Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional LUNES 8 5 2006 ABC POBREZA Y MITOLOGÍAS a se ha contado cómo la desigualdad social, la avaricia de las oligarquías, o el saqueo colonial son origen de la pobreza de muchas naciones. Pero creo que no se ha prestado suficiente atención a las raíces también culturales de la indigencia. El agnosticismo, por ejemplo, empobrece espiritualmente a los pueblos que lo profesan, pero ha sido también un potente generador de riqueza. Tal vez sea uno de los penosos tributos que hubo que pagar por el bienestar. El origen cultural de la pobreza es el que nos induce a pensar que el Chile de Lagos y Bachelet tiene todas las cartas en su mano para seguir avanzando por la ALBERTO senda del progreso y de SOTILLO la estabilidad, pero que la Bolivia de Evo Morales no saldrá de pobre por muchas fiestas del Uno de Mayo que celebre. Porque el Chile de Bachelet es agnóstico por más que la democracia cristiana participe en el Gobierno, y la Bolivia de Morales vive anclada en un universo mágico, entre el Ché y el edén indigenista, en el que difícilmente van a encontrar ese mediocre aburguesamiento tan necesario para progresar en lo material. Es ese factor cultural por el que, en los países con vocación de prosperidad, la prioridad del Uno de Mayo es la planificación de un infernal fin de semana en la playa y en familia, en tanto que, en la Bolivia sumida en el mito, la citada fiesta es ocasión para celebrar rituales socialmente enaltecedores pero económicamente ruinosos. La nacionalización de los hidrocarburos no deja de ser un nuevo ritual para un viejo universo mítico poblado por diabólicas conjuras de empresas multinacionales, divinidades marxistas, redentores Cheguevaras, edénicos indigenismos y milagros de justicia social. Desde nuestra sociedad del bienestar nos encanta inventar y difundir mitologías para que otros pueblos continúen sumidos en la inocente pobreza que aborrecemos para nosotros mismos. Basta con echar una ojeada a las mitologías por las que se desenvuelve la nacionalización de Morales para apercibirse de que la inmensa mayoría son productos de exportación occidentales. La desigualdad social, la avaricia de las oligarquías y el saqueo colonial son orígenes ciertos de la pobreza. Pero habría que considerar también como una de las más arraigadas causas de la indigencia del tercer mundo las fantasías y mitologías que se inventan en Occidente para perdición económica de los países más empobrecidos. Tal vez sea la nostalgia de tiempos en los que aún no nos habíamos aburguesado la que impulsa a que ciertos sectores sociales con vocación de ilustrados a generar fantasías redentoras, a soñar con el apocalipsis de nuestras empresas o a simpatizar con los rituales mágicos de Evo Morales. Pero hay que ser consecuentes, y considerar esos sueños como lo que son: ganas de que otros jamás salgan de pobres. Y Policías israelíes evacuan a la fuerza a varios colonos atrincherados en un edificio palestino ocupado en Hebrón Ayudar a un grupo terrorista en aras del pragmatismo, o mantener los principios políticos aunque el precio pueda hacer más difícil el objetivo de la paz. Europa busca una solución para esta disyuntiva que está llevando a los palestinos a la miseria El laberinto europeo en Palestina TEXTO: ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL. FOTO: EPA BRUSELAS. La Unión Europea busca desesperadamente una puerta de salida para el laberinto en que se ha convertido su política en Próximo Oriente. ¿Es lícito ayudar a un movimiento que nosotros mismos hemos considerado como terrorista, o es preferible dejar que la situación socioeconómica se agrave y haga aún más difícil cualquier salida negociada al conflicto árabe- israelí? La comisaria de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero- Waldner, se encontraba ayer en Egipto como etapa previa a un viaje a Nueva York, donde el llamado cuarteto va a intentar esta semana encontrar una fórmula mágica que permita hacer una cosa sin que parezca la otra, o al menos que una mano no se entere de lo que hace la otra. Nosotros queremos apoyar al pueblo palestino y no les dejaremos hundirse pero para ello Hamás tiene que cambiar rápidamente y lo tiene que hacer por el bien del pueblo palestino dijo ayer en El Cairo. Europa ha sido hasta ahora el principal contribuyente a la economía palestina, los fondos comunitarios han sido en los últimos seis años una de las aportaciones más significativas para la Autoridad Nacional Palestina. El mes pasado se anunció que cesaba toda la ayuda directa a consecuencia de la formación de un Gobierno monocolor apo- yado por Hamás. Lo que se le pide a los dirigentes palestinos es que renuncien a la violencia, que se comprometan a reconocer Israel y que respeten los anteriores acuerdos alcanzados en el proceso de paz. Todo gobierno democrático debería renunciar a la violencia al menos decía antes de partir para Egipto Benita Ferrero. Tal vez, pero mientras llega este momento Europa está asistiendo a un deterioro galopante de la situación sobre el terreno. Ha aumentado la ayuda humanitaria que distribuyen las organizaciones no gubernamentales (hay un nuevo paquete de 34 millones de euros en marcha) pero eso no sirve para resolver el problema que plantea el bloqueo del funcionamiento del Gobierno palestino y la cuestión del salario de 165.000 funcionarios, incluyendo las fuerzas de seguridad, que hace más de dos meses que no se paga. Aparentemente, esta situación debería servir para urgir a los responsables de Hamás a cambiar de política y someterse a las exigencias europeas, pero por ahora no se han detectado movimientos en esta dirección. Es más, otros países árabes y hasta un miembro del cuarteto como Rusia, han manifestado su disposición a entregar dinero a Hamás. En Bruselas ha empezado a cundir la alarma, porque como decía una fuente comunitaria, si se pudre la situación en los territorios palestinos, lo único que podemos esperar que se radicalicen los sentimientos de la población y que cualquier solución se haga más difícil Postura de EE. UU. Estados Unidos ha adoptado la misma postura que Europa, aumentando la ayuda humanitaria, pero ha establecido reglas muy estrictas para impedir la ayuda directa. De manera que para Europa, la única solución que se vislumbra sería que Israel aceptase entregar a los palestinos los impuestos aduaneros que ha recaudado en su nombre y que técnicamente les pertenecen. Pero si hay alguien sensibilizado con la idea de que Hamás sigue siendo un movimiento que apoya el terrorismo es Israel, y es poco probable que acepten ser los primeros en salir en su auxilio. Así las cosas, da la impresión de que en estos momentos Europa es la única que tiene prisa por buscar una salida. ¿Es lícito ayudar a un movimiento que nosotros mismos hemos considerado como terrorista?