Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Cultura MARTES 9 5 2006 ABC CLÁSICA Ciclo de la ONE Obras de Brahms y Grieg. Intérpretes: Orquesta Nacional de España. Director: Walter Weller. Solista: Bella Davidovich, piano. Lugar: Auditorio Nacional, Madrid. Bernardo Bonezzi: Trabajar con Pedro Almodóvar resultaba muy difícil El líder de Los Zombies es uno de los más reputados músicos para cine b El compositor, que también ha trabajado con directores como Gómez Pereira, Díaz Yanes e Icíar Bollaín, publica un álbum instrumental: La hora azul LECCIÓN PIANÍSTICA SOBRE GRIEG ANTONIO IGLESIAS oza los ochenta años de edad y posee prestigiosos trofeos a lo largo de su brillantísima carrera profesional. La rusa Bella Davidovich es, en la mejor acepción de la palabra, una maestra del piano; no usa taburete y sí una silla, lo que ya sorprende, pero lo asombroso de verdad es su criterio musical que, por adscrito a toda una época nada carente de figuras auténticas, ella la prosigue sin tener en cuenta el meteórico teclado de nuestros días, cuando la velocidad siempre asoma al alarde rayano con lo circense. No; la Davidovich se planta ante la partitura, en este caso el precioso Concerto, Op. 16 del noruego Edvard Grieg, cuyo romanticismo le llevaba a entusiasmar a nuestro Falla, y la traduce explicada a la perfección, con holgura y sabia superación de la dificultad mecánica, todo en su justo sitio, ofreciéndonos una de sus lecciones que tanto me gustaría recibir en su cátedra de la Juillard School neoyorquina. No creo que le preocupe lo que es norma de nuestro tiempo y ella rechaza ostensiblemente. Su pianismo, calmo, resulta modélico y situará a no pocos ante un problema que para mí no existe. Tiene razón Bella Davidovich. Antes de su traducción de Grieg, recibida- -y ello fue un ejemplo- -con aplausos cerrados e interminables con un público que también se entusiasma ante la verdad sin aparato añadido, escuchamos a la Nacional la Obertura para un festival académico, Op. 80 y después, llenando la segunda parte del programa, la Segunda Sinfonía, Op. 73 de Johannes Brahms, en una tarde afortunada, que nos sugirió tantas cosas... La cuerda, por sus bellas dicciones temáticas, por sus casi totalmente logrados ajustes, será justo destacarla, sin que pueda olvidar su magnífica labor colaboradora con la pianista pedagoga. Llevó el timón directorial el vienés Walter Weller, recibido con franca simpatía por el público, y merecedor del desbordado entusiasmo que nos mereció a todos su entrega emotiva, su bien hacer como conductor de un todo, siempre atenido a una tradición que, quizá, es siempre característica de una personalidad auténtica, que sabe muy bien cómo comunicarla. Un gran concierto. R MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Al margen de Joselito, el Ruiseñor de las Cumbres María Isabel y Melody, quizá haya sido el artista más precoz de la música española. A los trece años formó Los Zombies, y a los 15 ya era un triunfador que dejó helada a la movida madrileña con su Groenlandia Es Bernardo Bonezzi quien, por esas cosas de la vida y de la industria, tras un par de fracasos en solitario encaminó su carrera hacia la música para el cine. Bonezzi acaba de editar La hora azul un álbum instrumental, un género minoritario entre los minoritarios. Desde fuera parece que editar un disco de estas carácterísticas (aunque a nadie debería extrañarle que alguna de estas piezas acabase en una película, en una serie o en un spot) es como el trabajo de un trapecista, un ejercicio de funambulismo, sin la muleta de una letra, o la red de un estribillo. Desde luego- -dice el compositor- en muchos momentos te sientes en la cuerda floja, pero hay que saber seguir sobre ella, seguir el camino Y en ese camino se encontró con Pedro Almodóvar, compañero de movida, aunque no de generación. Suyas fueron las bandas sonoras de Laberinto de pasiones Qué he hecho yo para merecer esto Matador y Mujeres al borde de un ataque de nervios ¿Pero fue un matrimonio feliz? ¿Fue más fácil Bernardo Bonezzi, fotografiado hace unos días en Madrid por ser un colega Qué va. Absolutamente al revés. De hecho, tras esas películas decidí dar por terminada nuestra colaboración. La diferencia de criterios era muy grande, en aquel momento me era dificil trabajar en contra de lo que sentía. Ahora soy más flexible El trabajo para el cine es duro y oscuro, es muy raro, por ejemplo que en una crítica se haga ni siquiera mención de la banda sonora. Sí es una negación absoluta del yo- -dice el músico- No hay que esperar elogios ni destacar, sólo IGNACIO GIL contentar al director Veinticinco años después, desde la distancia y con perspectiva, ¿fueron tan felices los años 80? Ni muchísimo menos, aunque evidentemente cada uno los vivió de una manera distinta. En mi caso, fue interesante porque coincidió con mi adolescencia y tuve un aprendizaje de la vida bastante especial, pero artísticamente, por ejemplo, había que luchar contra cosas tremendas. A nosotros, cuando hacíamos promoción, nos tomaban por marcianos Antonio Najarro une la danza de dos continentes en su espectáculo Flamenco Tango JULIO BRAVO MADRID. Curtido en compañías como el Ballet Nacional y junto a nombres como Antonio Gades, José Antonio, Mariemma, Aída Gómez, Antonio Márquez o el desaparecido José Granero, Antonio Najarro ha destacado en los últimos años- -en su doble faceta de coreógrafo y bailarín- -por su defensa de la danza clásica española, un estilo en peligro de extinción. Y éste es la columna vertebral de su primer espectáculo, Tango flamenco que ya presentó en Madrid hace tres años (entonces su compañía se llamaba Talent Danza, y ahora lleva su nombre) y que ahora regresa a la capital madurado por una gira en todo el mundo. El título del espectáculo- Tango flamenco -es suficientemente revelador de las intenciones de Najarro, que cuenta como compañeros de viaje con un conjunto de once bailarines y dos conjuntos instrumentales: Jarcamora y el Ensamble Nuevo Tango. Dividido en dos partes, la primera está dedicada al flamenco y la segunda al tango. Las coreografías de una y otra, sin embargo, tienen en común la personalidad de su creador. No he querido hacer flamenco y danza española en estado puro, y tango en estado puro. Son muy particulares, composiciones en las que se refleja el legado que han dejado en mí todos mis maestros Najarro añade que su coreografía Una imagen del espectáculo REUTERS exige una preparación técnica muy amplia, porque hay referencias a muchos tipos de danza, lo mismo que en nuestro nuevo espectáculo, recién estrenado, Flamenco oriental