Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 MARTES 9 5 2006 ABC Sociedad El Gobierno descarta, en estos momentos cualquier iniciativa para regular la eutanasia La familia del pentapléjico Jorge León afirma que él no quería convertirse en otro Ramón Sampedro en su programa electoral de 2004 la constitución de una Comisión en el Congreso de los Diputados para debatir el derecho a la eutanasia M. J. P- B. MADRID. El Gobierno despejó ayer cualquier duda respecto a la regulación de la eutanasia en nuestro país, un debate que se ha vuelto a despertar tras el fallecimiento del pentapléjico Jorge León. Fue a través de unas declaraciones de la ministra de Sanidad, Elena Salgado, como hizo llegar el mensaje de que, por ahora, ese asunto no está previsto en la agenda política del Ejecutivo. En estos momentos- -dijo Salgado- el Gobierno no tienen ninguna intención de realizar ningún tipo de actuación en relación a la eutanasia y precisó que desde el inicio de esta legislatura en absoluto ha cambiado la postura de la Administración al respecto Si bien la posición del Gobierno quedó ayer clara, las dudas surgen al desempolvar el programa electoral del PSOE de 2004, donde un párrafo específico se refiere a la eutanasia de la siguiente manera: Promoveremos la creación de una Comisión en el Congreso de los Diputados que permita debatir sobre el derecho a la eutanasia y a una muerte digna, los aspectos relativos a su despenalización, el derecho a recibir cuidados paliativos y el desarrollo de tratamientos de dolor b El PSOE proponía Jorge León en una imagen tomada en julio de 2001 que las personas deben tener derecho a una muerte digna, lo que se denomina cuidados paliativos en España y estos, matizó, deben separarse completamente del debate de la eutanasia. No en vano, recordó que el Ministerio de Sanidad pretende aprobar a final de año una serie de estrategias nuevas para intensificar la posibilidad de que haya cuidados paliativos para todas las personas que lo necesiten, lo que implica que los pacientes puedan tener sus últimas horas de vida sin dolor El objetivo es mejorar la eficacia y la organización de la asistencia que ya se presta a los enfermos terminales. Es- ABC Trasfondo del debate Entre esa postura del PSOE antes de ganar las elecciones y la negativa de ayer a regular la eutanasia se ha producido un cambio en el que quizá tenga mucho que ver la posición de la Iglesia ante la eutanasia y el deseo del Ejecutivo de evitar un nuevo enfrentamiento con la Conferencia Episcopal. Sobre todo a raíz de los roces que se han producido en el último año con motivo de la aprobación de varias leyes- -matrimonio homosexual, reproducción asistida o Ley Orgánica de Educación- -que no han contado con el beneplácito de los obispos. Aunque el tono de estas tensiones parece haberse suavizado, en el clima que se respira ahora- -en plenas negociaciones sobre la financiación de la Iglesia- -nada ayudaría aprobar una nueva normativa para regular la eutanasia. Sin contar que se prepara la inminente visita del Papa Benedicto XVI. Tendrá lugar a principios de julio en Valencia para celebrar el V Encuentro Mundial de Las Familias. Ayer la ministra también explicó la alternativa a este asunto al reconocer Por su interés reproducimos el texto íntegro del último comentario de Jorge León en su blog en internet. Fue publicado el día 2 de mayo Destilados pentapléjicos Que tenga cuidado quien entre a estas notas con espíritu inocente y aún cargado con el lastre de los buenos sentimientos. No encontraréis ánimos para seguir adelante ni consuelos cálidos en este rincón. Tan sólo ofrezco reflexiones descarnadas sin esperanzas con la frialdad de la razón dueña de su destino inexorable hacia la muerte. En cuanto hay esperanza se pierde la posibilidad de pensar racionalmente y enfrentarnos a nuestra muerte libres y sin miedos. tos cuidados irán encaminados a proporcionar la mejor calidad de vida posible, sin intentar alargar la supervivencia. El nuevo plan también dará apoyo a la familia de los enfermos y seguridad a los profesionales que pueden verse envueltos en dilemas éticos y situaciones complejas como la del Hospital Severo Ochoa de Leganés. Hoy la calidad a la asistencia a estos pacientes depende de su lugar de residencia. Tanto la formación de estos profesionales como la accesibilidad a los cuidados paliativos es muy desigual en las distintas Comunidades Autónomas. La voz de la familia Mientras así se desarrolló el debate sobre la eutanasia en la arena política, la familia del pentapléjico Jorge León también alzó la voz en este asunto y envió un comunicado a la agencia Efe pidiendo respeto por su memoria. En su nombre- -dicen los autores- -pedimos a las personas de bien que respeten su memoria, que no le juzguen, que no le condenen, que no manipulen su muerte ni su vida Bajo el título In memoriam los amigos y familiares de Jorge defienden las mismas reivindicaciones que él dejó escritas en forma de profundas reflexiones en su blog de internet: Nosotros, en su nombre, seguimos pidiendo lo mismo: la regulación legal de la eutanasia para que nadie añada sufrimiento innecesario al ya insoportable sufrimiento de quienes no tienen futuro ni calidad de vida Cuando llegan los días señalaitos No debería estar aquí; una nueva digamos contingencia humana ha vuelto a frustrar el poner fin a esto, justo cuando el resto de circunstancias eran idóneas y mi predisposición fuerte. Obligado a estos trágalas cuando ciertos hechos indeseables se echan encima, se me hace difícil digerirlo. Mantengo el juicio estable sólo porque aún me queda alguna maniobra delicada y soy responsable de no perjudicar a nadie. Ante la muerte el problema ya no es el morir en sí sino el cómo morir, el célebre tránsito Tal vez sea genético, sin duda cultural, pero desde luego casi nadie se habrá librado de alguno de esos momentos en que, por muy distintas causas, a algún lugar primigenio del cerebro le han llegado señales de peligro de muerte inminente. Tenemos poderosos mecanismos que hacen que situaciones potencialmente letales como el ahogo, las alteraciones de la tensión, el vértigo, el dolor del corazón, etc, las sintamos con aguda angustia y reaccionemos reflejamente con vivo rechazo. Al pensar en la muerte sentimos repelús y frente a ella tal vez un temor insuperable. Se hace muy difícil con estas limitaciones acabar sin garantías de no pasar por momentos angustiosos. Quede en la conciencia de quienes impiden la legalización de la eutanasia la carga de los sufrimientos innecesarios. Cuando la muerte es nosotros ya dejamos de ser, y no siendo ni siquiera la muerte existe ¿o acaso tiene el espacio conciencia de muerte o de cualquier otra cosa?