Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MARTES 9 5 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. QUEDA USTED DETENIDO P RIMERO vinieron a buscar a los comunistas, y yo no era comunista, así que no hablé. Después vinieron por los socialistas y los gremialistas, pero yo no era lo uno ni lo otro, así que no hablé. Después vinieron a por los judíos, pero yo no era judío, así que no hablé. Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante. Y cuando vinieron a por mí LUIS IGNACIO ya no quedaba PARADA nadie que alzara la voz para defenderme Todo el mundo atribuye esta frase a Bertold Brech, pero la dijo Martin Niemöller, figura emblemática de la resistencia alemana al Tercer Reich, respondiendo a una pregunta de un estudiante acerca de por qué nadie se enfrentó a los nazis. Una copia del texto, según el testimonio de la esposa de Niemöller, Sibylle Sarah von Sell, se encuentra en la biblioteca del Congreso de Estados Unidos. Lo importante, sin embargo, no es la paternidad de la cita, sino el aviso que lanza sobre la necesidad de alzar la voz a tiempo para evitar los excesos de quienes tienen el poder, o se lo arrogan, a la hora de detener a ciudadanos. Por eso es conveniente recordarla hoy, justamente el día en que se hacen públicas tres noticias que afectan a la violación de las libertades públicas. La primera es el nombramiento por el presidente Bush del polémico general Michael Hayden como segundo responsable de la inteligencia estadounidense, un hombre que defiende el espionaje de las comunicaciones por teléfono, fax y correo electrónico de residentes en Estados Unidos sin mandato judicial. La segunda es la dimisión del delegado del Gobierno en Madrid por la detención ilegal de dos militantes del PP por parte de tres policías y un inspector jefe. La tercera es la puesta en libertad con cargos de los cuatro vigilantes de seguridad de la estación de Atocha involucrados en la muerte de un joven al que detuvieron en una actuación que los testigos presenciales calificaron de muy violenta. Hay que recordarlo antes de que los neototalitarios vengan por nosotros. La izquierda en el Prado- Recoletos La concentración para protestar por la remodelación del eje Prado- Recoletos en Madrid va de sainete. Juntos y revueltos estaban Izquierda Unida, asociaciones vecinales varias, ecologistas en acción, jardineros de CC. OO. etcétera, acompañados por Pilar Bardem, que flanqueaba a la baronesa Thyssen. Por lo visto, está en juego la vida de Madrid si se tocan unos cuantos plátanos. Sin embargo, el proyecto no parece tan problemático cuando se conoce un poco, cosa que está al alcance de cualquier vecino. Así, la zona peatonal será muy superior a la actual, se mantienen los árboles y se amplían las zonas verdes, hasta sumar 18.585 metros cuadrados de verde básico y otros 337.002 de verde singular, que no está nada mal. ¿Sabe la baronesa que las aceras del Museo Thyssen pasan de 2,20 metros a 7,90 en el paseo y a 13,5 en San Jerónimo, y que la vía lleva cinco carriles, con una hilera de árboles entre el tercero y el cuarto, además de la fila de árboles de la acera? Me declaro un madrileño de toda la vida sin intereses económicos ni ideológicos en la cuestión, aunque no sé si la baronesa Thyssen puede decir lo mismo. De sus amigos circunstanciales ya conocemos su estrabismo voluntario para aplaudir a Castro, Chávez y Evo Morales. Salvador López de Aguirre Madrid Eutanasia y renuncia a tratamientos Ante el fallecimiento de Jorge León, persona con pentaplejia que vivía en Valladolid, quiero en primer lugar manifestar mi respeto para él y para su familia. Aunque disponemos todavía de una información bastante incompleta, lo que he leído hasta ahora me suscita algunas reflexiones que- -como médico- -me gustaría compartir. La respiración asistida es un tratamiento invasivo que, salvo situaciones urgentes e imprevistas, requiere el consentimiento del paciente para ser instaurado. En cualquier caso, una vez iniciada, también es necesario el consentimiento del paciente competente para continuar con ella. Cualquier persona enferma tiene la posibilidad de renunciar a aquellos tratamientos que considere desproporcionados para su situación. Parece ser que Jorge no deseaba seguir con la respiración asistida, pues se encontraba en la fase final de un estado irreversible y sufriendo frecuentes infecciones respiratorias. Por tanto, como era capaz de comunicarse, podría haber pedido que le retiraran el respirador y su renuncia a ese tratamiento tendría que haber sido respetada. Naturalmente, antes de retirar la respiración asistida se le habría sedado para evitarle cualquier sufrimiento. Esa actuación- -probablemente estudiada antes por un comité asistencial de ética- -no hubiese tenido tampoco ningún reparo legal, pues no se trata de un caso de eutanasia sino de lo que en bioética se conoce como limitación del esfuerzo terapéutico la causa de la muerte no hubiese sido la actuación del médico, sino la dificultad respiratoria ocasionada por su enfermedad. Por tanto, no parece necesaria ninguna modificación legal para que Jorge hubiese fallecido en su casa- -como deseaba- con una correcta atención médica y sin sufrir en sus últimos momentos. Damián Muñoz. Madrid cia Vasco anulara las anteriores ayudas por considerar que vulneraban las competencias del Ejecutivo central en materia penitenciaria. Eufemísticamente, el consejero Azcárraga las podrá tratar de denominar como quiera, aunque realmente más de uno sabemos que son, cuanto menos, éticamente un insulto al principio de justicia y memoria para las víctimas del terrorismo y sus familias. David García García Madrid Pesadilla en el aeropuerto El pasado lunes yo tenía que ir a Santander a recibir un premio del Ministerio de Cultura, no sé por qué a Santander. Mi vuelo era a las 10; a las 9 estaba allí, en aquel descampado. Pero el vuelo no sa- Las ayudas a las familias de etarras Hasta 2.400 euros de ayuda a cada familia de etarras es lo que dará el Gobierno vasco para que puedan visitar a sus presos, que, no lo olvidemos, cumplen condenas por delitos de terrorismo. Este interés del Gobierno del PNV contrasta con las pocas atenciones, tanto económicas como sociales, que siempre han prestado al colectivo de Víctimas del Terrorismo, las únicas personas que de verdad han sufrido y sufren la lacra del terror. Ahora, estas subvenciones han sido incluidas considerándolas como de carácter de asistencia social después de que el Tribunal Superior de Justi- lía. La pantalla nada decía, luego que era a las 10,40, luego a las 10,55, luego que el vuelo estaba boarding más bien estábamos intentando embarcar. A las once y media, por fin, dijeron que el vuelo era cancelado por razones técnicas no sé qué quiere decir eso. ¿Por qué no lo dijeron a las 10? Ahora ya sólo quedaba un vuelo, a las 13,30. ¡Pero ofrecían generosamente un desayuno! Pensé que madrugar, luego vagar por aquellos hangares desde las 9 para llegar con el estómago vacío ¡qué miseria la de Iberia! al hotel a las tres de la tarde (si el número no se repetía) y luego el acto a las seis, para regresar a Madrid al día siguiente temprano, era un heroísmo que ni Hércules. Mejor el león de Nemea. Me volví a casa, pedí disculpas a la ministra: la culpa no era mía, era de Iberia. Total, cincuenta euros de taxi. Y hay casos infinitamente peores. ¿Por qué no dan explicaciones y dicen la verdad? ¿Por qué tratan a la gente como al ganado (esperas, colas sin explicaciones ni indemnizaciones) Y luego tanta propaganda. No queda otra cosa que aguantarse. Al menos, yo puedo desahogarme. Las historias que cuenta la gente sobre la ya famosa terminal 4 son macabras. Yo me santiguo antes de entrar. Allí han pensado en todo menos en eso, en la gente. Llega uno y le quitan todo: el reloj (no lo dejé de milagro) el cinturón, todo. Pronto nos dejarán in puribus naturalibus si los lectores entienden el latín. Luego, échese a andar por largos corredores (nueve minutos, siete minutos, dice) Luego, a ver qué dicen las pantallas, si es que dicen algo. Luego... Lo peor es la sensación de impotencia, de ser parte del rebaño, la indiferencia... Ellos son el poder, nosotros la masa a exprimir. Y yo debo de tener la jettatura con Santander, a la que quiero tanto: no hace mucho escribí aquí sobre un viaje horrible, casi una broma. En fin, otro día iré a Santander, aunque lo ponen difícil. Deberían, por lo menos, dar excusas. Un desayuno no compensa. Francisco Rodríguez Adrados Madrid