Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional LUNES 8 5 2006 ABC La diputada saharaui Jagmula Ebbi deja su partido b Antigua militante del Frente Durante su primer destino en Irak en 2003 mataron a su novia, también militar. En su segundo despliegue, del que no quiso hablar a su madre, el sargento José Gómez ha corrido la misma suerte que su compañera Polisario que se pasó al lado marroquí, asegura que no veo mi sitio en un partido sin transparencia ni democracia LUIS DE VEGA. CORRESPONSAL RABAT. Jagmula Ebbi, antigua militante del Frente Polisario que se pasó al lado marroquí, ha dimitido como diputada del Movimiento Nacional y permanecerá en su escaño como independiente hasta las elecciones de 2007, como ella misma ha confirmado a ABC. No veo mi sitio en un partido sin transparencia ni democracia asegura en referencia a varias preguntas planteadas a la Cámara sobre el conflicto del Sahara Occidental y los derechos humanos. En el Parlamento he preguntado varias veces sobre las cárceles y las actuaciones de la Policía en las escuelas del Sahara, pero no me responden y el partido no reacciona se lamenta esta diputada que recientemente llegó a visitar en la cárcel Negra de El Aaiún a algunos de los presos políticos saharauis que después han sido indultados por orden de Mohamed VI. La doble tragedia del soldado Gómez TEXTO: PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL. FOTO: AP Lista cerrada Ebbi llevaba desde 2001 en el buró político del Movimiento Nacional, partido que lidera Mohand Laenser, ministro de Agricultura y Pesca, al que acusa de elaborar una lista cerrada para su renovación- -en la que no aparece su nombre- -en el último congreso. Se muestra sorprendida y dice que Laenser se ha plegado a las presiones. Nacida en El Aaiún, pasó los primeros años del conflicto saharaui con los independentistas del Frente Polisario, donde llegó a ocupar algunos puestos de importancia. Posteriormente dio el salto a España antes de aceptar la oferta de integrarse en la vida política de Marruecos. Mantiene buenas relaciones con muchos de los miembros del recién renovado Consejo Real Consultivo para Asuntos Saharauis (Corcas) instrumento con el que el Monarca alauí intenta encontrar apoyo a su plan de autonomía para la ex colonia. El discurso de Jagmula Ebbi no se aparta de esas tesis anexionistas de Rabat pero insiste en las críticas a la represión de los derechos humanos y la falta de libertad de expresión en la ex colonia e incide en el hecho diferenciador saharaui. En este sentido, defiende la autonomía como fórmula de no integración absoluta en el aparato marroquí. Algo, como ella misma explicó a ABC, que permita a los saharauis mantener su cultura o su dialecto. Eso sí, bajo bandera de Marruecos. WASHINGTON. Cuando el año pasado, el sargento José Gómez- -un joven dominicano residente en el barrio neoyorquino de Queens- -supo que el Ejército de Estados Unidos le pensaba volver a destinar a Irak, tuvo claro que no le contaría nada a su madre. No quería preocuparla innecesariamente y remover de nuevo toda la angustia que generó su primer destino hace tres años en el teatro de operaciones iraquí. Por eso se le ocurrió decir en casa que se iba a Texas para estudiar cursos de Economía, una historia más o menos verosímil ante el incentivo de becas universitarias ofrecido a los militares estadounidenses. Pero el embuste del sargento para no preocupar a su madre María, incluidas puntuales llamadas telefónicas todos los sábados, ha quedado definitivamente desbaratado el pasado fin de semana. Cuando dos militares y un traductor se personaron en el humilde apartamento de la familia, situado en la barriada neoyorquina de Corona, para comunicar la triste noticia de que José Gómez, de 23 años, había muerto el 28 de abril cuando su todoterreno fue alcanzado por un artefacto explosivo en Bagdad. Exactamente la misma forma en la que, durante su primer destino en Irak, había muerto su novia y prometida, Ana Laura Esparza, otra inmigrante de origen mexicano. José Gómez y su madre, María Gómez, en Nueva York, en una foto familiar tudios de contabilidad y un nuevo noviazgo con una compañera de clase, María Canario. Todo perfecto hasta que por su estatus de reservista, a finales del año pasado, el sargento Gómez fue llamado de nuevo al servicio activo del Ejército en las filas de la Cuarta División de Infantería. Según ha declarado María Canario: José se enteró un jueves de que se tenía que ir un lunes. Tenía la obligación de incorporarse pero no creo que él quisiera. Yo estaba llorando y muy disgustada pero él me dijo que no me preocupase y que no actuase como si no fuera a volver El último día que la pareja pudo hablar por teléfono, justo la víspera de la muerte del condecorado sargento, María Canario recuerda que le dijo que estaba bastante cansado y mencionó las flores que quería enviar a su casa para celebrar el Día de la Madre. Un corto idilio Ambos se habían conocido durante su entrenamiento básico en la gigantesca base de Fort Hood, Texas. Y ambos fueron destinados en el 2003 a Irak, él como mecánico de vehículos blindados y ella en una unidad de Policía militar. En vez de volver a Houston, casarse, estudiar Psicología y tener hijos, Ana Laura se convirtió el 1 de octubre del 2003 en una de las primeras mujeres del Pentágono muertas en Irak cuando su vehículo todoterreno fue alcanzado de lleno por una improvisada bomba en Tikrit. Meses antes, Ana Laura llegó a escribir a una de sus mejores amigas sobre su amor en tiempos de guerra: Estuve a punto de llorar cuando me pidió que me casara con él. José estaba tan nervioso que apenas le salían las palabras... Todavía falta mi anillo y que les pida permiso a mis padres. No puedo imaginarme compartir los momentos más preciosos de la vida con otra persona. Realmente creo que estamos destinados el uno para el otro La muerte de su prometida pasó a ser una especie de doloroso tabú para Gómez, según ha explicado su familia. Una vez terminado en el 2004 su compromiso inicial en servicio activo, el joven dominicano decidió no reengancharse. Empezando una nueva con es- Crueldad burocrática Ahora, entre las múltiples llamadas de pésame que la madre de José Gómez ha recibido durante esta semana figura la de la madre de Ana Laura, Armandina Esparza. Las dos mujeres se habían visto solamente una vez, durante el funeral de la joven policía militar hace tres años. Después de revivir una vez más la tragedia de su hija, Armandina dijo en español a María Gómez va a ser lo mismo de la última vez prometiéndola ir a la iglesia en Houston a rezar por sus respectivos hijos muertos. El funeral y entierro del sargento José Gómez está previsto para el miércoles que viene. Pero en un detalle adicional de crueldad burocrática, a su otro hermano que vive en la República Dominicana se le ha negado el necesario visado para acudir a las exequias. Lo cual ha servido para recordar cómo muchos hispanos en Estados Unidos utilizan la vía militar para intentar llegar al sueño americano. De hecho, en los últimos tres años de guerra y posguerra, 271 soldados como el sargento Gómez y su prometida han muerto en Irak. El suboficial de origen dominicano murió de la misma forma que su novia, una bomba contra su todoterreno Cuando José Gómez supo que el Ejército volvía a destinarle a Irak, tuvo claro que no lo contaría a su madre