Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 Deportes PRIMERA DIVISIÓN TRIGÉSIMA SÉPTIMA JORNADA LUNES 8 5 2006 ABC Zidane se despide de los aficionados del Bernabéu, que le ovacionaron puestos en pie y entre los que estaban su hermano, a la izquierda, y su hijo, a la derecha IGNACIO GIL Un catálogo que el Bernabéu ya no verá más El decálogo futbolístico de Zidane le ha hecho grande al tiempo que engrandecía a sus equipos ENRIQUE ORTEGO MADRID. No importa el día, ni el mes ni el año, pero hubo una mañana que los lectores del prestigioso diario inglés The Thimes se desayunaron con esta curiosa definición de Zinedine Zidane. Viéndole en un estadio da la impresión de poder montar en el metro en hora punta con un traje blanco y salir sin mancharse un pelo Sí. Esa es una de las sensaciones que ofrece su juego. Indudablemente no es la única, pero la elegancia, la pulcritud, la limpieza forman parte del estilo de este futbolista a quien le sobran dedos en las manos para contar los partidos que le faltan para colgar las botas, salvo en el caso de que Francia llegue a la final del Mundial. La despedida soñada. Sí. Los número no fallan. Por delante le queda un partido de Liga en el Sánchez Pizjuán sevillano, tres amistosos de preparación con su selección antes de la cita alemana (México, Dinamarca y China) en el Mundial tiene asegurados los tres de la primera fase (Suiza, Corea del Sur y Togo) y cuatro hipotéticos hasta la final. En la hora de la despedida nada mejor que repasar su repertorio. Recordar, disfrutar de todo lo que este jugador ha hecho en sus casi veinte años de profesional, de los que los aficionados españoles hemos podido disfrutar directamente los cinco últimos. Los tres primeros en su pleno esplendor y los dos finales a un nivel menor. Para el recuerdo queda imborrable aquella maravillosa volea del 15 de mayo de 2002 en el Hampden Park de Glasgow, cuando bajó del cielo y mandó a un ángulo aquel melón que le había mandado Roberto Carlos desde la banda, y también todo su amplio y completo inventario fubolístico. Y precisamente en estas líneas ABC analiza todo ese catálogo de jugadas, goles, pases, remates, fintas, roulettes bicicletas, sombreros, caños... que ya no volveremos a ver en vivo, al menos en el Bernabéu. Pero nuestra retina siempre los tendrá presentes. Incluso con la explicación que el propio Zidane tiene de cada una de sus acciones y que confesó hace varios años a France Football Los lanzamientos de falta Sólo un gol en España Normalmente los realiza con el interior de su pie derecho y cuando golpea siempre toma como punto de referencia la cabeza del segundo jugador de la barrera por la derecha, según su vista. Uno de mis trucos es golpear muy fuerte porque muchas veces el defensor encogía su cabeza entre los hombros para que no le diera y por ahí podía entrar el balón En la Liga española sólo ha marcado un gol de falta directa. Fue en Las Palmas, la primera temporada. También es verdad que la presencia en el equipo de Beckham y Roberto Carlos le han quitado protagonismo en este lance. En sus cinco años en España ha lanzado cuatro penaltis y sólo falló uno, la temporada pasada contra el Valencia. sin ningún problema En sus tiempos del Cannes o del Burdeos era mejor regateador que ahora. Italia le quitó libertad en este sentido, pero siempre ha reconocido que le gusta regatear, buscar el uno contra uno, sobre todo en movimiento. El regate me sale natural, instintivo. Tengo muchas formas de driblar al contrario, pero nunca las pienso, intento el regate que me sale en ese momento, sobre todo si estoy rodeado de varios contrarios. Me gusta hacerlo en carrera La conducción del balón Control con la derecha, salir por la izquierda Zidane maneja indistintamente las dos piernas cuando conduce el esférico y por eso puede salir por los dos lados, tanto si prueba la acción individual o realiza un pase. Me gusta controlar con la derecha, conducir, acelerar la carrera y después salir por la izquierda Una de sus grandes virtudes es cómo protege el balón, metiendo su cuerpo de rugby entre el esférico y el contrario. Juego colectivo El compañero por encima de todo Yo he nacido con el balón llegó a decir Zidane un buen día. Zizou creció con el concepto del juego colectivo metido en su cuerpo. Posiblemente lo gestó en su infancia, en los interminables juegos de fútbol en su barrio de La Castellane. Siempre ha jugado para el equipo. Yo quiero el juego justo y el juego justo es dar. Siempre que pueda daré el balón Aunque de sus botas salgan jugadas inimitables, su fútbol es plural. Siempre ha preferido el pase a la acción individual y antes de recibir el balón ya intenta tener en la cabeza la colocación de sus compañeros. Regate La bicicleta, su preferido Es su jugada por excelencia, aunque su debilidad sea la roulette Siempre ha confesado que le sale por inercia y que no es un movimiento muy difícil de realizar. Consiste en pasar una, dos, nunca más de tres veces, las piernas por encima del balón. Me parece un gesto moderno, positivo, y al mismo tiempo elegante y simple. Hay mucho ritmo en ese regate y mi cuerpo está equilibrado para hacerlo en carrera El remate Chuta más fuerte con la zurda Aunque las faltas las lanza con la derecha, Zizou siempre ha confesado que remata más fuerte con la izquierda. La razón es que tengo esa pierna más ágil, más rápida que la derecha, aun-