Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión LUNES 8 5 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. LOS OVNIS Y LAS PROMESAS ELECTORALES A promesa electoral más extraña que se conoce la hizo el 31 de julio de 2000 el actual presidente de Estados Unidos, George Bush. Durante una rueda de prensa presentada por el corresponsal de la CNN Jonathan Kart, prometió que si llegaba a la presidencia desvelaría los secretos de los ovnis. No es la promesa más rara de la Historia. Un rey de la India sentenció a muerLUIS IGNACIO te a un homPARADA bre, el cual le propuso: Si me perdona la vida, yo enseñaré a su caballo a volar en el plazo de un año Conforme dijo el rey. Pero si, al cabo de ese tiempo, el caballo no es capaz de volar, serás ejecutado Cuando, más tarde, le preguntaron al indultado cómo pensaba cumplir lo prometido, dijo: En el plazo de un año, el rey puede morir. O puede que el caballo muera. O, ¿quién sabe? ¡puede que el caballo aprenda a volar! Tal vez para evitar tantas ofertas absurdas, los miembros de la DC argentina impulsaron en 2001 la firma de un convenio que obligaba a los políticos a cumplir sus promesas mediante un voto- contrato firmado por los candidatos con todos los electores en forma individual, en el que se comprometía a presentar los proyectos de ley en menos de 60 días hábiles a contar desde su asunción del cargo. Y si no cumplían lo prometido, los votantes podían pedir su renuncia. Bush no ha cumplido aquella promesa electoral. Ni tiene ya por qué hacerlo. Porque su amigo Tony Blair le ha liberado del incómodo compromiso: ayer permitió que se hiciera pública una investigación del Ministerio de Defensa británico en la que se revela que la visión de ovnis se debe a la formación en la atmósfera de masas gaseosas incandescentes y que no proceden de otras civilizaciones o potencias hostiles. Lo malo es que los servicios británicos de inteligencia que han llegado a esa conclusión son los mismos que no supieron detectar los atentados terroristas de Nueva York, Madrid y Londres, y los mismos que llevan dos semanas reclutando personal mediante anuncios en los periódicos. L Cultura del esfuerzo Leo en la Prensa que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, nos reclama a los profesores que promovamos una cultura del esfuerzo con el fin de crear un clima en el que tenga sentido ser más exigente con los alumnos De inmediato, a mi mente acude parte de una frase leída en algún lugar de la obra de Borges, de quien, según tengo entendido, es también devoto nuestro presidente: Con los considerables recursos que da la omnipotencia... No ignoro que las atribuciones del señor Zapatero como presidente de un Estado democrático distan notablemente de la omnipotencia, pero no diría yo que tanto como para que le impidan sugerir a la ministra del ramo que acepte en la nueva Ley Orgánica de Educación alguna enmienda tendente a que no se recompense académicamente a los alumnos que no hacen nada, y a que los profesores recuperemos la necesaria autoridad para aplicarla. Tal vez eso nos ayudara a los docentes a satisfacer su reclamación. Gonzalo Guijarro, delegado en Málaga de la Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía El Plan Hidrológico sobre la mesa La incorporación de la Reserva Hidráulica para Aragón en el proyecto de Estatuto que están tramitando las Cortes acaba de desenmascarar el doble lenguaje del PSOE respecto al anterior Plan Hidrológico. La reserva asumida ahora es la misma que se aceptó en el Plan Hidrológico del anterior gobierno. Y que el PSOE rechazó en el Congreso. Por su parte, el Estatuto valenciano asume los derechos de esa Comunidad sobre las aguas sobrantes de otras cuencas, que es exactamente lo que también incorporaba el Plan Hidrológico del PP. Y ambos textos, con esas incorporaciones, han sido asumidos por PSOE y PP. Es decir, el PP se reafirma en los mismos argumentos que en su momento defendió y el PSOE asume ahora lo que entonces negó. Tengo mis dudas sobre la pertinencia de regular en un texto estatutario estas cuestiones hidráulicas. Pero parece razonable que si un estatuto incorpora derechos sobre las aguas sobrantes de otras cuencas, otros establezcan garantías sobre las propias. Puede concluirse que todo lo que exceda a la reserva establecida en Aragón (y a la que pudieran establecer otras comunidades de la cuenca) se considerará sobrante. Es claro, en definitiva, que ambos Estatutos juntos consagran dos principios básicos e irrenunciables: que el agua es un recurso de todos los españoles y que su uso debe garantizar en primer lugar las necesidades de las cuencas originarias. ¿Quién ha modificado su discurso sobre ello? Pero lo más grave es que a esas dos aportaciones estatutarias se suma una tercera, ésta no recogida en un estatuto, en la que han intervenido exclusivamente el PSOE y sus socios nacionalistas. La derogación del Plan Hidrológico contempla la codecisión sobre el caudal ecológico del Delta del Ebro entre el Gobierno de la Nación y la Generalitat. Es la primera vez desde la creación de las Confederaciones Hidrográficas que se rompe el principio de unidad de gestión de cuenca. Las incoherencias programáticas y de mensaje acaban por aflorar, y no son más que el reflejo de la falta de respeto a la ciudadanía y del intento de manipular a la opinión pública, diciendo en cada sitio y momento no aquello en lo que se cree, sino lo que conviene. Carmelo Lafuente Ruiz. Zaragoza mal, transcurren últimamente los manejos informativos en nuestro país. José Ángel Cabañas. Madrid. Financiación Los partidos políticos y la Iglesia católica en España tienen en común una asignatura pendiente: su financiación, que no se asegura sólo con recursos propios. Hay motivos, pues, para que en la financiación de la Iglesia y los partidos concurran los fondos públicos, además de los privados, aunque lo ideal sería la autofinanciación. En este ideal la Iglesia está mu- El Mundial de unos pocos Cuesta trabajo creer que una emisora de televisión, La Sexta, se vaya a erigir en la primera y única televisión por la que se puedan ver los partidos del Campeonato Mundial de Fútbol que se ha de celebrar durante el próximo mes de junio. Esto quiere decir que más de media España se verá privada de las imágenes de tal evento porque alguien del mundo mediático se ha dado prisa para quedarse con el santo y la limosna mientras las instancias que deben regular estas cuestiones miran para otra parte. Si este atropello llegara a consumarse, sólo sería posible porque La Sexta se mueve en un país de tercera- -pase lo que pase y pese a quien pese- Que TVE y otras emisoras con cobertura nacional puedan quedar al margen de los campeonatos del mundo por excelencia nos da idea de por qué manos, para nuestro cho más adelantada. Actualmente, el presupuesto de la Conferencia Episcopal y de las diócesis se cubren en un 70 por ciento con el dinero de los fieles (el 63 por ciento con donativos, y el 7 por ciento con ingresos por servicios y rentas del patrimonio) El Congreso se enfrenta ahora a la reforma de la Ley de Financiación de Partidos, intacta desde 1987 a pesar de los escándalos que desde entonces se han producido. Esperemos que se logre encontrar una fórmula para financiar a los partidos sin favorecer la corrupción. Es fácil decir que la democracia es cara y hay que pagarla. Pero cuando la decisión sobre la cuantía de los fondos corre a cargo de los beneficiarios hay que estar atentos para que no la transformen en un bien de lujo. Emiliano Quílez Roche Zaragoza Mucha ley para tan poco monte Ha entrado en vigor la Ley de Montes. Recuerdo que estamos en el siglo XXI, año 2006, y que en Andalucía, a poco que uno se descuide, han ardido hasta los parques de las ciudades. Les ha costado mucho a los responsables de turno hacer una ley que dijese algo tan fácil como que los montes que ardan no pueden ser recalificados como urbanos en un plazo de 30 años. En el 2005 han ardido en España 180.000 hectáreas (o, traducido al lenguaje futbolístico que, a modo de nuevo esperanto, es el que entiende todo el país: 180.000 campos de fútbol) La falta de respeto por los árboles es proverbial en esta Andalucía de 50 grados a la sombra. Andalucía está desertizada, la ley llega tarde. Se agradece la intención. Emilio Iglesias Delgado Sevilla