Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional EL DEBATE SOBRE LA NEGOCIACIÓN CON ETA LUNES 8 5 2006 ABC Rajoy prepara un discurso sin alusiones a ETA para el debate sobre el estado de la Nación El PP da por seguro que esa sesión no coincidirá con la comparecencia de Zapatero sobre el terrorismo b Los populares no descartan que la polémica del alto el fuego etarra la susciten otros grupos parlamentarios de la Cámara Baja como el PNV o EA CRISTINA DE LA HOZ MADRID. El presidente del PP, Mariano Rajoy, ya ha encargado a su partido y al grupo parlamentario que comiencen a elaborarle papeles e informes con vistas al debate sobre el estado de la Nación, que se celebrará previsiblemente los días 30 y 31 de este mes, según el calendario que maneja el Gobierno. La gran peculiaridad de esta cita parlamentaria es que el líder del primer partido de la oposición no tiene previsto incluir en su discurso ninguna referencia al terrorismo, según ha podido confirmar ABC de distintas fuentes populares. A diferencia de la cita de hace un año, cuando a través de la resolución 80- -por la cual se hablaba del fin dialogado de la violencia- -ETA se convirtió en la estrella de una cita parlamentaria destinada en principio a evaluar la actuación del Gobierno en el último año, en ésta no parece existir ninguna voluntad, tampoco por parte del Ejecutivo, de referirse al alto el fuego de la banda asesina. Sin embargo, no es descartable que la cuestión la susciten otros grupos de la Cámara, como el PNV o Eusko Alkartasuna. EFE Emotivo recuerdo de López de Lacalle ABC. Mari Paz Artolazabal, viuda del periodista asesinado por ETA José Luis López de Lacalle, se mostró ayer esperanzada, aunque con cautelas por las expectativas de paz abiertas en el País Vasco. Eso sí, exigió que los que tengan las manos manchadas de sangre sigan en la cárcel Artolazabal asistió en Andoáin a una ofrenda floral convocada por el Ayuntamiento de esa localidad guipuzcoana para recordar a López de Lacalle, de cuyo asesinato se cumplieron ayer seis años, en un acto al que asistieron ediles de todos los partidos, salvo del PP, que, no obstante, expresó su adhesión a los términos en que se organizó el homenaje. Debate contaminado Desde el alto el fuego de ETA del pasado 22 de marzo, Rajoy decidió actuar como si estuviese plenamente vigente el Acuerdo por las Libertades y contra el Terrorismo, de modo que aparcó de la disputa parlamentaria la política antiterrorista, la misma que durante meses fue casi una constante durante las sesiones de control al Gobierno. Sin embargo, atentados como el de la quema de la ferretería de un concejal de UPN en Barañáin (Navarra) el ataque a una sede de Correos en Guecho o la existencia de cartas de extorsión a empresarios navarros y vascos anteriores a la fecha de la tregua, sí han sido objeto de controversia de un proceso en el cual el propio Ejecutivo admite no tener la certeza absoluta sobre la voluntad de ETA de dejar las armas. La intención de no aludir a la banda etarra durante el debate de política general es coherente con el deseo de los dirigentes populares- -finalmente, parece que aceptado por el Gobierno- -de que no coincida una de las citas parlamentarias más importantes del calendario con la pretensión de José Luis Rodríguez Zapatero de acudir al Congreso de los Diputados para pedir autorización al objeto de abrir la puerta a un final dialogado de la violencia etarra. Los socialistas admiten que el deba- te sobre ETA contaminaría el del Estado de la Nación y aunque públicamente no quieren descartar dicha concurrencia, apelan a la voluntad de Rodríguez Zapatero de consensuar el formato de una cita que, por otra parte, el Partido Popular cree innecesaria. En este sentido, recuerdan, además, que el secretario de Estado para la Comunicación, Fernando Moraleda, señaló el pasado jueves que el jefe del Ejecutivo cuenta con el aval unánime de todos los partidos para abordar el proceso de paz. Política territorial, reformas estatutarias, relaciones exteriores o los malos augurios económicos que los populares dicen ver para los próximos me- ses, serán algunos de los ejes en torno a los cuales Rajoy hile su intervención ante la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados. La coincidencia de ambos debates hubiera laminado literalmente el discurso de Rajoy, sin margen de maniobra a la hora de cargar su mensaje contra el alto el fuego de ETA más que para advertir de la imposibilidad de que el Estado de Derecho pague un precio político, traducido en derecho de autodeterminación o cambio de estatus de Navarra. Euforia coyuntural Ya resulta difícil colar cualquier mensaje que no sea Estatuto catalán o ETA como para que encima nos carguemos el debate sobre el estado de la Nación argumentan desde Génova ante la impotencia de llevar la iniciativa política, siempre en manos del Gobierno. En todo caso, en el cuartel general de los populares parece superada la primera impresión post alto el fuego la misma que impulsó- -después de meses de constante descenso- -la popularidad de Zapatero y la intención de voto del PSOE. Poco más de un mes después de aquel anuncio, las distintas fuentes populares consultadas por ABC consideran que el efecto euforia ha sido coyuntural ya que quedan por delante mucho tiempo y muchas dificultades para abordar el final de la violencia. El PSE y ELA polemizan sobre el liderazgo de Zapatero en el proceso M. LUISA G. FRANCO BILBAO. El liderazgo del proceso de paz en el País Vasco originó ayer una nueva polémica, en esta ocasión entre el secretario general del PSE, Patxi López, y el dirigente del sindicato nacionalista ELA, José Elorrieta, quien había asegurado en una entrevista publicada en El Correo que dejar que Zapatero marque la hoja de ruta de la paz sería la ruina para los abertzales La rápida respuesta del secretario general del PSE fue calificar a Elorrieta de mesías del odio y advertir a los nacionalistas que no va a haber un mercadeo político con el pretexto de la paz La primera polémica por el liderazgo del proceso de paz se produjo al intentar el lendakari, Juan José Ibarretxe, coger las riendas de los pasos previos a la constitución de la mesa de partidos en la que nacionalistas y socialistas pretenden negociar un nuevo marco jurídico para el País Vasco. Tanto el secretario general de los socialistas vascos como el portavoz de la ilegalizada Batasuna, Arnaldo Otegi, rechazaron entonces el liderazgo del lendakari y reclamaron una negociación en la que todos los partidos políticos estuvieran en situación de igualdad. La nueva polémica la suscitaron ayer las declaraciones de Elorrieta en las que considera que dar la iniciativa a Zapatero en el proceso de paz supondría la ruina política del nacionalismo Sus palabras fueron duramente criticadas por López, quien consideró que destilan odio a las víctimas, odio a los socialistas y odio a todos los que no somos nacionalistas