Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 9 5 2006 Sociedad 49 Educación Lección franco- alemana de historia Historiadores de ambos países acuerdan el primer manual común para sus escolares b Por primera vez dos naciones escriben juntas su historia ha declarado el jefe del Estado del Sarre. El libro se considera hito de la razón frente al sentimiento R. VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLIN. Péronne es real, la destrucción de las batallas- -en 1870, 1917 y 1940- -fue real, las tumbas son visiblemente reales como los huecos que dejaron en sus familias. ¿Por qué el relato histórico no lo es? Aunar la memoria con los hechos, para transmitirla de manera conforme, a las siguientes generaciones, es lo que ha hecho en los últimos tres años un equipo de 10 historiadores franceses y alemanes, sentando un hito histórico y un servicio académico. Histoire Geschichte: L Europe et le monde depuis 1945 Europa und die Welt seit 1945 es el resultado de la cura científica a tanta amargura. Se empezará a estudiar homologadamente en los institutos de ambos países desde el próximo año, según informa la radio del Sarre, región ocupada en numerosas y encarnizadas ocasiones y sólo abandonada por Francia en 1957. Por primera vez dos naciones escriben juntas su historia ha declarado el jefe del Estado federado del Sarre. Sensiblemente, Peter Müller es también plenipotenciario cultural para las relaciones germano- francesas. Con presencia de representantes de Francia y la colindante región alemana, la edición francesa de 333 páginas ha sido presentada en Péronne (Somme) y la alemana lo hará pronto en el castillo de Saarbrücken. Este libro ayudará a entender aún mejor a nuestro vecino y nuestra historia ha dicho el dirigente del Sarre. Imagen del histórico encuentro de Kohl y Mitterrand en el cementerio de Verdún, uno de los temas del libro tallas, durante la formación de los nuevos estados del Congreso de Berlín, por el control de las escuelas, con triste cuadro de honor para la sangría búlgaro- serbia. Aquí donde Francia y Alemania se han destrozado... la gran lección es que el antagonismo no está inscrito en piedra ha dicho el ministro francés Gilles de Robien: son los hechos históricos los que deberían grabarse en su lugar: Sentimientos que creímos eternos no lo son, es posible en cambio escribir nuevas páginas en el libro de los pueblos El manual dice dirigirse a estudiantes en un mundo más complejo y multilateral que requiere conjuntar visiones plurales de su historia La amistad no son sólo palabras, insistió De Robien, requiere un conocimiento mutuo Los historiadores en un país de trayectoria tan heterodoxa como Alemania han realizado un importante y respetuoso trabajo para concordar una historia común que explique, desde los agrios conflictos feudales interalemanes hasta las no menos sangrientas guerras de religión, la formación del estado moderno bajo el amargo Kulturkampf impuesto por Prusia, la inducida abdicación de sus reyes locales hace sólo décadas, el nacionalismo panalemán o el comunismo. El catedrático de la Universidad de Núremberg, Walther Bernecker, decía recientemente a este diario que España tendría en cambio el problema de no poseer una lectura seriamente concordada de su historia, desde la conquista de América hasta Franco o la guerra. En el reciente debate, el iniciador de la Fundación para la Memoria Histórica, Emilio Silva, decía a ABC que no se ha podido conocer la historia más que de una parte algo que contestaba el historiador Santos Juliá alegando que buenos estudios existen hace tiempo, hay que querer leerlos Asimismo historiadores como el hispanoalemán Carlos Collado Seidel, o Ángel Muñoz, respondían recientemente a este diario que los historiadores estamos todos de acuerdo. Pero en España no se escucha a los historiadores sino a los políticos Reconciliación La idea fue de unos escolares, durante una convención en el Parlamento Europeo del Taller Juvenil Franco- Alemán. Uno de los productos de la reconciliación germano- francesa, amén de miles de parejas mixtas, es que 12 millones de alumnos han realizado intercambio en el país vecino en estos 40 años, un empeño que va desde el histórico encuentro De Gaulle- Adenauer hasta la foto de Kohl y Mitterrand de la mano ante el cementerio de Verdún. Pero una de las fallas en la reconciliación que revelaban los intercambios era la distinta lectura del siglo XX franco- alemán. Para diferenciar el hecho del sentimiento, el filósofo francés Helvétius decía que la historia es la novela de los hechos y, para la historia de los sentimientos, ya está la novela. Napoleón, sin embargo, advertía unas décadas después que la historia es a veces una fábula por todos aceptada; y donde se acepta a pies juntillas es en la escuela. De ahí las sanguinarias ba- La idea de un libro de historia común fue de unos escolares durante una convención en el Parlamento Europeo La ilusión de la Resistencia El libro parece no pecar de centralidad franco- alemana, aunque aporta comparativas entre ambos estados, y siguiendo la preferencia alemana por el segundo plano el estudio ha estado dirigido por el francés Guillaume Le Quintrec. En el Figaro explica cómo se ha revelado la distinta cultura educacional entre el modelo alemán de debate y la autoridad profesoral francesa. Tampoco fue fácil aunar las competencias educativas de un estado centralizado francés y de 16 regiones alemanas, con voz propia, aunque poseen la coordinación del consejo federal escolar. Pero el principal punto de contención no ha sido franco- alemán sino el entendimiento del papel de EE. UU. Los alemanes veían nuestro punto de vista como antiamericano y los franceses los veíamos a ellos como proamericanos a su turno, los alemanes veían a los franceses más comprensivos con las dictaduras socialistas del Este. Pero en las sugerencias de actividades, los diez historiadores no dudan en recomendar la novela de Le Carré El espía que vino del frío o el filme de Kubrick Dr. Strangelove Fuentes alemanas han señalado que el serio respaldo encontrado tanto en Chirac como en el ex canciller Schröder ha sido capital para resolver el proyecto. Este primer manual, que parte de 1945 con la derrota y la ocupación pero aborda la tendencia francesa a identificarse con la Resistencia y disimular Vichy, al igual que la nula oposición alemana a Hitler, cursará en los últimos años de instituto. Frente a discrepancias en manuales por toda Europa, en torno a desgracias recientes como los Sudetes, el desplazamiento de Polonia o la historia del Tirol, los historiadores creen que es un primer paso a seguir, a fin de servir a la historia en su conjunto más que al sentir diferenciado.