Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional TORMENTA POLÍTICA POR EL ESTATUTO CATALÁN JUEVES 11 5 2006 ABC El PSC da por hecho que Maragall anunciará hoy la ruptura con ERC El PSOE presiona para que no se eche a los republicanos de forma traumática quieren ganar tiempo para estudiar el posible relevo de Maragall como candidato a la presidencia de la Generalitat MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, ha citado a los socios del tripartito para abordar oficialmente la convocatoria del referéndum sobre el Estatuto, pero todo apunta a que también les comunicará su intención de adelantar las elecciones autonómicas, previa salida de ERC del Ejecutivo autonómico. Maragall se reunirá por la mañana a diferentes horas con el presidente de ICV, Joan Saura; con el presidente de ERC, Josep Lluís Carod- Rovira, y la vicepresidenta del PSC, Manuela de Madre. Por la tarde, se entrevistará con el líder de CiU, Artur Mas. Fuentes socialistas dan casi por seguro que, tras la aprobación del Estatuto en el Senado- -con la abstención de ERC- Maragall convocará elecciones, pero la gran incógnita es la forma en que los republicanos abandonarán la Generalitat. Como se sabe, tanto Maragall como Carod desean una ruptura pactada para poder reeditar el tripartito tras las elecciones, que probablemente se celebrarían en octubre. El PSC asume también que se debe poner fin a la agonía del Ejecutivo autonómico, pero son partidarios de que el president demuestre su autoridad y anuncie la destitución de los consejeros republicanos. La postura de los socialistas catalanes es aislar el referéndum de la gestión del Gobierno apuntaba ayer un alto dirigente del PSC, insistiendo así en la idea de que Maragall no puede afrontar una consulta con un equipo de gobierno dividido y con consejeros b Los socialistas catalanes independentistas que, en cualquier momento- -a la experiencia se remite- -pueden poner en peligro el triunfo del sí con declaraciones contrarias al Estatuto. Fórmula de ruptura aparte, el ambiente en los seis departamentos gobernados por ERC era ayer de despedida. Por la puerta grande Sin embargo, un importante sector del PSOE es partidario de que esa salida de ERC de la Generalitat se haga de la forma menos traumática posible, es decir, que se visualice que son los republicanos los que se van voluntariamen- te por la puerta grande Los socialistas son conscientes de que José Luis Rodríguez Zapatero debe agotar la legislatura y necesita mantener a ERC como aliada en el Congreso, por lo que no quiere cerrarse puertas innecesariamente. El PSOE, por tanto, pide contención frente a un Maragall con excesivas prisas. El presidente del PSC quería anunciar el avance electoral el pasado lunes, tras la ejecutiva de su partido, para abreviar el debate sobre su sucesión. Ese intento fue frenado por el primer secretario, José Montilla, quien comparte con el PSOE la necesidad de que en la próxima contienda electoral el PSC presente un nuevo candidato. El anuncio de ese relevo podría producirse después del referéndum. De la posible reedición del tripartito habló ayer Manuela de Madre. La vicepresidenta del PSC reconoció la posibilidad de que se reedite el tripartito catalán después de las elecciones, quizá más por la voluntad y el anhelo de los partidos de izquierdas de Cataluña, y en especial del mayoritario, el PSC Cuando apostamos por el Pacto del Tinell lo hacíamos como una apuesta de futuro aseguró De Madre, quien no obstante añadió que un segundo gobierno tripartito sería una experiencia complicada como también lo está siendo el primero. Por su parte, Carod insistió en la necesidad de que la salida de los consejeros republicanos se haga de forma pactada e hizo la siguiente advertencia a PSC e ICV: Si Esquerra no es válida para estar en el Gobierno- -de Cataluña- -ahora, ¿por qué iba a serlo dentro de unos meses? De Madre, Maragall, Zapatero, Mas y Saura celebran en el Senado la aprobación del nuevo estatuto catalán JULIÁN DE DOMINGO El Senado aprueba el texto en su último trámite parlamentario por sólo tres votos de diferencia J. L. LORENTE MADRID. El Pleno del Senado dio ayer luz verde definitiva a la reforma estatutaria catalana tras un último trámite parlamentario en el que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, sí salió a defender el proyecto, algo que no hizo en el debate final en el Congreso por no enfrentarse al líder de la oposición, Mariano Rajoy. El Senado no ha introducido enmiendas y, por lo tanto, no volverá al Congreso. De esta forma, el nuevo Estatuto queda listo para el referéndum, previsto para el 18 de junio. La sesión de ayer en el Pleno de la Cámara Alta se cerró con una ajustada votación, en la que al PP sólo le faltó tres noes para tumbar el proyecto. Las direcciones de los grupos llevaban días esforzándose para que no faltase ningún parlamentario. El resultado final fue de 128 senadores a favor (los de PSOE, CiU, PSC, IC, PNV, CC, IU y BNG) 125 en contra (PP) y seis abstenciones (ERC, PAR y EA) Es decir, el Estatuto fue aprobado por escasas décimas más del 50 por ciento de los escaños del Senado. Ese dato sirvió al principal grupo de la Cámara Alta- -el popular- -para descalificar el proyecto. Durante el debate, el portavoz del PP en el Senado, Pío García- Escudero, se encargó de recordar a Zapatero las palabras que el jefe del Ejecutivo empleó en el Congreso para rechazar el plan Ibarretxe. No se puede construir un orden político con el 51 por ciento de los votos sostuvo Zapatero el 1 de febrero de 2005. El presidente del Gobierno, que pidió la palabra cuando terminaron las intervenciones de los grupos parlamentarios y justo antes de la votación, se defendió de las críticas del PP con el argumento de que el nuevo Estatuto cumple plenamente las reglas establecidas en la Constitución y, por ello, es profundamente democrático Antes de tomar la palabra en el Salón de Plenos del Senado, Zapatero estuvo reunido durante casi una hora con el presidente de la Generalitat, Pas- qual Maragall, sin que ninguno de ellos revelara después nada sobre el futuro del tripartito. Ya en el hemiciclo, el jefe del Ejecutivo concluyó su intervención apelando a todos los partidos a respetarse en la campaña del referéndum y trabajar desde el día siguiente conjuntamente por Cataluña y por España. Las palabras de Zapatero tuvieron especial calado en medio de los rumores sobre el posible cese inminente de los consejeros de ERC tras su decisión de pedir el no en la consulta popular. Precisamente, el presidente del Gobierno manifestó ante los reproches de ERC que no se trata de un Estatuto rebajado sino acordado entre los partidos, y vaticinó que alguna fuerza política que no ha dado su apoyo al texto- -en referencia a los independentistas catalanes- -exigirá en el futuro que se cumpla la reforma estatutaria.