Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 9 5 2006 Internacional 27 EE. UU. pide la ayuda de otros países para cerrar el centro de detención de Guantánamo EFE GINEBRA. El Gobierno de EE. UU. deploró ayer los abusos de los derechos humanos cometidos por sus soldados en algunos centros de detención bajo su control en el extranjero y afirmó que para el caso concreto de Guantánamo (Cuba) daría la bienvenida a la ayuda que otros países puedan brindarle para su cierre. Todos los funcionarios del Gobier- no de Estados Unidos tienen prohibido cometer actos de tortura en todo momento y lugar respondió el asesor legal del Departamento de Estado, John Bellinger, a las preguntas de los expertos del Comité contra la Tortura de la ONU reunidos en Ginebra. Las críticas contra EE. UU. han ido en aumento en los últimos años por su estrategia antiterrorista, que incluye la reclusión de más de 500 perso- nas en su base de Guantánamo, de las que sólo unas pocas tienen cargos concretos en su contra. A ese respecto, Bellinger aseguró que la posición de Washington Gobierno no es mantener abierto el centro de detención de Guantánamo más de lo necesario pero recalcó que nadie ha planteado buenas alternativas sobre qué podría hacerse con los prisioneros. Una diplomática estadounidense, Sandy Hodgkinson, explicó que una de las maneras en que la comunidad internacional podría contribuir a resolver gradualmente la situación de Guantánamo es aceptando recibir a los detenidos, sea para que se establezcan allí una vez liberados o para que permanezcan en prisión AFP tra, ante retos tan cruciales como el desafío nuclear de Irán, resulta especialmente inapropiado poner en la dirección de la CIA a un militar. Según este diputado conservador de Michigan, tenemos que ser capaces de conseguir la verdad sin barnices y confiar en un civil cuya independencia no pueda ser fácilmente cuestionada. El influyente presidente de la comisión de inteligencia, no precisamente famoso por su hostilidad hacia la Casa Blanca, también ha reprochado que la elección de Hayden parece contravenir el acuerdo a múltiples bandas alcanzado para reformar los servicios de inteligencia, siguiendo las recomendaciones de la comisión que investigó todas las negligencias que hicieron posible el 11- S. En opinión de Hoekstra, 18 meses después creo que la Casa Blanca quiere renegociar los parámetros de ese acuerdo Dentro de este ambiente repleto de frustraciones burocráticas, reformas inacabadas y fuga de talento en los servicios de inteligencia de Estados Unidos- -que emplean a 100.000 personas en el mundo con una inversión anual de 44.000 millones de dólares, en un 80 por ciento controlados por el Pentágono- -la polémica sobre Hayden tiene probabilidades de transformarse en una nueva batalla parlamentaria para la Administración Bush, anticipándose muchos meses de intrigas hasta que el Senado termine de pronunciarse. El casi invisible consejero nacional de seguridad, Stephen Hadley, salió ayer a la palestra para defender la decisión de la Casa Blanca, insistiendo en que la condición de militar del nominado es en muchos aspectos un plus y recalcando que este patriótico e independiente general no quedará sometido en la Agencia Central de Inteligencia a las órdenes del secretario de Defensa, Donald Rumsfeld. A lo largo de su historia, la CIA ya ha estado dirigida por cuatro profesionales de las Fuerzas Armadas estadounidenses.