Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 10 5 2006 Sociedad 53 Ocho de cada diez españoles creen que aumenta el vandalismo y el acoso Consideran responsables de estos actos a los jóvenes de entre 14 y 17 años el abuso de drogas, la falta de modelos positivos, el alcohol o el aumento de un ocio violento son el origen de los comportamientos antisociales R. B. MADRID. Las secciones de sucesos de periódicos, radios y televisiones recogen cada día noticias de altercados, desórdenes públicos o actos violentos que, aunque no alcanzan el estatus de crimen o delito, preocupan cada vez más. Ocho de cada diez españoles consideran que los comportamientos antisociales, como el vandalismo, la falta de respeto, las conductas intimidatorias (sobre todo en la escuela) o el botellón son un problema en aumento. Unos datos aportados por el primer estudio sobre Comportamiento antisocial en Europa encargado por la compañía de seguridad ADT, que pone de manifiesto que el 90 por ciento de los españoles consideran que en nuestro país la lacra antisocial hace estragos. Una opinión que, por otra parte, tienen de sí mismos todos los países participantes en el estudio. Así, para los europeos España es, poco más o menos, un lugar idílico (y eso sin tener en cuenta lo del sol y las playas) ya que consideran que después de Holanda es el país con menos problemas de violencia o comportamiento antisocial. Los farolillos rojos: Francia y Reino Unido. A pesar de que hay consenso a la hora de señalar el auge del vandalismo como lo más preocupante, si se tiene en cuenta la edad, los españoles de entre 16 y 24 años consideran que la intimidación (el acoso o bullyng) es el segundo gran problema, mientras que para los mayores de 45 lo es el hecho de que se beba en la calle, los famosos botellones En lo que se refiere a los problemas que provocan estos comportamientos se señala la falta de disciplina b La falta de disciplina, Los matrimonios españoles son los más duraderos de toda Europa b El Informe de Evolución de la Familia en Europa 2006 muestra cómo aumentan los divorcios y los abortos en la UE y descienden los matrimonios y la natalidad ABC MADRID. Los matrimonios españoles son los que más duran de la Unión Europea, con 13,8 años de media, según el Informe de Evolución de la Familia en Europa 2006 presentado ayer por la presidenta de la Red Europea del Instituto de Política Familiar (IPF) Lola Velarde, en el Parlamento Europeo. En el informe se incluyen los datos más significativos sobre las tendencias de la familia en la comunidad Europea, y las cifras reflejan una transformación notable. Aunque España es el país con los matrimonios más duraderos, los divorcios han aumentado un 59 en los últimos diez años; en este apartado sólo se encuentran por encima Portugal e Italia. En el conjunto de la Unión, el incremento ha sido del 50 Además de divorciarse más, los europeos se casan cada vez menos (los matrimonios se han reducido un 23,5 por ciento entre 1980 y 2004) y más tarde (los varones a los 30 años y las mujeres a los 27,7) con lo que los hijos tardan más en llegar. Las mujeres españolas, líderes comunitarias en la materia, son las que más esperan para ser madres, con una media de 30,8 años para el primer hijo. Jóvenes durante un botellón celebrado en la ciudad de Valencia en casa o en la escuela, seguido del abuso de drogas, la falta de modelos positivos, el alcohol y la proliferación de modos de entretenimientos violentos o agresivos. EDUARDO MANZANA Responsabilidad de los padres España es el país que menos importancia da al desempleo como causa de comportamientos antisociales, frente a los alemanes que creen que es un factor clave. Para los franceses, son las situaciones de tensión sociocultural y étnica el segundo factor más destacado por detrás de la falta de disciplina, mientras que Reino Unido considera que el alcohol es el origen de las actitudes violentas. Los lugares en que los ciudadanos temen situaciones de violencia o comportamiento antisocial también varían de un país a otro. Así, italianos y franceses temen la violencia cerca de sus casas; españoles e ingleses creen que se concentra en discotecas y pubs; los holandeses, en los centros comerciales, y los alemanes, en terminales de transporte. Eso sí, existe una percepción generalizada en toda Europa de que son los jóvenes menores de 25 años los culpables de estas situaciones. En España, el 43 por ciento relaciona las actitudes antisociales con los chavales de entre 14 y 17 años. Pero ¿quiénes son los responsables? Los europeos lo tienen claro: los padres. Una opinión compartida por el 82 por ciento de los españoles que también piden cuentas a la policía, a los colegios y a los responsables políticos. Ahora bien, ¿cuál es la actitud de los ciudadanos frente a estas conductas? La indiferencia: la mayoría de los europeos no se atrevería a llamar la atención a un grupo de chicos de 14 años que estuvieran destrozando una parada de autobús. Tan sólo uno de cada diez españoles tiene claro que sí les diría algo. Menos nacimientos Las tasas de natalidad, por el contrario, han seguido una trayectoria descendente, con un 15,3 menos de nacimientos en los últimos 25 años. En este apartado, España ocupa la segunda posición por la cola, con 1,32 hijos por mujer, muy lejos de los 2,3 necesarios para que la población se mantenga. El único aumento producido en la natalidad se reduce a los nacimientos fuera del matrimonio, que en 25 años ha pasado del 9,6 al 32,8 Frente al descenso de la natalidad, el número de abortos se ha incrementado: uno de cada seis embarazos no llega a su fin en la UE. En lo que a número de interrupciones del embarazo se refiere, España también ocupa los puestos de cabeza. Con casi 80.000 abortos anuales, lo que supone un incremento del 75 respecto a las cifras de hace diez años, nuestro país se coloca en quinto lugar por detrás de Francia, Reino Unido, Italia y Alemania. Para solucionar la situación que refleja el informe, en su presentación de ayer ante los parlamentarios europeos, el IPF abogó por el desarrollo de una política familiar integral a nivel comunitario. El consumo de alcohol entre los jóvenes crece un 15 en dos años ABC MADRID. El número de jóvenes que consume sustancias adictivas sigue creciendo en España. Carmen Moya, la delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, destacó que en los últimos dos años ha aumentado un 15 el consumo de bebidas alcohólicas en chicos con edades entre los 14 y los 18 años. En el foro Nueva Sociedad Moya explicó que el 45 de los jóvenes toma alcohol los fines de semana con un patrón de consumo que ha empezado a cambiar: disminuye la cerveza como bebida de elección y aumenta el de cubatas, cócteles y todo tipo de bebidas alcohólicas mezcladas con refrescos La delegada del Plan de Drogas destacó el policonsumo de sustancias y los nuevos hábitos de consumo relacionados con el ocio. Consideró preocupante que muchos jóvenes deban estar ebrios para divertirse y subrayó que ya no se puede hablar de drogas blandas y duras, ni tampoco de drogas inocuas El consumo aumenta a medida que disminuye la percepción del riesgo y se incrementa la accesibilidad. Por ello, indicó que abordar los problemas derivados del tráfico y del consumo suponen un gran reto para la sociedad y el Gobierno. Moya aludió a las dificultades a las que se enfrenta su Departamento porque las sustancias adictivas parecen no preocupar a muchos y sólo un 5,7 de los ciudadanos cita las drogas entre los tres principales problemas en nuestro país Esta indiferencia ha convertido el problema en invisible A diferencia de los años ochenta, en que las drogas causaban un gran escándalo social, ligado a la delincuencia, en la actualidad los consumidores pueden ser estudiantes y buenos chicos Es la incidencia del consumo de drogas entre adolescentes y jóvenes lo que más preocupa al Gobierno. Recordó que en 2004, un 25,1 de los estudiantes declaraba haber consumido cannabis en el último mes y un 3, 8 cocaína.