Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Nacional VISITA DE LA PRESIDENTA DE CHILE A ESPAÑA JUEVES 11 5 2006 ABC MICHELLE BACHELET Presidenta de la República de Chile La memoria de miles de víctimas no admite punto final Michelle Bachelet, la primera mujer que preside Chile, cumple hoy 60 días de gobierno. Se encuentra en España, en visita de Estado, en el comienzo de una breve gira europea TEXTO: LIBIO PÉREZ CORRESPONSAL FOTO: DANIEL G. LÓPEZ SANTIAGO. Michelle Bachelet debutará en Viena en la cumbre de jefes de Estado y Gobierno de Europa e Iberoamérica, donde además de las reuniones plenarias tiene programadas quince reuniones bilaterales. En sus primeras ocho semanas como presidenta de Chile, Bachelet ha dado impulso a las medidas prometidas en su programa, pero la constatación de errores de identificación de cuerpos de detenidos desaparecidos repuso con fuerza en la agenda los problemas de violaciones a los derechos humanos ocurridos en la dictadura de Augusto Pinochet y heredados por los gobiernos democráticos. La propia presidenta (médico, de 53 años de edad y madre de tres hijos) fue víctima de la represión. Primero, su padre, el general de la Fuerza Aérea Alberto Bachelet, murió en prisión en 1974; más tarde, ella y su madre, Ángela Jeria, fueron secuestradas en una cárcel clandestina. De allí su fuerza para decir que la memoria de miles de víctimas no admite punto final pero también con realismo admite que la magnitud de la tragedia vivida por nuestro pueblo y los esfuerzos de los victimarios por impedir que se conociera la verdad explican estas dificultades que, probablemente, no será posible cerrar nunca -Han pasado casi ocho semanas desde que asumió el Gobierno y usted prometió realizar 36 medidas en sus primeros cien días. ¿Cuánto de eso ha cumplido? -Me parece que estamos cumpliendo exitosamente en pensiones, carabineros y en hospitales. Comenzamos a trabajar en estas metas desde el primer día en que asumí el gobierno, y en este momento todas esas medidas, por cierto, con diversos grados de avance, ya están en marcha, y algunas ya están funcionando. Nos queda la mitad del plazo que nos dimos y no tengo dudas de que lo lograremos. Después, seguiremos trabajando aún más, porque todavía queda mucho por hacer para lograr en 2010 un país cada día más inclusivo, más integrado. -Sin duda, los problemas pendientes de derechos humanos no estaban en su agenda para estas primeras semanas. Cada gobierno de la Concertación ha intentado cerrar este capí- tulo, pero los desaparecidos se resisten a desaparecer. ¿Por qué sucede en Chile que cada cierto tiempo las violaciones a los derechos humanos cometidas en la dictadura vuelven a ocupar la agenda? ¿Las familias de las víctimas tienen alguna esperanza de conocer la verdad y tener justicia? -Es un tema que nos duele mucho y en el que muchos fuimos brutalmente involucrados. La magnitud de la tragedia vivida por nuestro pueblo y los esfuerzos de los victimarios por impedir que se conociera la verdad explican estas dificultades que, probablemente, no será posible cerrar nunca. Pero ya lo hemos planteado y lo volveremos a repetir las veces que sea necesario: la memoria de miles de víctimas no admite punto final. Vamos a seguir haciendo todos los esfuerzos posibles para que prevalezca la verdad y se haga justicia y, por supuesto, para que lo que pasó en Chile no se repita nunca más. -Chile y España tienen una fuerte influencia en la Cumbre Iberoamericana, la única instancia multilateral del continente donde participa Cuba. ¿Cree que es un instrumento válido para hacer frente a eventuales crisis? -La Cumbre Iberoamericana es un foro de encuentro, diálogo y cooperación donde la democracia, el desarrollo, la Bachelet se entrevistó ayer con Rajoy en el Palacio de El Pardo integración y los derechos humanos han estado siempre presentes. Estos también son temas centrales en la agenda de mi Gobierno. En esa medida, también podría jugar algún papel en eventuales crisis futuras, pero creo que más bien ese papel está reservado para organismos regionales más cercanos, como la OEA. Sin embargo, me parece muy importante que la Cumbre Iberoamericana sea observador en la ONU. -Endesa Chile- -controlada por capital español- -y la chilena Colbún se han aliado para construir una gran hidroeléctrica en el extremo sur de Chile, que genera resistencia en determinados sectores. ¿Ésta es la única alternativa para resolver la necesidad energética de Chile? ¿Está prevista la opción de la energía nuclear? -El nivel y el ritmo de desarrollo que está alcanzando Chile demandan, entre otras cosas, crecientes suministros de energía, con el agravante de que el país posee escasas reservas de fuentes de energía. Para paliar este déficit hemos buscado alternativas de abastecimiento que no han solucionado totalmente el problema. Una buena noticia la dio recientemente la Empresa Nacional del Petróleo, que en tareas de exploración encontró reservas explotables de gas en Tierra del Fuego. En cuanto al proyecto de Endesa, o de cualquier otra empresa, porque actualmente en el país se están realizando varios otros estudios energéticos, deberá presentarlo ante las instancias correspondientes y cumplir con todos los requisitos que la normativa imponga. En ese proceso, todos los actores relevantes, incluida la comunidad, podrán presentar sus puntos de vista, los que serán escuchados porque todos los chilenos tenemos el derecho y la necesidad de informarnos y asegurar un desarrollo sustentable. En cuanto a la energía nuclear, no es una alternativa que el Gobierno esté considerando. -Los gobiernos de Bolivia, Venezuela, Brasil y Argentina han trabajado en la perspectiva de una alianza que permita una mayor integración energética. ¿Por qué Chile está distante de esas iniciativas? -Chile impulsa desde el año pasado iniciativas de integración energética con nuestros vecinos y hemos participado activamente en diversas instancias de discusión. Por lo tanto, no puede decirse que hemos tomado distancia de este tema. En cuanto al proyecto del Gasoducto del Sur que impulsan Argentina, Brasil y Venezuela- -todos productores de petróleo y de gas- al que ahora se está sumando Bolivia, es una iniciativa que por el momento está en proceso de desarrollo por parte de sus impulsores, quienes han señalado que otros países, entre ellos Chile, serán invitados a participar en el proyecto. En cualquier caso, serían los agentes privados quienes deberían, en su momento y si les parece adecuado y conveniente, formar parte de esa eventual red de transacciones. Zapatero y la presidenta chilena ratifican su asociación estratégica para fortalecer la democracia M. M. MADRID. José Luis Rodríguez Zapatero rubricó ayer en La Moncloa con la presidenta chilena, Michele Bachelet, un acuerdo de asociación estratégica que implicará, según el jefe del Ejecutivo español, el máximo compromiso en las relaciones bilaterales y la consideración de Chile como un aliado preferente en las relaciones económicas, sociales y culturales porque somos algo más que países hermanos Bachelet, que resaltó su afinidad política con Zapatero y respaldó su alianza de civilizaciones expresó su compromiso de contribuir a la globalización fortalecer el multilateralismo, cultivar la tolerancia y no demonizar a países como Bolivia, Venezuela o Cuba. Zapatero resaltó que los empresarios españoles están muy a gusto en Chile, un país serio y emplazó a Bachelet a fortalecer la democracia y reducir las desigualdades sociales