Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 MARTES 9 5 2006 ABC Cultura y espectáculos Ruiz- Gallardón da una segunda oportunidad al Thyssen para que presente alegaciones sobre el Prado No habrá talas, insisten los arquitectos, pero tampoco cambios de concepto reducción de carriles frente al Thyssen, pero el proyecto para el Paseo no tendrá cambios sustanciales. De lo contrario, los arquitectos se retirarán SARAH ALLER MADRID. El debate sobre la reforma de las inmediaciones del Paseo del Prado volverá en un mes a manos de los ciudadanos. Así lo decidió ayer el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, que piensa someter el proyecto que tanta polvareda ha levantado a un nuevo periodo de información pública y alegaciones de seis meses. Con esta medida, el Ayuntamiento da vía libre a los madrileños para que examinen de arriba abajo el polémico proyecto y, de paso, da la oportunidad- -por segunda vez- -de presentar alegaciones a quienes no lo hicieron en el plazo establecido para ello pero ahora rechazan la reforma, como la Fundación Thyssen. En un mes, el equipo redactor del plan tendrá el documento definitivo y será entonces cuando dé comienzo el nuevo periodo de información pública que permitirá, según el alcalde, tener un conocimiento real de lo que se pretende hacer en los aledaños del paseo. Para que nadie se quede con dudas, a la vuelta del verano se expondrá el proyecto al público. El lugar elegido será posiblemente el Palacio de Telecomunicaciones de Cibeles, donde habrá maquetas, audiovisuales, fotografías b Se estudiará la y explicaciones técnicas sobre las obras. Esta segunda oportunidad que Gallardón ofrece a la baronesa Thyssen para que exponga sus quejas no significará, sin embargo, cambios sustanciales en el plan ideado por el arquitecto portugués Álvaro Siza. Un extra del alcalde Gallardón lo dejó bien claro: lo que está haciendo es un extra puesto que los plazos de información pública están ya cumplidos. Aun así, habrá modificaciones y se incorporarán las alegaciones que se estimen oportunas, pero la esencia del proyecto no cambiará. El principal motivo es que fue aprobado por unanimidad de todos los partidos políticos en la anterior legislatura. Está definido y aprobado recalcó el alcalde, que sigue preguntándose por qué el Thyssen calló en pleno periodo de alegaciones y ahora arremete contra el proyecto. No responde a criterios racionales dijo refiriéndose a la actitud de la baronesa. Gallardón, que compareció escoltado por los arquitectos y con parte de su equipo de Gobierno, dijo no tener dudas: lo de pegar cerrojazo a las críticas, aseguró, no es su estilo, y el Ayuntamiento no puede quedarse indiferente ante el debate abierto. Así las cosas, la solución, según él, pasa por dar más tiempo a todo el mundo para diseccionar la obra. Cuando la verdad se imponga- -sentenció- los madrileños querrán realizar este magnífico proyecto Los arquitectos, aburridos Los que ya no le ponen tanto entusiasmo a sus palabras son los arquitectos encargados de transformar el eje Prado- Recoletos. Se confiesan aburridos, agotados de combatir molinos y sorprendidos por las quejas que llegan a destiempo. Un día nos van a acusar de los accidentes de tráfico del fin de semana ironizó el portavoz del equipo técnico de Siza, Juan Miguel Hernández León. En su comparecencia, que se prolongó durante dos horas, los arquitectos tuvieron tiempo suficiente para asegurar que están también abiertos al diálogo, recordar que el proyecto definitivo aún no está redactado, que no se producirá ninguna tala de árboles, que algunos ejemplares están en mal estado y mostrarse inflexibles en un aspecto: El alcalde recordó el aprobado unánime que los grupos municipales dieron al proyecto la pasada legislatura Los bocetos se expondrán al público después del verano en el Palacio de Telecomunicaciones las modificaciones que puedan introducirse nunca alterarán la esencia de las obras, basadas en la reducción del tráfico y en la recuperación del gran Salón del Prado. De lo contrario, de nada servirían los cuatro años de trabajo que llevan empleados en el proyecto y su victoria en el concurso internacional de ideas que en su día convocó el Ayuntamiento. No tendrían problema, incluso, en poner el encargo a disposición del Consistorio si se pierde el argumento inicial. El propio Álvaro Siza se encargó de Un centenar de árboles serán trasplantados, según los responsables del proyecto S. A. MADRID. Ningún árbol va a ser talado Con estas palabras trató de zanjar ayer el alcalde de Madrid la polémica suscitada por la reforma de las inmediaciones del Paseo del Prado. Según Gallardón, lo que se hará en ese espacio no serán talas, sino trasplantes. Los arquitectos responsables del proyecto se encargaron de poner en cifras este movimiento de árboles que ha puesto en pie de guerra a la oposición municipal y a los ecologistas con la baronesa Carmen Thyssen a la cabeza. Serán 11 ejemplares los que quedarán afectados por la remodelación en Imagen simulada de cómo quedará el entorno del Museo Thyssen ABC el tramo entre Neptuno y Cibeles, aunque todos ellos, dijeron, serán trasladados En total, la remodelación de todo el eje hará mella en 110 árboles- -entre el Paseo de la Reina Cristina y la Plaza de Colón- -a los que se buscará un nuevo emplazamiento. Ninguno de ellos es centenario, ni protegido y no son especies autóctonas aseguró uno de los arquitectos del proyecto, Antonio Prieto. Para él, el traslado de un árbol de la envergadura de los ejemplares del Prado no ofrece dificultad. Se han trasplantado cedros de 30 metros de altura otras veces sin ningún tipo de problema