuego sellado en la madrugada de ayer por Hamás y Al Fatah en Gaza por falta de combustible. El primer ministro, Ismail Haniyeh, y los líderes de Fatah en la Franja, lograron rebajar la tensión con un pacto de no agresión mutua y la prohibición de llevar armas en la calle para sus milicianos, en un intento desesperado por evitar un enfrentamiento civil que ya se había cobrado tres muertos y una veintena de heridos en los últimos días. Aquellos que, sin embargo, no estén dispuestos a respetar la ley y el orden, que brillan por su ausencia en Gaza y Cisjordania, no podrán alentar los fuegos con gasolina por la sencilla razón de que la empresa israelí que suministra desde hace más de una década los territorios ocupados palestinos ha decidido suspender sus envíos por el impago de las deudas acumuladas. Esto supone una vuelta de tuerca más a la grave situación humanitaria que intenta paliar sin demasiado ahínco el Cuarteto de Madrid (los ministros de Relaciones Exteriores de EE. UU. ONU, Unión Europea y Rusia) con la creación de un fondo especial que pagará durante tres meses a los funcionarios palestinos ¿a cuántos; cuándo; cómo? a través de la oficina del presidente Mahmud Abbas. Israel lo ha aceptado. Hamás frunce el ceño. Pero menos da una piedra o una cuenta bancaria sin fondos. GIORA EILAND Jefe del Consejo de Seguridad Nacional Israelí Irán no compartirá su capacidad nuclear con grupos terroristas Este general en la reserva del Tsahal se ha convertido en la voz más autorizada de la Inteligencia israelí. Mueve muchos hilos de la seguridad hebrea entre bastidores. Su diagnóstico, diáfano: recomienda la eutanasia para Irán y Hamás JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Irán y Hamás, Hamás e Irán, tanto monta monta tanto para el jefe del Consejo de Seguridad Nacional de Israel. El general en la reserva del Ejército hebreo, Giora Eiland, peso pesado en todos los aparatos de seguridad del Estado sionista, lo tiene claro: Irán y Hamás van de la mano porque uno y otro están dominados por una concepción fanática religiosa que apuesta por la eliminación de Israel En un encuentro ayer con un puñado de medios extranjeros, entre ellos ABC, en un hotel de Jerusalén, Giora Eiland ofreció con detalle, algo extraño en tan prudente contertulio, su particular diagnóstico sobre Oriente Próximo, centrado en los dos principales males a extirpar Irán y Hamás. Del régimen de los ayatolás dice que es peligroso no sólo para nosotros sino para el mundo libre y democrático por cuatro razones fundamentales. La primera, porque su odio a Israel y su apuesta por borrarnos del mapa radica en una creencia fanática religiosa La segunda, porque apuesta por exportar la revolución islámica a toda la región, a países que rodean a Israel. Es verdad que no ha tenido demasiado éxito hasta ahora para crear un segundo Irán en la zona, salvo la creciente influencia de Hizbolá en el Líbano La tercera, porque nos encontramos ante un Estado productor y exportador de terrorismo con conexiones probadas con grupos terroristas como Hizbolá y el Yihad Islámico, aunque no creo que, por ahora, comparta sus conocimientos nucleares con grupos terroristas internacionales Y la cuarta, por su apuesta nada disimulada por convertirse en una potencia nuclear Según Eiland, de esta forma, Irán es el único país del mundo que combina esos cuatro elementos tan peligrosos. Y aquí, en la cuestión nuclear, es donde la comunidad internacional debe unir sus esfuerzos para detener por la vía diplomática la estrategia iraní. Una prórroga diplomática, sin embargo, a la que se le acaba el tiempo. Quedan sólo unos meses tras los cuales se abrirán otras alternativas, quizás militares, sobre las que todavía no debemos discutir en público Mensaje este último dirigido al viceprimer ministro israelí, Simón Peres, quien el pasado lunes aseguró que todo aquel país que amenaza con destruir a otro puede ser a la vez destruido o borrado del mapa Eiland cree que si Irán logra desarrollar con éxito su programa, comenzará en todo Oriente Próximo una carrera nuclear de muy peligrosas consecuencias Además, cualquier conflicto que surja en la región, ya sea con o sin participación de Israel, será rehén de Teherán y de su capacidad nuclear lo que asimismo dará alas a la expansión del fundamentalismo en el mundo, una vez cumplido el desafío iraní a la comunidad internacional Difícil solución La eutanasia como recomendación que este particular galeno hebreo hace hacia el régimen de los ayatolás se repite en el caso de Hamás. Giora Eiland destaca que los islamistas palestinos deben reconocer a Israel, abandonar el terrorismo y aceptar los acuerdos del pasado. Sin esas tres exigencias que no son nuestras sino de la comunidad internacional, Hamás no se levantará del banquillo Para Eiland, la diferencia del conflicto entre israelíes y palestinos y otros que se dan en el mundo, es que éstos últimos pueden ser gestionados sin necesidad de resolverlos (Cachemira, los Altos del Golán, etcétera) mientras que el primero debe ser resuelto por la ocupación. No es Eiland demasiado optimista y no sólo por la llegada de Hamás al poder, con una filosofía idéntica a la de Irán sino porque las partes entran en disputa por el proceso en sí mismo, a la hora de enfocarlo, y las posiciones son inflexibles y porque también están enzarzados en disputas sobre la solución. Es verdad, palestinos e israelíes dicen estar de acuerdo en la solución de dos Estados pero cuando entran en los detalles, y en este conflicto los detalles son pilares que sostienen creencias religiosas, nacionalistas, territoriales, la salida del túnel se antoja muy lejana Nuestra posición es muy clara y así lo ha anunciado, incluso en campaña electoral, el primer ministro, Ehud Olmert: daremos unos meses a los palestinos para regresar a las negociaciones bilaterales, siempre y cuando aparten al Gobierno de Hamás, y si no lo hacen adoptaremos decisiones unilaterales para diseñar las nuevas fronteras de Israel y acabar el muro que nos separe a unos de otros explica el jefe del Consejo de Seguridad Nacional. Al final del camino, los israelíes estarán a un lado y los palestinos al otro Muchos creen que, a la postre, se trata de eso. Giora Eiland ABC Hombre influyente y experimentado J. C. JERUSALÉN. Tiene respuesta para casi todo. No podía ser de otro modo en un hombre que ha participado en guerras (en la del Yom Kippur; en la invasión del Líbano) que ha sido jefe de operaciones y de estrategia del Ejército; que ha supervisado la evacuación de Gaza; que mantiene estrechos contactos con los principales responsables de seguridad del mundo entero. Se las sabe casi todas, por no decir todas. Como debe ser en el jefe de un Consejo de Seguridad Nacional del que forman parte mandos del Ejército, diplomáticos, miembros de la Inteligencia, de la oficina del primer ministro... Pero hay dos cosas, sobre todo dos, que le preocupan mucho: cómo se va a pagar el Plan de Convergencia de Cisjordania y cómo reaccionará la comunidad internacional ante las nuevas fronteras unilaterales de Israel. Ahí le faltan palabras, y es que la situación es muy difícil.