Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 Economía LUNES 8 5 2006 ABC CEOE afirma que la reforma del impuesto de sociedades es una amenaza para la competitividad ABC MADRID. La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) ha denunciando que la reforma del Impuesto de Sociedades que prepara el Gobierno, dentro de la reforma fiscal, constituye una amenaza para la competitividad de la economía española, informa Servimedia. CEOE explica en su último boletín que los ámbitos básicos de la reforma, JUAN VELARDE FUERTES UN SINDICALISMO DIFERENTE ué indica la minúscula asistencia a los actos españoles del 1 de mayo de 2006? En primer lugar, que se ha esfumado la ideología utópica que, hasta bien entrada la Transición, procedía de diversas doctrinas, muy enemigas por cierto, originadas en la Internacional. A ello se debe aña- como la reducción de los tipos del 35 al 30 %o la eliminación de gran parte de las deducciones no contribuirán lo suficiente a paliar la progresiva falta de competitividad de nuestra economía Precisamente sobre la reforma fiscal, el coordinador de IU, Gaspar Llamazares, consideró ayer que el Gobierno se ha metido en un buen lío por intentar abarcar a la derecha económica y a la izquierda social ¿Q dir, el hundimiento de la afiliación. La tasa de sindicalización, según la publicación de la OCDE, Perspectives de l emploi 2004 era, en España, sólo del 14,9. Compárese, en el conjunto de las naciones industriales más importantes, con el 81,1 de Suecia, el 34,9 de Italia, el 31,2 del Reino Unido, el 25,0 de Alemania, o el 21,5 de Japón. Por supuesto están por debajo de nosotros Estados Unidos con el 12,8 y Francia, con un escuálido 9,7 Dominique Andolfatto, un investigador del CNRS francés, señalaba en Le Monde de 25 de abril de 2006 sobre la realidad sindical francesa, algo que se puede predicar de la española: Lo más asombroso es que, a pesar de tener una tasa de sindicalización del 5 en el sector privado, las centrales sindicales no parecen verdaderamente interesadas en el reclutamiento de adheridos. Parecen haberse acomodado a la situación y a un papel principalmente institucional... Lo esencial de los recursos sindicales ya no está constituido por las cotizaciones sino por subvenciones de diverso origen En el ingenioso Juego de las cuatro esquinas diseñado por Víctor Pérez Díaz para comprender mejor el funcionamiento del mercado español del trabajo, los afiliados sindicales se encuentran, sobre todo en los trabajadores con contrato indefinido. De ahí, entre otras consecuencias, la obligada defensa sindical de la rigidez del mercado laboral, aunque ello engendre desempleo. Sin embargo, las centrales principales son muy votadas en las elecciones sindicales. Da la impresión de que los trabajadores buscan en ellas agencias adecuadas para resolver del modo mejor sus necesidades. Disponen así desde abogados que pueden asesorar y representar ante los tribunales, a economistas para discutir solventemente en un convenio colectivo sindical. Por eso la tasa de sindicalización será engañosa si no se combina con los resultados de las elecciones sindicales. De ahí procede un pactismo tripartito- -sindicato, organizaciones empresariales y Gobierno- que precisamente se inició en Suecia como relata Gunnar Heckscher en el Suplemento al libro de Eli F. Heckscher, An Economic History of Sweden (Harvard University Press, 1954) o como expuso al explicar el poder compensador Galbraith respecto a los Estados Unidos en su American Capitalism (Houghton Mifflin, 1952) En España ese modelo se inició en 1977 tras el Pacto de La Moncloa, y explica que lo de la manifestación del 1 de mayo, fuertemente reivindicativa, y unida a la idea de la lucha de clases, ha periclitado, probablemente para siempre, y lo nacido es sencillamente, corporativismo que no empuja, precisamente, a una gran eficacia productiva.