Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 8 5 2006 Sociedad 47 Medio Ambiente China frena la extinción del oso panda con un récord histórico de inseminaciones artificiales Mediante está técnica, el año pasado nacieron 25 crías, de las que sobrevivieron 21 en reproducción asistida alcanzados por el gigante asiático devuelven la esperanza a esta especie, de la que ya sólo quedan unos 1.770 ejemplares PABLO M. DÍEZ. ENVIADO ESPECIAL CHENGDU (CHINA) La conservación del oso panda, uno de los animales en peligro de extinción más amenazados del planeta, registró un avance histórico el año pasado al batirse un récord de nacimientos. En una especie donde el 78 de las hembras son incapaces de quedarse preñadas y el 90 de los machos es estéril, este logro no hubiera sido posible sin la ayuda de los científicos chinos, el único país donde residen los 1.590 ejemplares que aún se conservan en la actualidad en estado salvaje, a los que hay sumar 161 más en cautividad y otros 21 trasladados a zoológicos del extranjero. Y es que, desde que empezaron a aplicarse por primera vez en el año 1963, las técnicas de inseminación artificial han avanzado tanto en el gigante asiático que el año pasado llegaron a nacer 25 crías por este método, de las cuales sobrevivieron 21. Según explicó a ABC el profesor Li b Los progresos Guanghan, uno de los expertos del Centro de Investigación del Oso Panda de Chengdu, 18 nacieron en la base de Wolong, también en la provincia de Sichuan, otros dos en estas instalaciones y uno más en Washington, la capital de Estados Unidos Dicha cifra supone un considerable aumento con respecto a años anteriores, puesto que en 2004 vinieron al mundo 12 crías, 15 en 2003, 10 en 2002, 12 en 2001 y nueve en 2000. Disfunciones reproductivas Tales datos indican que la inseminación artificial se ha convertido en el último recurso para frenar la desaparición del panda gigante, ya que menos del 30 de estos animales puede concebir a sus crías de manera natural. El motivo de esta grave situación no es otro que una serie de disfunciones reproductivas combinadas con su escaso apetito sexual en su madurez, que en los machos se alcanza entre los seis y siete años y en las hembras entre los cuatro y cinco. Como detalló el profesor Li Guanghan, los osos panda sólo entran en celo una vez al año (de febrero a mayo) y únicamente durante uno o dos días, a lo que hay que añadir que la inseminación natural es extremadamente difícil porque el pene del macho es muy corto y la vagina de la hembra muy larga Dos pandas en el centro de investigación de Chengdu Por eso, a los veterinarios chinos no les queda más remedio que acudir a los sistemas artificiales, puesto que el esperma del panda puede mantenerse congelado durante 60 años- -frente a los 20 años que suelen vivir estos animales- -y el éxito está asegurado en el 65 de este tipo de inseminaciones. PABLO M. DÍEZ Con respecto al número de individuos que componen cada camada, una hembra puede tener una cría en el 57 de los casos y dos en el 43 Aunque no es habitual, a veces pueden nacer hasta tres animales, pero la madre sólo puede cuidar a uno, por lo que el más débil muere de hambre o es aplastado.